Por Bloguerías

Hay 15 artículos con el tag jerez en el blog por-bloguerias. Otros artículos en Comunidad El Pais clasificados con jerez

Escrito por acastellano

11 Ago 2011 - Enlace

Moraíto Chico, el toque que buscaban los cantaores

Ayer por la mañana falleció un gran guitarrista jerezano. Os dejo el obituario que publicamos hoy en El País. Descanse en paz.

Cuando el cante flamenco quería sonar a Jerez, buscaba su guitarra, la de Manuel Moreno Junquera, Moraíto Chico (Jerez de la Frontera, Cádiz, 1956). El soniquete jerezano, esa peculiar manera de entender el compás, de marcarlo y jugar perdiéndose en él, no tenía mejor representante en su generación. Su guitarra siempre estaba para escuchar el cante, contestarlo y mecerlo con ese compás propio de su tierra. Había actuado con casi todos los cantaores de su época, pero será recordado por las casi dos décadas de trabajo junto a otro jerezano, José Mercé.

No le interesaba pasar a la historia ni crear un nuevo sonido en la guitarra flamenca, pero a lo largo de su carrera logró que su manera de tocar, siguiendo la más estricta tradición de su ciudad natal, también sonase profundamente personal. Recogió la herencia familiar, la que le dieron su padre, Juan Morao, y antes su tío, Manuel Morao. Pero también bebió de otras fuentes, como Parrilla de Jerez o Paco Cepero, a las que añadió nuevas melodías de factoría propia, nuevos picados o falsetas con un punto de picardía, la que lleva dentro la bulería, entendida a la manera en la que se vive en su barrio, el de Santiago, una de las cunas del flamenco.

Debutó profesionalmente al lado de La Paquera, porque el acompañante habitual de la cantaora, Parrilla de Jerez, curiosamente uno de sus referentes, estaba enfermo. Pero antes, y desde los 11 años, había participado en los Jueves Flamencos que organizaba su tío. Y nunca más soltó la guitarra.

Su fuerte era el repertorio jerezano: bulería, soleá, seguiriya, malagueñas del Mellizo, tientos, fandangos y cantiñas. Pero sin duda será recordado siempre como el eterno escudero del cantaor José Mercé. Con él ha compartido giras por todo el mundo y numerosas grabaciones, incluida la del último disco del cantaor, Ruido, publicado en 2010.

Era muy admirado por su saber acompañando al cante, por lo que le buscaban todos los cantaores, los de su tierra y los de fuera. Los rasgos que definían su carácter marcaban quizás también esa personalidad artística que atraía a sus colegas como un imán. Moraíto era humilde, y su guitarra siempre ocupaba el lugar que le corresponde, junto al cantaor, dándole réplica y envoltorio, pero nunca buscando el protagonismo. Era un artista generoso con sus compañeros de escenario, que gracias a su toque brillaban aún más. También era un tipo simpático, un tanto guasón, realmente conocedor del significado de la bulería. Tanto así, que casi la defendía tan bien bailando, derrochando arte y compás, como con la guitarra, siempre buscado en el fin de fiesta para demostrarlo. Nunca necesitó alardear de conocimientos técnicos, ni le gustaba tocar con rabia (como siempre ha dicho el maestro Paco de Lucía que tocaba en su juventud), ni exhibirse con una gran velocidad en su toque. Lo suyo era otra cosa.

Fue quizás esa poca necesidad de protagonismo la que hizo que Moraíto no haya desarrollado una carrera más prolífica como concertista. Aunque ha participado en numerosas grabaciones de diferentes cantaores, solo ha dejado dos discos como solista: Morao y oro (1992) y Morao, morao (grabado en 1999 y reeditado por Nuevos Medios en 2005).

Y paradójicamente, ha sido una actuación como solista la última que hizo. El guitarrista se despedía de los escenarios, sin saberlo, el pasado mes de enero, en el Festival de Flamenco de Nimes (Francia). En España, sus trabajos postreros fueron para la televisión, en el programa que emitía Canal Sur, El sol, la sal, el son, producido por el periodista Jesús Quintero. También sus dos actuaciones en la Bienal de Flamenco de Sevilla, en septiembre de 2010.

