15 Sep 2010

Volando.

Escrito por: hamaca el 15 Sep 2010 - URL Permanente

Todo, dicen, tiene un principio y un fin. Y cada día observo que no es así, sino que ese todo es un continuo fluir, un infinito transitar y no estamos viviendo una obra de teatro ni representando el papel estelar de nuestras vidas, aunque algunos se lo propongan. Porque en el ser y en el estar no cabe más que imprimir calidad al ahora.

Y ahora, en la hamaca, comienzo a despegar hacia nuevos parajes llenos de luminosos horizontes. Alguno será antiguo como el caminar incierto que me ha llevado hasta aquí. Otros tendrán la notoriedad del reencuentro y espero que existan los nuevos aconteceres en los que me abriré paso en el fluir cotidiano. Y despego en la hamaca mágica, sobrevolando tejados llenos de nostalgias, donde chimeneas inciertas vomitan el humo de mil ausencias. Sobrevolando cementerios llenos de seres queridos. Sobrevolando atardeceres de besos dados y pronunciados…

Y surge la pregunta y las ganas locas de experimentar dos ahoras. El tuyo y el mío. Conocerte será la vibración perfecta. La sintonía maravillosa de un concierto sublime. La armonía de dos vidas encontradas. Tu ahora y el mío en conjugación perfecta, aunque solo sea en ese instante preciso de dos miradas que se ahogaran en sí mismas. Pego el último sorbo al café, retiro los mosquetones y salgo volando. Cierro este blog cuyo sentir se acaba con el verano. Siempre voy de paso y ahora salgo impulsado por un viento reconciliador.

Abriré el cerrado blog de Johnny Salomon. Porque nunca nada se termina, porque nunca nada tiene principio. Y mañana, remontado el vuelo, tomaré tierra y agua y aire y fuego. Gracias a todos los que me habéis leído y comentado. La vida sigue, siempre continua, aún sin nosotros y eso es lo más maravilloso que tiene, que no somos necesarios para que la vida viva.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Sep 2010

Catarsis.

Escrito por: hamaca el 14 Sep 2010 - URL Permanente

Y en el siguiente balanceo la mente inventa lo necesario para volver a enterrar una cuestión dolorosa. Pero no, amiga. Esta vez no te saldrás con la tuya. Y podría decir, lleno de orgullo y de rabia: no te perdono ni lo haré nunca. Y es más, pagaras cada mezquindad que has cometido. Sin embargo, en mi corazón no cabe tamaño desajuste. No te he dado nunca la espalda por ello del todo, porque hubiera sido dármela a mí.

He vivido así demasiados años y sus frutos están podridos. Y he de perdonarme, y ahí, en ese punto, estoy atascado. Pasa el AVE a lo lejos como un gusano blanco. He ido por la vida como ese AVE, como un toro embravecido de dolor, ciego, dañando a quien me amaba. Y ahora en plena catarsis…

Ahora en plena catarsis el perro me muerde el vientre con mayor ferocidad si cabe. Balanceo suave el de la hamaca. He de perdonarme, pero el camino está nublado. La lucha constante de abandonar mis pensamientos y mi mente prodigiosa. Y dejar paso al corazón cansado de latir. Y un miedo antiguo me saluda cada vez más lejano. Partió, pero va lento el jodido.

Me he bebido todo el café y la despensa está como mi corazón. Vacio, sin la capacidad de llenarlo, con miedo a llenarlo, con miedo a soltarme, con miedo a dar un blinco al vacio. ¿Miedo al vacío? Miedo de nuevo a sentir el engaño y la mentira, porque su lanzada fue terrible. Y he construido un escudo tan duro, tan rígido, que llevarlo sobre mi espalda ya me es imposible.

Y el condicionamiento. La culpa creció y me sentí incluso culpable del propio engaño. He vivido con ello tantos años que ya hasta la beso en la boca. Y en mi inconsciencia… Lo dejo aquí. He de dormir esta pesadumbre que me acuna.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Condicionado.

