20 May 2010

TWO LOVERS. LA CORRECTA PELÍCULA SOBRE DOS AMA(N)DOS.

Escrito por: profesional-psicologia el 20 May 2010 - URL Permanente

TWO LOVERS. LA CORRECTA PELÍCULA SOBRE DOS AMA(N)DOS.

¿Por qué han tardado dos años en estrenar esta película en España después de haberse estrenado en Cannes?

¡¿Tienen problemas las distribuidoras estadounidenses en introducir sus films en los cines españoles?!

Comenzando por los misterios sin resolver pasamos a cuestiones que ponen sobre la mesa esta película y su director.

John Gray es el patito feo de la generación que actualmente domina la industria americana, es considerado un autor menor, no tiene el aplauso unánime del público como David Fichner (El club de la lucha o Zodiac), no tiene el favor de la crítica como Paul Thomas Anderson (Magnolia o Pozos de ambición)-

¿Qué hace que un director se consagre? ¿Por qué en España consideramos a Medem un director excelente que a veces tiene películas de baja calidad y a Daniel Sánchez Arévalo un realizador de series que hizo una película premiada por la crítica y el público?

Volvamos a Two Lovers, vagamente basada en Las noches blancas, primogénita novela de Dokstowesky y programa televisivo literario de Dragó donde se le rinde homenaje al genio.

Técnicamente, la película se mueve entre dualidades del trabajo dado (la tintorería familiar) y el soñado (la fotografía), el camino recto entregado por la tradición y el tortuoso que demanda caros peajes hacia la felicidad. No es, empero, “Two lovers” un ejercicio meramente entregado a enfrentamientos clásicos y formalismos varios, sino uno ejemplar de la capacidad de su autor para moverse entre un confeso gusto por el simbolismo (los guantes regalados al protagonista) y acuosas, grises atmósferas eventualmente impregnadas de cámara en mano que acercan la imagen a las sensaciones de una existencia a la deriva. Tampoco supone, la cinta que aquí nos ocupa, ruptura respecto a una reiteración temática que vuelve a insistir en el hijo pródigo y la fatalidad inherente a su retorno como pilar maestro de la trama, si bien los resultados son sustancialmente distintos: en “Cuestión de sangre” (1994) ese regreso se saldaba con el contagio de la tragedia, en “La noche es nuestra” (2007) desembocaba en una poderosa reafirmación más allá de cualquier conclusión moral, y en “Two lovers” da con una decisión altamente inestable y desasosegante.

Two Lovers, o dos amantes, si hacemos una traducción, equivocada, ya que el film nos describe, dos personas que querían ser amadas, ya que ésta pareja de enamorados confunden amar y ser amados. Está ambientada en el barrio de Brooklyn, en Nueva York, Joaquin Phoenix interpreta Leonard Kraditor, un joven que regresa a la casa familiar tras un intento de suicidio por el abandono de su novia, y que conoce casi al mismo tiempo a Sandra (Vinessa Shaw), la hija de unos amigos de sus padres, y a Michelle (Gwyneth Paltrow), vecina de edificio.

Mientras que Sandra ofrece una relación estable y normal, Michelle es más misteriosa, procede de una familia rica y lleva una vida complicada con su amante, casado, mujer joven con una dependencia emocional elevada.
La estadística nos revela un dato poco romántico, el emparejamiento se produce la mayoría de las veces con personas cercanas a nuestro domicilio, parece que los matrimonios se rigen más por criterios de cercanía local que por otro tipo de ideales.


La lectura ingenua nos muestra a un indeciso protagonista entre los dos amores, Leonard se verá confuso entre el deseo de complacer a sus padres formalizando con Sandra, y el misterio que representa Michelle. La novela original transcurre en Rusia durante el solsticio de verano, en las áreas de latitud alta (como es el caso de San Petesburgo), en el cual las puestas de sol son tardías, los amaneceres más tempranos. Como consecuencia, la oscuridad nunca es completa (Dostoyevsky hace alusión a las noches blancas Rusas en El Idiota, cuando Ippolit lo visita en su dacha).

Además se muestra un instante fugaz, en el cual el protagonista a lo largo de estas noches cree haber encontrado por fin el alivio tan esperado a su soledad, lo cual después de la última noche se convierte en un triste amanecer con la culminación de su ilusión.

Un intento de suicidio de Leonard tras la ruptura con su pareja, le devuelve a la casa de sus padres donde en el vecindario conoce a Michelle. Joven diagnosticada de déficit de atención que la impide la lectura, la característica inversa en Leonard es la característica que le atrae:la cultura. En la novela la protagonista dice: “'...habla usted como si leyera de un libro' y en el film expresa: “Tienes muchos libros, tienes que haber leído mucho”. Aunque esta "cultura" no queda reflejada en ningún momento más en la construcción del personaje.

¿Se atraen las personas que tienen características opuestas? ¿Amamos lo que no somos y nos gustaría llegar a ser?

Leonard y Michelle comienzan sus conversaciones que nos muestran la soledad sentida antes de conocerse, más que el boceto de un amor genuino.

Pasión que en él aumenta una obsesión y en nombre del Dios Cupido abandona su proyecto de vida, algo desanclado en este momento.

El personaje de Leonard está dibujado con pinceladas tan gruesas que impiden ver el fondo del cuadro, Chabrol nos dice: “La forma no es un adorno del contenido sino que la forma hace al contenido, el cómo es más importante que el qué” En esta película no hay cómo, sólo hay qué.

El largometraje al servicio del actor, actor que nos muestra “todo”. Quedan explicadas todas las escenas, no hay un momento para la imaginación. Atrás quedaron Las Noches blancas de Visconti (1967), o la novela de Fiodor(1848). La pornografía inunda las carteleras americanas donde no hay tiempo para un amor que no esté dentro de los cánones de la frustración o de la pasión. Atrás quedan las películas basadas íntegramente en una obra maestra literaria porque todo queda deformado por la ideología dominante. Exceptuamos al Trevor del Maquinista (2004) de Brad Anderson, basada en El Idiota y película española.

Si quieren ustedes amar, sepan que las imágenes de la Industria, nos ofrecen algo de fácil consumo, de fácil propagación, sencillo, fácil y por lo tanto: una mentira más. Despierten.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live