(FOTO: GARCÍA CORDERO)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escrito por acastellano

27 Feb 2011 - Enlace

El recuerdo de Farruca de las fuentes

Un Homenaje a los grandes era la propuesta para la segunda noche del XV Festival de Jerez de Rosario Montoya Manzano, Farruca, hija de Farruco y madre de Farruquito. Lo que puso anoche en escena esta gran bailaora fue justamente esto: un homenaje a algunos de las figuras del flamenco de otros tiempos, sentido y elegante. Un homenaje con el que, además, ella pretende poner el punto y final a una carrera de bailaora interrumpida en diferentes ocasiones por la tragedia. Una puesta en escena sencilla pero cuidada, basada en la colocación de los músicos y unos pocos elementos muy relacionados con el flamenco: unas sillas de enea, una bata de cola blanca colocada en una de ella, un grupo de personas sentadas alrededor de una mesa de madera, marcando el compás con los nudillos, un banco de estudio de baile y un sombrero cordobés.

Farruca planteó cinco escenas, cinco postales por cinco palos diferentes, cada uno dedicado a uno de sus artistas de referencia. Y de cada uno de ellos quiso la Farruca añadir elementos a su baile, muy definido por la estirpe a la que pertenece. El baile de Farruca, como el de todos los miembros de la saga que inauguró su padre, es muy efectista. Basa su estilo en bailes cortos, muy centrado en el manejo de los pies, rápido y directo, fuerte y apasionado. Acompañado, cómo no, de un control muy fuerte de la pose, con un fuerte disfrute en los movimientos.

Empezó con un taranto dedicado a Fernanda Romero, un taranto en el que entró directamente sin introducciones la guitarra de Juan Requena con la voz de Pedro el Granaíno que si no estuvo del todo acertado en este palo se lució por martinetes, seguiriya y soleá. La Farruca salió al escenario como sombra, tras un telón, en el que se contoneó tocando unos crótalos. Después, ya delante del lienzo, Farruca hizo un baile de pasos grandes, de fuerza, poco lucido por un vestuario que no resaltaba su figura de bailaora.

Tras el taranto, su hijo pequeño, Manuel Fernández Montoya, el Carpeta, tomó el relevo para bailar por alegrías. Es difícil enjuiciar el baile de un niño de 13 años, porque obviamente es un bailaor en formación, un niño al que aún no se le puede pasar la misma vara de medir que a un bailaor profesional. Es un niño con mucha fuerza, que sigue e imita el baile de su hermano mayor, Farruquito, intentando destacar en el zapateado. Con su aparición, Farruca quería recordar a su hermano, Juan Antonio Montoya Manzano, el primer Farruquito, fallecido muy joven por un accidente de tráfico. Ella se unió a las alegrías con un mantón de manila que pronto dejó sobre una silla para recordar, con su escobilla y su paso, a Matilde Coral que, sentada en el patio de butacas, al finalizar el espectáculo, ante una imagen proyectada de Farruco gritó: “¡Qué alegría haber bailado contigo!”

Tras las alegrías llegó uno de los momentos más intensos de la noche. Un cante por martinete de Pedro el Granaíno, contestado, también por martinetes, por la cantaora Fabiola Pérez, pusieron la intensidad necesaria para la salida de El Carpeta que, vestido de blanco de pies a cabeza, marcó, brazos arriba, con sus pies, el compás de este palo cargado de sonidos negros, telúrico, profundo. No tiene el Granaíno una gran voz. Su sonido es tostado y se mueve mejor en los tonos altos, pero puso tanta emoción en este martinete, en sus tercios intensos y sentidos, que despertó grandes oles en un público que agradeció mucho tanto este cante como el resto del espectáculo. La cantaora que le respondió, Fabiola Pérez, posee una voz poderosa y a la vez con un quejío muy gitano, afinada, contenida y sentida, con el mismo nivel de intensidad y emoción que había puesto su antecesor. Una Farruca de blanco y vestida de hombre escuchó el enlace del martinete con la seguiriya, marcada por las palmas y la guitarra y fue preparando el cuerpo para acordarse de Carmen Amaya, recogida en su dolor de flamenca. Hizo un baile impecable, fuerte, con la misma sensualidad en las caderas y los brazos, cruzados sobre la cabeza, que pusiera en su día la bailaora catalana.