Escrito por: hamaca el 14 Sep 2010 - URL Permanente

El Sol cada día viene más tumbado. Sus sombras se van alargando en la mañana. Dicen, que es el verano del membrillo. Apacible verano. Infelices recuerdos. Que hoy me desperté con un sueño antiguo. Un recuerdo que aún no he sido capaz de perdonar ni de perdonarme. Y ha fluido entre las raíces profundas de la memoria para decirme: ¡Suéltame y libérate!

Hacía tanto tiempo que no le daba importancia, pero ahí continuaba. Y lo peor de todo, aún me está condicionando. No soy capaz de perdonar el engaño y la mentira que conlleva. Y duele hoy como ayer. Porque se hace presente y se convierte en un dolor de nuevo revivido. Y no somos nada, que una simple semilla sembrada, una simple gota de añil en el agua clara, hacen que todo un mundo se pueda venir abajo.

Una palabra y cambia una vida. Un libro cambia un mundo. Y la existencia se vuelve plomiza. Y continuamos porque valen la pena una sonrisa, otras palabras y otros poemas. Y nunca se pierde la capacidad de amar, aunque en la mochila llevemos resquemores que ardan como teas revividas al rememorarlas.

El Sol planea largo en este veranillo. Y en la hamaca contemplo como la vida no tiene ningún sentido y que por ello debemos de fluir en ella sin más preguntas. Me sorprende hoy el sabor de un café matinal que nada tiene que ver con los anteriores. Hoy me ha salido más oscuro de lo habitual. Hoy su sabor, aún en el azúcar, tiene su amargura camuflada.

Y aún reflexionaré sobre ello. Sobre el engaño y la mentira, para darme cuenta de lo marcada que iba mi vida después de tantos años. Para al final, perdonarme, perdonarte y liberarme.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13 Sep 2010

La realidad.

Escrito por: hamaca el 13 Sep 2010 - URL Permanente

Esta noche soy plomo tumbado en la hamaca. Luna uña alejada de Venus lo suficiente para no verse las caras. Y estoy solo y no quiero estarlo. Esa es la realidad. Y me sacudiré esta indolencia pegándole un trago al quinto de cerveza. Mustia realidad. Dicen, y es cierto, que somos capaces de cambiar de pensamiento a nuestro antojo. Hoy no lo deseo. ¿Para qué? Es mejor traspasar el muro de aire y estrellarse contra uno de plomo.

La cuerda chirria, chiclea por el peso abatido. Vocea el nombre de la desesperanza mientras una sonrisa me recuerda… Es mejor no meditarlo. Trago al quinto. La realidad trasciende la insoportable pesadez. La realidad me abruma en la insondable pesadez. ¿Ver la tele? Me atontaría un rato, el suficiente para que el sueño me llegará y pudiera dormir hasta el nuevo día. Pero, quiero hacerle un guiño a la Luna. Tal vez necesite elevarme de nuevo y alcanzar lo inalcanzable.

Tal vez necesite que me deje de doler el alma por un instante olvidando tu recuerdo. Pero siempre estás ahí, recordándome que no puedo verte ni tocarte ni besarte ni abrazarte ni… La memoria tiene el don de la pesadumbre. Y te amo. Te amo porque ya no puedo hacer otra cosa por ti ni sentir nada distinto. Y octubre se aproxima como viento e hielo cortante. Y en noches como esta pienso, que para que tengo que pensar y escribir en y de ti. Tal vez sería mejor callarte. Tal vez sería mejor…

Plomo oscuro como ese cielo que me mira. Y sonrió de pensar en el gran absurdo de la vida. Y en lo que me decía un amigo: “La buena suerte no está conmigo. Si hubiera un pepino en el suelo y me cayera, seguro que me lo clavaría en el culo”. Un chiste, una broma. Una forma agridulce de ver la inexpresión de la vida, de quitarle hierro, de limar la tragedia. Y este dolor crónico de angustia que no quiere olvidarme. Este perro de presa que me tiene cogido del vientre y no quiere soltarme. Y esto es mío, que no tuyo, aunque te dejé emplearlo.

