21 Feb 2009

Duelos y quebrantos

Escrito por: Ángeles Mastretta el 21 Feb 2009 - URL Permanente

Enumera Cervantes la comida que consumía la hacienda de Don Quijote y entre el carnero y las lentejas, dice que los sábados comía duelos y quebrantos. Explica el pie de página de las actuales ediciones, que tal nombre se daba entonces a los huevos con chorizo y jamón serrano. Sin embargo, uno tiende a olvidar las explicaciones y a recordar tan sólo que aquel hombre con cara de quebranto y cuerpo de duelo, tenía tales cosas como sustento.

Por esas épocas no se usaba elogiar las fibras y las dietas. No había el régimen de la zona ni ninguna zona en régimen. En cambio, ahora, empeñados en la eternidad y la salud, hay quienes cada vez gozan menos con la comida. Aunque no deja de haber quienes la disfrutan como se debe.

Mi prima Mónica tiene una hilera de dientes cuyo perfecto marfil alumbra una expresión venturosa. Sonríe con una naturalidad cuya sola memoria convoca bienestar. No recuerdo haberla oído jamás lamentando siquiera el menos fácil de sus días. No siempre han sido fáciles sus días, pero cualquiera que la mire vivir se siente acompañado en el delirio de irle buscando atajos a la existencia. Y es que Mónica sabe como pocos hallar delirios en el pretil de una sopera, en el círculo hermoso de un pastel de manzana.

Acudió un día, más por casualidad que por urgencia, a una terapia de grupo de esas en que la gente cuenta sus sufrimientos y se deja acompañar por los de otros. Y tras oír las desmesuradas catástrofes conyugales de una mujer delgada y pálida como una media luna, la interrumpió de pronto para preguntarle:

--Oye, y una sopita de fideos ¿hace cuánto que no la comes? Aunque sea del Vips, una sopita de pollo con arroz, procúratela cuanto antes. Verás que te cambia la visión del mundo.

Al salir la llevó a su casa y la sentó a comer según los mandamientos de su extraordinaria cocina.

--Me volví otra—confesó la mujer en la siguiente terapia.

Ya bien comida, tomó la decisión de cambiar a su marido por un novio pirata que le devolvió el color y desde entonces la acompaña en el comer sensato y los postres hasta la insensatez.

Tiene la prima Mónica varios mandamientos, el primero obliga a desayunar y el último a buscarse un chocolate cuando el azúcar o las fuerzas falten. Alguno en medio explica que si por error uno se echó a la calle con tan sólo café negro en el estómago vacío, deberá recurrir a una bolsita de cacahuates japoneses antes de ir al siquiatra o beber cicuta. La música y el cine generoso deben acompañar al buen comer cuando las cosas se ponen complicadas. Y hay que saber de cierto que las cosas son complicadas. Porque olvidarlo precipita frustraciones y equívocos de los cuales es difícil salir con bien, ya no se diga con serenidad. Las cosas son complicadas y hay problemas que sólo se resuelven con las piernas bajo la mesa. ¿Qué le vamos a hacer? Los duelos y los quebrantos, con pan son menos.

Post Scriptum. *Sugiero a los críticos de la ortografía que antes de notificarme sus conocimientos los pongan a prueba. Psiquiatra, psiquiatría, psicosis, vienen del griego y de ahí la "P". sin embargo hace mucho tiempo que la Academia autorizó escribirlo como suena. Sin "P". Vayan al diccionario. Están permitidas las dos maneras. Yo prefiero la simple, la que se escribe como se dice.

Música para hoy: Delibes- Lakmé

Pregunta y poesía para hoy:

"¿Qué haríamos sin el amarillo?

¿Con qué amasaríamos el pan". Pablo Neruda

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

58 comentarios

Tags: , , ,

58 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Alex Sanciprián

Alex Sanciprián dijo

Ánegeles: nada que una suculenta sopa o una ensalada, configurada como dictan los cánones, erradica lo mismo la quejumbre pronta que el hastío. Al respecto, vale la pena recordar que a deshoras un par de tamales o unos tacos de barbacoa, acompañados de rico consomé con chile y limón, hacen también maravillas de súbito.

mcjaramillo

mcjaramillo dijo

Bien me gustaría a mí tener una vesícula de bandera para darme una hartada de duelos y quebrantos.