La zambra que planteó a continuación paró el ritmo del espectáculo pero no la intensidad. El piano de Pablo Rubén Maldonado, ejecutado con pasión, acompañó un cante de Pedro el Granaíno que reclamaba en su letra la emoción necesaria en la voz de un cantaor por encima de sus facultades técnicas. La Farruca, transformada en Lola Flores para esta escena, manejó con maestría una bata de cola roja alrededor del cantaor que trasladaba al espectador a una escena en blanco y negro protagonizada hace varias décadas.

El broche lo puso una soleá dedicada, como no podía ser de otra manera, a la figura de su padre, Antonio Montoya, Farruco. Con un vestido negro que no le permitía expresar su arte con libertad y puso una leve barrera entre su baile y el público, Farruca abordó el palo en el que su padre era el rey. Rodeada de los dos cantaores, a los que se unió con menor fortuna Mara Rey, la Farruca echó el resto en este palo y cerró el espectáculo con el recuerdo de su padre, con un fuerte zapateado y una salida entre cantaores. El Carpeta, solo en el escenario, se puso el sombrero característico de su abuelo y cerró el círculo. El futuro de la saga se encuentra con la fuente de la que beben todos ellos.

(FOTO: XV FESTIVAL DE JEREZ) // (VÍDEO: Flamenco-world.com)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escrito por acastellano

26 Feb 2011 - Enlace

El costumbrismo gitano de El Pipa

Anoche dio comienzo el XV Festival de Jerez, un certamen dedicado casi exclusivamente, al baile. La apertura corrió a cargo de un bailaor local consagrado, Antonio Ríos Fernández, el Pipa, que preparó para la ocasión una obra, Danzacalí, dedicada, según él mismo explicó en rueda de prensa el día anterior, a los gitanos errantes, por el peso que los pertenecientes a esta raza tienen en el origen y desarrollo del flamenco. Lo que presentó anoche el bailaor y coreógrafo sobre las tablas del Teatro Villamarta de Jerez fue una obra coral en la que él se reservaba un papel protagónico pero no omnipresente. Ambientada en escenas costumbristas más relacionadas con la imagen creada de los gitanos por el siglo XIX francés que con las vivencias propias, los bailes se hilaban principalmente por la presencia del cuerpo de baile, que tuvo una actuación correcta, tanto en la formación de figuras como en los acompañamientos, sincronizados y elegantes. Una historia que comienza en los caminos y que tiene un leve desarrollo, un desarrollo argumental sostenido por el cuerpo de baile, con escenas un tanto tópicas, el amor a la luz de la luna, los juegos femeninos pseudo infantiles o el pillaje de dos golfillos que concluye en boda. Un desarrollo argumental a penas interrumpido por la fuerza del baile de Antonio el Pipa y sus dos primeras bailaoras, Juana Amaya y su hija Nazaret Reyes (que bailó por tarantos para interrumpir los juegos amorosos de los dos solistas del cuerpo de baile).

Estos dos bailaores solistas, Isaac Tovar y Macarena Ramírez, pusieron color con su actuación, tanto por alegrías como en el paso a dos por farruca, una metáfora del amor furtivo en la noche.