Soy plomo y esta noche caeré al agua y me hundiré mientras los peces abisales comen de mis entrañas. Recordaré el chiste del pepino mientras me devoran y pegaré un trago al quinto para que no sea todo agua. Y tal vez me ahogue y mañana sea incapaz de despertarme.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Elevarme.

Escrito por: hamaca el 13 Sep 2010 - URL Permanente

Hoy quiero elevarme. Esta noche me estoy elevando por encima de la hamaca. Más allá de las estrellas, en la oscuridad que las rodea. Entre planetas, entre galaxias. Hoy llegaré más allá del Universo. Porque las hiladuras de la tela no son capaces de atarme. Porque la inusual costumbre de maniatarme se ha quedado en el mosquetón de aluminio.

Y allí, más allá de todo, más cerca de nada. En mi propio corazón, he guardado todo mi amor que solo has de tomarlo. Si supieras, como me eleva tu mirada. Como tus ojos me proyectan más allá de todo lo conocido. Si solo lo intuyeras un instante, una milésima y triste secuencia de segundo, te desbordarías conmigo. Porque en el cielo hay música, distinta, nunca oída. Porque en mi corazón existe la incesante necesidad de proyectarme más allá del alma misma. Porque el alma se ata a la carne y está al mundo. Y tú, vas más allá de todo lo sentido.

Y en el frío glaciar de la oscuridad absoluta, en la soledad de la carne, en la intranquilidad de un alma que se siente separada, te esperaré para fundirme entre tus brazos. Para mirarme en tus ojos orgánicos y vivos. Porque en ellos soy más que nada, porque en ellos quiero darte la chispa de mi vida. Vida. Déjame que me estrelle entre glaciares de estrellas, entre luceros calientes, entre luces mortecinas. Déjame que viaje esta noche con la menguada habilidad que ya me queda. Deja que viva, que me sienta vivo.

Y en el trascurrir profano, de un alma quieta y solitaria tal vez alcance la necesidad de morirme por no tenerte. Solo en la apreciación de extenderme al vacio donde no estás. Es un puro poema. Una pura palabra. Un puro sentimiento. Y mañana tal vez lloré al despertar y descubrir que todo ha sido un sueño. Pero, hoy déjame que sueñe, que me anticipe, que me destruya entre tus brazos ahíto de ternura. Déjame que sienta en el sueño soñado la leve presencia de tu alma.

Y en el beso, déjame que me vaya, deja que me escurra entre las comisuras de tus labios y encuentre la letal manera de olvidarme de mi mismo. Deja que en el abrazo inexistente me sienta renacer de nuevo, porque tu corazón palpita al mismo ritmo que el mío. Déjame sembrar mis pensamientos y tal vez mañana estime que no eres para mí, con todo mi amor, con todo mi corazón...

Y en la hamaca, perdido de desesperanza, encontraré el sueño.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 Sep 2010

Ahora.

Escrito por: hamaca el 12 Sep 2010 - URL Permanente

No se trata de pensar positiva o negativamente. Se trata de no pensar más allá de los que estamos haciendo en el ahora, de la forma de cómo ejecutarlo mejor, de darle calidad a nuestra presencia. ¡Ahí es nada! No de acordarnos en lo que nos dijo ayer María, de cómo tenemos la cuenta del banco, o de cómo se van acercando las Navidades y de los regalos tan estupendos que voy a hacer si me toca la Primitiva.

Así que, respiro hondamente, dejo colgar brazos y piernas en la hamaca y observo el cielo azul con retazos de nubes. Podría estar así toda la vida, sino tuviera que alimentar este cuerpo serrano, sino tuviera que desbeber, y otras menudencias corporales que van haciendo crezcan los deseos y que los proyecte a no se sabe dónde.