Daniel Romay

Daniel Romay dijo

Ah! Cómo me han hecho recordar las delicias culinarias de mi querida Puebla. . . las chalupas del Paseo de San Francisco. . . un platón rebosante de cuitlacoche con aguacate, queso fresco y rajas de chile poblano en la Bola Roja, con tortillas de maíz recién salidas del comal. . . molotes de tinga de-muchas-partes. . . mmm. . . manjares suculentos y populares al alcance de todos los bolsillos (para no herir susceptibilidades). Todo esto sin olvidar los que Juan nos acaba de recordar. ¿No se les hace agua la boca? Porque a mí si.

cauchil

cauchil dijo

Probaría todo lo que recomiendan ustedes. Desconozco los sabores de platos con nombres tan sonoros como "cemita", " cuitlacoche", "molotes de tinga..." pero se me hace la boca agua a estas horas (madrugada madrileña) con tantos platos sugerentes en los últimos comentarios y es que " la buena comida" me apetece hasta por los oídos.

Anónimo

Anónimo dijo

Hola,soy de China son un agente mayorista de origen (al por menor), yo mis esfuerzos para ampliar al máximo el volumen de negocios.
Puede ver la mercancía en mi sitio: http://www.click-ceo.com/
Nuestra empresa vende principal marca agente portátil, teléfono móvil, la televisión, y diversos tipos de mercancía, por favor, no se pierda ninguna oportunidad de cooperar con nosotros,
Si usted tiene preguntas, por favor, consulte con nosotros, se recomienda el uso de chat de MSN.
Mi MSN: Clickceo@msn.com

CarmenCarol

CarmenCarol dijo

Hermoso post!!

Yo comienzo la semana con una rica sopa o un caldo caliente, así preparo el estomágo para lo que quedé en la semana.

Mafalda no odiaba las sopas, es un figurativo de la censura, cada vez que se refiere a las sopa, se refiere a la censura.

No creo que exista mujer que no sea consciente de las propiedad curativas que tiene una rica sopa caliente o un caldo. Tengo una amiga que en días de mayor estres pide una sopaterapia!

Erika

Erika dijo

Angeles, no sé si tarde encontré esta página, espero que leas este comentario porque desde hace mucho tiempo he querido decirte que tú me salvaste de una gran depresión. Cuando mi amante me dejó, mi única cura contra el desamor fue sumergirme en la lectura de tus libros...y me sentí reconfortada!
Sigue escribiendo mucho y más...espero que así sigas salvando a otras personas...así como pudiste salvarme a mí.
Un beso grande

lapuntita

lapuntita dijo

Amiga, sólo te falta culturilla. Si escribes "sicólogo" estás diciendo experto en higos. Si "psicólogo" aquel que trata del alma, psique. ¿Qué quieres decir? Y en cuanto a la Academia... tiene paredes ¿no?. Pregúntaselo a Alberti que se aparece por ahí con su gorra de marinero.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Angeles Mastretta

Ángeles Mastretta es escritora. Quizás ninguna otra vocación le guste más. Sin embargo, también puede ser escucha incondicional, cantante insoportable, conversadora irredenta. Hace su trabajo sin la debida asiduidad, pero cuando quiere consigue abismarse en lo que ama. Nació y vive en México.

Sus libros son "Arráncame la vida", "Mujeres de ojos grandes"," Mal de amores", "Puerto Libre", "El mundo iluminado", "El cielo de los leones", "Ninguna eternidad como la mía" y "Maridos". Están publicados en todo el mundo de habla hispana y viajan con asiduidad por los idiomas varios de otros mundos. Han sido traducidos a veinte idiomas.

PALABRAS EN VOZ BAJA:

"Sólo la mano del deseo, sólo su aire fresco y estremecido, recorriéndonos, levantándonos a vivir"

Jaime Sabines

"A veces en medio de la noche, los recuerdos como luces de bengala, vuelven trascendental y policroma nuestra perplejidad."

Renato Leduc.

“Mi corazón lo diga

que en padrones eternos

inextinguibles guarda

testimonios del fuego”

Sor Juana Inés de la Cruz

Este blog

Avatar de Ángeles Mastretta

Puerto Libre

Quiero creer que a los puertos libres los rige un aire de tregua y fantasía propia de los lugares habitados por quienes saben que la vida es un largo juego de azar y paciencia. Quiero que éste sea un puerto libre.

Tiene un faro, pero no para guiar, sino para ir acompañando el viaje de quienes añoran la quimera y bendicen la vida. El viaje misterioso y desmemoriado de quienes tienen algo que contar.

ver perfil »

Por lo pronto Isaac Dinesen y Jane Austen

Santos de mi devoción

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):