El Pipa, que contó con el favor del público desde el inicio (el público jerezano estaba deseoso de verle y había agotado las entradas), quiso combinar lo más tradicional de su arte con algunos movimientos de creación. Bailó por rondeñas junto a Juana Amaya, los villancicos Calle del aire junto al cuerpo de baile y acompañado por castañuelas, le bailó a su tía, la cantaora Juana la del Pipa, por tientos tangos y soleá, el momento de mayor gravedad de la actuación, junto a las seguiriyas de Juana Amaya. Es una lástima que voces tan flamencas y tan necesarias como la de Juana la del Pipa se apaguen, aunque esto, sin duda, añade dramatismo y profundidad a su cante por soleares. Pese a todo, sigue manteniendo la fuerza, la sabiduría y las ganas y sin lugar a dudas, es especialmente emotivo ver cómo su sobrino se retuerce y zapatea alrededor de su voz y su figura.

Otro momento igual de grave y de grande lo introdujo, con su poderosa voz, el cantaor Joaquín Flores, que se marcó unos martinetes de escalofrío, cantado con tercios cortos, directo, pleno de fuerza. Con este cante trágico introdujo el baile por seguiriyas de Juana Amaya, una bailaora que mantiene los cánones de la escuela jerezana más tradicional.

(FOTO: XV FESTIVAL DE JEREZ) // (VÍDEO: Flamenco-world.com)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escrito por acastellano

18 Feb 2011 - Enlace

Diego del Morao se estrena de la mano del Cigala

Orate: (coloq.) Persona de poco juicio, moderación y prudencia. Así lo define el diccionario de la Real Academia de la Lengua. Pero Orate es también una bulería rápida, en la que suena una guitarra rítmica y limpia, dentro de los cánones de lo que uno espera escuchar cuando está en Jerez. La interpreta Diego del Morao (Diego Moreno Jiménez, Jerez, 1979), y abre el disco del mismo nombre, el primer trabajo discográfico del hijo de Moraíto, confirmado desde hace algunos años como continuador de la saga de toque jerezano. En esta primera bulería le acompaña la voz gitana del cantaor Diego el Cigala, padrino artístico en esta experiencia a través del sello Cigala Music (y auspiciado por Warner). El disco fue presentado a finales de 2010.

En este trabajo tan personal pero a la vez tan cercano a la fuente, domina el compás en el toque, como buen jerezano, y se muestra la escuela a la que pertenece este guitarrista, la de la técnica al servicio del arte y del cante. Lo demuestra en este disco, que ha hecho como él ha querido, con la libertad que da trabajar en el sello de otro músico. Como reseña Manolo Sanlúcar en el libreto que acompaña el CD, “Diego suena espontáneo, no hay afectación ni presunciones”. Su sonido es directo, auténtico.

El palo jerezano por excelencia, la bulería, tiene mucha presencia en este trabajo. Hay cuatro versiones diferentes por este palo (Orate, ¿Y ahora qué?, El regalo y Juan & Co.). Y en cada una de ellas, un muestrario de todo lo que puede ofrecer este palo, elige un compañero diferente, que le aporta una personalidad distinta: Diego el Cigala en la primera, otro Diego, Carrasco, en la segunda, Paco de Lucía, en la tercera y su padre, Moraíto, en la que cierra el disco al más puro estilo de la fiesta de Jerez. La presencia de la bulería es una suerte de reivindicación de una tierra y de una manera de entender el flamenco de la que Diego del Morao es heredero y continuador.

No sólo en las bulerías, sino en todo el disco, la presencia de músicos invitados es una suerte de hilado que conecta a Diego con su carrera: con todos ellos ha trabajado anteriormente. Y como no podía ser de otra manera, su aportación es fundamental para vestir una obra muy personal. Además de los compañeros de las bulerías, también incluye Diego unos tangos en los que aparecen la voz de la Niña Pastori y la percusión de su marido, Chaboli, que también toca por bulerías (en El regalo) y por rondeña (La mahora), que es, por otro lado, el único palo de estilo libre que Diego del Morao ha querido incluir en el disco. En la rumba (Drunjí), la única concesión al flamenco menos sujeto a la tradición del disco, suena el piano de Jumitus, la mandela de Paquete, la percusión de Piraña (que repite en el siguiente corte) y el contrabajo de Yelsi Heredia.