Si, porque me hubiera gustado que no me hubieran ocurrido tantas y tantas cosas… Pero, ahora aquello fue. Ahora descanso en mi hamaca sintiendo el frescor de una mañana esplendorosa y hablando con las moscas. Y reclamo energía y esta viene como el aire que respiro. Incluso en el aire que respiro. Y me digo: hoy llenaré mi día de buenos propósitos. Hoy mi ahora se irá proyectando en un continuo ser y estar.

Y cuando el ahora sea duro, cuando el ahora me exija dar parte de los más mío, cuando la tristeza llene el ahora, funcionaré en un todo corazón y en cada latido me iré entregando. Pienso en aquellos que viven con enfermos. En su despertar en la dura realidad de una cotidianeidad pasmosa. Imprimir alegría, porque el ahora no es siempre glorioso y es ahí donde hay que positivar para no venirnos abajo.

Y un lamento surge y me acuno y poniendo el pensamiento destructivo en la palma de mi mano, lo soplo al viento. ¡Vete! Pesadas losas. ¡Aligeremos! No somos héroes, ni valientes caballeros… Somos simples seres humanos que pueden conseguir lo que se propongan. Amando, infinitamente amando, porque en el amor se encuentra la esencia necesaria para vivir sin la cautividad de la existencia.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

11 Sep 2010

Trece rosas.

Escrito por: hamaca el 11 Sep 2010 - URL Permanente

Suspendido en el aire. Colgado de la hamaca, soy consciente de lo mucho, muchísimo, que aún me queda por aprender, por practicar… La escuela de la vida me dice que nada hay cierto. La escuela de vida me dice que todo está por aprender. La escuela de la vida me dice que lo aprendido no sirve más que para seguir aprendiendo. Y a veces uno se cansa y se tumba a la Bartola en contemplación vital. Hay que disfrutar de cielos y tierra.

Y vienes a mi mente como un rayo. Dos años sin tu carne, dos años sin tus palabras, sin tus besos y caricias. Dos años sin tu presencia. Dos años en tu ausencia. Duelen. Pero, ese dolor me ha hecho más fuerte, más persona, más humano. He llegado a la comprensión de la vida desde el sufrimiento más atroz. Y el camino sigue. Voy por parajes lejanos llenos de luz y de esplendor. De vez en cuando una tormenta agrisácea el cielo y la ruta a seguir, pero hasta ello procuro disfrutarlo.

Y por el contrario tu esencia sigue conmigo en mi corazón. ¿Sabes? Incluso a veces tu presencia y siento que por ello no puedo decir que estoy loco. Porque a veces trasciendo esta realidad a la que me siento anclado en un ahora continuo. Y me elevo, suspendido en el aire, colgado de la hamaca. Y observo que el tiempo deja de existir en mi mente. Todo se para y muestro una sencilla sonrisa de complacencia.

Aún me queda mucho camino, ese de rosas y de espinas. Trece rosas va a dar el rosal esta temporada. Trece. Para muchos un mal número. Para mi una felicidad en la observación de lo dado. Y encumbro esos pensamientos negativos que me hacen apartarme de mi mismo. Me queda la tristeza infinita de que aunque quiera no puedo verte. Y esa es mía, como lo es la alegría que me produce el haberte conocido.

El frescor de la mañana me dice que estoy vivo, que siento. Y mi piel se eriza en la placentera sensación. El café, edulcorado más allá de lo habitual, me dice que hasta lo amargo podemos cambiarlo. Solo necesitamos ese azúcar vital. Esa herramienta necesaria. Y tengo una caja llena, antes vacia, antes inexistente. Solo pido no volver a quedarme ciego. Es sencillo. Y voy sorbiendo la esencia que me aleja del mundo de los sueños. Quedaron atrás en el sudor brindado a la hamaca en una noche que me decía: ¡Sigue viviendo!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10 Sep 2010

Perdonar a la vida.