Es por tanto este disco, a la vez, una carta de presentación y un reflejo de su joven, pero sólida, carrera como guitarrista. Una demostración de que ser tradicional no quiere decir repetirse y que desde esa misma tradición se pueden incorporar propuestas heterodoxas sin dejar el camino trazado.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escrito por acastellano

22 Nov 2009 - Enlace

David Lagos, de buena cepa

Es hermano del guitarrista Alfredo Lagos, pero ya tiene una trayectoria en el cante como para presentarse por sí mismo. Nombres como Israel Galván, Andrés Marín, Cristina Hoyos y Belén Maya avalan su carrera artística. El cantaor jerezano David Lagos (Jerez de la Frontera, 1973) publica su primer trabajo discográfico, El Espejo en que me miro, con el sello discográfico Flamenco World Music. Un disco que pretende ser un homenaje a todos los flamencos de los que aprendió algo y una manera, también, de partir de esa base para poner su toque personal en el cante.

Se trata de un trabajo cuidado, grabado en Tarifa, y que cuenta con grandes colaboradores, como el cantaor jerezano Fernando de la Morena, con el que aparece en Gañán de punta y el guitarrista Moraíto, que colabora en el mismo tema. Alfredo Lagos a la guitarra, Carlos Grilo y Luis Cantarote a las palmas, Paco González en la percusión, el contrabajo de Pablo Martín y los taconeos de Mercedes Ruiz completan la nómina de artistas reunidos para la ocasión.

David Lagos tiene una voz de miel, osada desde el conocimiento, que busca y se requiebra sin ser gritona ni disonante. Pretende ser un paso adelante a todo lo que ya conoció el cantaor. Como ejemplo están el homenaje a Antonio el Sevillano, al que dedica un cante por milonga que se convierte en una bulería (Sólo la guitarra sabe) y que se resuelve con acierto aquí. También la colaboración con Fernando de la Morena, Gañán de punta, una trilla-soleá con gusto y hondura sazonada con el toque de Moraíto. El disco es una búsqueda personal, desde la experiencia y el contacto con los mayores. Con los grandes nombres del flamenco, a los que homenajea aquí, pero también con los cantaores anónimos, los que todavía disfrutan del flamenco en familia y que Lagos conoce a la perfección.

El cantaor descubre aquí también su faceta de letrista, que ha compartido hasta ahora con otros compañeros, como Miguel Poveda y Argentina. Bulerías, tangos, alegrías, malagueñas, cantes de levante y tonás pasadas por el personal tamiz de este flamenco. A La Paquera y a los cantaores de su generación dedica las bulerías introductorias, a Chacón las malagueñas, a Chano Lobato las alegrías. Pero aún hay más. Enrique Morente está presente en los Tangos de arena, unas letras de José Bergamín y Miguel Hernández que forman parte del espectáculo de Israel Galván Arena y que en dicho espectáculo canta el maestro granaíno en una versión libre.

(FOTOS: Flamenco World Music)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escrito por acastellano

27 Ago 2009 - Enlace

Voces ancestrales de mujeres jerezanas

Acaba de salir a la venta Mujerez, título ingenioso para un disco de flamenco puro jerezano en tres de las voces femeninas más destacadas en este estilo: Tomasa la Macanita, Juana la del Pipa y Dolores Agujetas. Tres mujeres de raza que encierran en su voz la historia de tres familias vinculadas al flamenco más gitano por los siglos. Cante gitano en su estado más puro.

El disco es el segundo que produce la entidad financiera BBK a través de su fundación. El primero fue Nueva Frontera del Cante de Jerez y de igual forma que en aquel, en este la grabación recoge un instante único, un encuentro entre estas tres voces gitanas, acompañadas del buen saber hacer a la guitarra de Moraíto (máximo exponente actual del toque de Jerez) y Dieguito Agujetas, y las palmas, compás y jaleos de Bo y Chicharito. El disco recrea el ambiente de la fiesta en el estudio. Una grabación sin cortes y sin aditivos, más directo y más real, que tuvo lugar en los Estudios La Bodega de Jerez y cuenta con la producción ejecutiva y artística de Alfredo Benítez, José María Castaño y Gonzalo López.

El disco recoge palos básicos del flamenco, cante gitano por derecho. Bulerías por soleá, fandangos, soleares, bulerías, seguiriyas, malagueñas, tonás, tientos, taranto y cartagenera..., todos cantes clásicos, recordando a los maestros, cada una en el estilo en el que nació. Ejecutados con éxito, pero en los que destacan las seguiriyas de Dolores Agujetas, cargadas de rabia, cantadas de garganta, las soleares de la Macanita, palo en el que Tomasa es una auténtica maestra, y las bulerías rítmicas de Juana la del Pipa. Aunque más que eso, los nueve minutos de oro son la ronda de tonás que enlazan estas tres mujeres, con el hilo conductor del yunque al modo en el que se le supone el origen a estos cantes ancestrales. Primero Tomasa, después Juana, por último Dolores. Tres maneras de entender un cante que, si está bien ejecutado, como es el caso, no da un segundo al alivio a quien lo recibe.

Tres voces negras, ásperas, gitanas. Juana la del Pipa (Juana Fernández de los Reyes, 1948), es la voz ronca, afillá que se dice en el argot flamenco, medida y afinada. Juana (que en este disco canta bulerías por soleá, bulerías, tonás, tientos y fandangos) es la menor de las hijas de Tía Juana la del Pipa, cantaora y bailaora, y además tiene vínculos familiares con los Terremoto de Jerez.

Dolores Agujetas (Dolores de los Santos Bermúdez, 1960) canta de garganta, con desgarro, con rabia, con aspereza y aquí lo hace por fandangos, bulerías, seguiriyas, tonás y soleá. Es hija del mítico cantaor Agujetas de Jerez (Manuel de los Santos) y nieta de Agujetas el Viejo. Tomasa la Macanita tiene quizás la voz más melódica de las tres, también la más joven, sin dejar de ser una voz negra, poderosa, con amplios registros. Lo demuestra por soleá, malagueñas, taranto y cartagenera y bulerías. Tomasa Guerrero Carrasco (Jerez, 1968) posee una voz con personalidad propia, heredera de una estirpe que se pierde en el tiempo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escrito por acastellano

07 Jun 2009 - Enlace

Fallece el guitarrista Parrilla de Jerez

Manuel Fernández Molina, Parrilla de Jerez, falleció el pasado sábado tras padecer una larga enfermedad. La noticia la ha dado a conocer la página web del programa de radio de Onda Jerez Los caminos del cante, que cita un comunicado remitido por la familia.

Nacido en 1945, pertenecía a una dinastía familiar dedicada al flamenco, los Parrilla, que junto a los Morao constituyen las dos escuelas de toque jerezano, que destacan por su dominio absoluto del compás y un toque rítmico sin descuidar los ligados. Comenzó a tocar con su padre, el Tío Parrilla, y con 13 años comenzó su carrera como profesional, en la feria de Sevilla, acompañando primero a su hermana, Ana Parrilla, que era bailaora, y después a cantaores como el Tío Borrico, Fernando Terremoto y Sordera. Tocó con muchos de los grandes de su tiempo: Curro Malena, Manuel Agujetas, Antonio Mairena, Chocolate, Naranjito de Triana, Pansequito, Enrique Morente... Pero sin duda pasará a la historia del flamenco por ser el eterno acompañante de La Paquera de Jerez.

a La Paquera, además, le acompañaba al estilo tradicional, es decir, de pie, con la pierna derecha apoyada en una silla y la guitarra pegada a la oreja, porque a la cantaora le gustaba decir su arte de pie. En los últimos años fue el guitarrista principal de otra cantaora de raza de Jerez, La Macanita.

Parrilla de Jerez, Premio Nacional de Guitarra por la Cátedra de Flamencología de Jerez en 1973, también disfrutaba de los villancicos y otras músicas populares de su tierra. Escribió una marcha procesional para la Virgen de la Piedad de Jerez y desde 1982 fue director de la colección de discos de villancicos Así canta nuestra tierra en navidad, que cada año edita la entidad financiera Cajasol.

Grabó infinidad de discos acompañando a los cantaores y sin embargo, no tuvo una edición tan prolífica de discos como guirarrista solista. Lo hizo en cuatro ocasiones: Guitarra gitana (1970), Antologia de las bulerias (1975), Jondura (1996) y Nostalgia (1998).

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escrito por acastellano

05 Abr 2009 - Enlace

La vuelta de La Macanita

Tomasa Guerrero, más conocida como La Macanita, está de estreno. Este mes se pone a la venta su quinto álbum, Sólo por eso, producido por Ricardo Pachón. La Macanita, que heredó de su padre, el Macano, las facultades y el arte para cantar, tiene una extensa trayectoria. Debutó con tan solo cuatro años, en la serie documental de televisión Rito y geografía del cante, cantando y bailando por bulerías. Después de aquella primera y prematura experiencia, la Macanita cantó muchos villancicos jerezanos, netamente flamencos, estilo en el que destaca como pocas. Pero eso no le impidió ser, además, una de las cantaoras que mejor representa el cante en su vertiente más tradicional. Su eco es puro, ronco y suena a rancio, a los gitanos de Santiago.

En su disco nuevo La Macanita ofrece los palos que mejor domina: bulerías, soleá, soleá por bulerías (con una letra de Carlos Lencero dedicada al cantaor Chocolate), una seguiriya de escalofrío, tangos y también unos tientos-zambra. Todo desde una visión abierta, salpicada de otras músicas. Hace una versión del Cai, de Alejandro Sanz, que popularizó hace algunos años la Niña Pastori. También de La Paquera de Jerez, con los tientos-zambra, Maldigo tus ojos verdes. Le acompañan en este viaje sonoro las guitarras de Moraíto Chico, su hijo Diego del Morao y Manuel Parrilla, tres de los mejores representantes actuales del toque jerezano. También ofrecen ropaje rítmico las palmas de Chícharo, Gregorio y el Bo y los coros de las hermanas Peligro. Pero además, aparecen aquí algunos viejos conocidos del flamenco que dan un envoltorio más fresco al cante de la hija del Macano: la guitarra eléctrica de Charly Cepeda, el bajo de Manolo Nieto, la batería de Jimmy González y el teclado de Álvaro Gandul.

Este trabajo, como los anteriores, hace una fotografía, una muestra, de los niveles que la cantaora alcanza cuando está encima en un escenario. Para acercarse a su cante hay que verla cantar en las distancias cortas, aunque el disco sirve como un buen aperitivo mientras se sube al escenario. En los cuatro discos anteriores, La Macanita ha trabajado con grandes productores. A la luna nueva (1989), que inauguró su discografía, contó con el tutelaje musical de Pepe de Lucía. Luego publicó Con el alma (1995) y en 1998 arrancó su colaboración con Ricardo Pachón, en Jerez, Xerez, Sherry. Tras trabajar con Isidro Muñoz (hermano de Manolo Sanlúcar) en 2002, en La luna de Tomasa, vuelve ahora con Pachón.

De Ricardo Pachón diré, para quienes aún no le conozcan, que fue uno de los precursores (por no desmerecer las inquietudes de muchos artistas de la época) del acercamiento del flamenco a otras músicas en los años 70. Bajo su mando se grabó el célebre La leyenda del tiempo de Camarón de la Isla (artista con el que La Macanita cantó de niña), disco que además cumple 30 años en estos días.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escrito por acastellano

20 Mar 2009 - Enlace

El Torta, en la blogosfera

De blog a blog. Dedicaré esta entrada a reseñar un blog que merece la visita. Está dedicado a un cantaor de Jerez, Juan Moneo Lara, El Torta (Jerez, 1953). Se llama Colores Morenos, como el primer trabajo discográfico del cantaor. El hecho de que exista no deja de ser curioso. El Torta es un cantaor de los de antes. Ortodoxo. Jondo. Con un fuerte magnetismo para quienes le escuchan. E irregular. Con buenas y malas noches. De los que es mejor disfrutar en vivo (es cierto, con casi todos es así, es cierto), con dos únicas grabaciones. Y con una legión de admiradores que lo veneran como a un santo. La muestra es este interesante blog.

Colores Morenos no cuenta la biografía de este genial cantaor, pero sí su actualidad. Rastrea Internet para ofrecer las crónicas de conciertos ofrecidas en medios digitales e impresos, las fechas de conciertos, audios, vídeos, noticias, fotos, entrevistas, historia... Un rincón digital destacado para los seguidores de Moneo.

El Torta vive en Madrid desde hace varios años. Su trabajo discográfico más reciente es Momentos, publicado en 2007 acompañado de un DVD. Un álbum grabado en vivo, una prueba de su vuelta a los escenarios después de algunos años en los que su vida se vio enmarañada con adicciones, llegando a verse en la calle. Nada de eso hizo mella en su capacidad artística. Más bien al contrario, se podría decir que enriqueció su cante a base de dolor y fatigas.

El Torta es heredero de una saga que hunde sus raíces en las raíces mismas del flamenco, los Moneo. También por su segundo apellido, Lara, a la que pertenece otra saga de cantaores, los Pacote. Cuando comenzó su carrera profesional en Madrid, en los años 70, fue el favorito de los aficionados, que peregrinaban para verle cantar. Luego cayó en el olvido, y su vida se volvió complicada. No grabó su primer disco hasta principios de los 90, aunque hay cantes suyos en algunas grabaciones colectivas. Quizás, este blog reseñado, sea la mejor manera de seguir la trayectoria de este cantaor, del que se disfruta más ampliamente en vivo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escrito por acastellano

15 Mar 2009 - Enlace

La Gala Giraldillos en Canal Sur TV

Esta noche, a las 24h, se retransmite en Canal Sur 2 la gala de entrega de los Premios Giraldillo de la Bienal de Flamenco 2008, que tuvo lugar el pasado miércoles en el Teatro Lope de Vega de Sevilla. La retransmisión se hará además a través de su página web, para todos los que quieran verla y se encuentren fuera de Andalucía.

Esperanza Fernández, Israel Galván, Juan Carlos Romero, María Pagés, Rocío Molina y Rafaela Carrasco, Diego Amador, Isabel Bayón, Miguel Poveda y Matilde Coral son algunos de los premiados en la última edición del festival de flamenco de Sevilla. En la gala, presentada por el periodista de Radio 3 (RNE) Teo Sánchez, además de los premios tomó protagonismo Mario Maya a través del homenaje que le ha preparado la Fundación que lleva su nombre bajo la dirección artística de Belén Maya, hija del bailaor y que, tras ser visto en Sevilla, anoche sirvió para echar el cierre en el XIII Festival de Jerez.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de acastellano

Si eres curioso, simpatizante o aficionado al inabarcable mundo del flamenco, asómate en este blog a lo que se cuece por sus caminos de la mano de la periodista de EL PAÍS Ángeles Castellano.
Si quieres contactar con la autora, escribe un correo a info @ porbloguerias.com. Puedes seguirlo también en Twitter: http://www.twitter.com/porbloguerias y en Facebook: https://www.facebook.com/Porbloguerias

Ver perfil

Buscar

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Amigos

  • fernando-navarro
  • dario-manrique
  • Francisco Reinoso Cobo
  • jdminguell
  • Álvaro Pérez
  • rjcano
  • rosajc
  • Luis Pablo Beauregard Alday
  • rlendinez
  • Lucía Angélica FOLINO
  • prodriguez
  • angelmartinezx2
  • casajuntoalrio
  • juan-manuel-jimenez-garcia
  • pobretv
  • La mirada turbia
  • interstockbroker
  • Juan Antonio Delgado Serrano
  • juanmanuel
  • MONICARLOS http://soniricpop.tk
  • chinalaine2
  • Beatriz Rubio
  • landahlauts

Mis tags

ElPais.com Cultura

Esperando Contenido Widget ...