Escrito por: hamaca el 10 Sep 2010 - URL Permanente

Hoy la hamaca zozobra. Como la misma vida. Y sorbiendo el café solo, entro en profunda confusión. A veces una palabra, una frase, una mente clara,… te tizna el alma y te da ese brebaje fantástico de la clarividencia. Ésta a veces duele. Otras te abre los pulmones y el aire entra limpiándolo todo. Una palabra desde un corazón enorme, un alma pura, una visión superior.
Y toma otra dimensión. Y el perdón fluye como un día de lluvia tras meses de sequia. El mayor de los perdones. La raíz del mismo. Perdonar a la misma vida por lo que te ha traído y poder vivir.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09 Sep 2010

Separateidad.

Escrito por: hamaca el 09 Sep 2010 - URL Permanente

Hoy me brinda la hamaca una mezcla de nostalgia y melancolía. Al final no llovió, pero si ha bajado la temperatura. Y por el contrario, esta ha aumentado en mi sangre. Sangre en transición constante que pasa siempre por el mismo corazón, que se encuentra empeñado entre tus ojos, que se encuentra secuestrado por los mil recuerdos.

Casi dos años de locura. Locura que encerraba en si otra. Locura que ahora se mece en los recuerdos de todo lo perdido y aún no sé lo ganado. Algo habrá, que siempre se gana hasta de los peores aconteceres de la vida. Al menos he dejado la mezquindad atrás, las quejas, los resquemores, que ya de ahí no pasaba, y me he liberado de ello. Dicen que eso es mucho. Y digo que así es, porque te deja vivir en la paz. Y ya solo queda la ausencia.

Comeré solo, como casi siempre. Y me inunda la separateidad. Esa que trasciende el ser y se instala en la contemplación de lo imposible. “Aceptar”. ¡Qué puta palabra! Al final somos máquinas pensantes que tratamos de no pensar y parecernos cada día más al resto de los animales que inundan la Naturaleza.

Y algún día analizaré estos casi dos años de locura. Locura impuesta por la irregularidad de la vida, por esas circunstancias que nos barren y nos posan en nuevas dimensiones. Hoy el brujo duerme y el guerrero medita. Y el de la hamaca sueña que besa su boca en nuevos y refrescantes besos. Los del pasado quedaron atrás, atrapados en la locura de la locura.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 Sep 2010

Cinco almas.

Escrito por: hamaca el 07 Sep 2010 - URL Permanente

Desde la hamaca. Desde el cielo infinito. Desde las nubes de este fin de verano cargadas de energía. Desde el frescor de la puesta de sol, mientras el perro ladra a lo lejos en ritmo monótono. Trago al quinto. Y el hombre que se mece se imagina a un escritor que escribe:

“El trago más largo de cuatro copas. El ron ha caído como la lluvia anticipada. Me duele el estomago, que algo profundo se rompió para siempre. Un dolor que llega hasta la espalda, se agarra en la columna y en ella hace presa. Este ron es la medicina que a veces necesita mi alma. Es la purga, la liberación de un hombre atormentado. Y el sutil teclado acaricia las yemas de mis dedos. Su contacto es onírico, es pasión pura. Y respiro. Tomo todo ese aire que se me brinda y en él va la vida. Y la siento. Me llena, me hace vibrar y escribo:

“El guerrero herido. Su rostro contraído más allá del dolor. Esa mueca de contrición profunda. Toda una vida con ello en sí mismo, a tal grado que sentía que era él, que formaba parte de él, que se extendía dentro de él por desiertos y montañas, por mares y abismos. En todo él sentía el guerrero que le lamía.

Y el brujo a su lado. Alzando sus manos, buscó con los ojos cerrados, hasta que lo sintió, y lo tomó.

- Ahí está, brujo; ahí se encuentra. Ese es mi dolor y es mi vida.
- ¿Estás seguro, guerrero?
- No cabe ninguna duda.

Y el brujo tirando con la mano derecha, con la izquierda trazo una burbuja divisoria, aislante, en el aire, invisible para el ojo humano.

- ¿Tanto las amas?
- ¡Tanto! Mas no lo dudes. ¡Corta!

Y el brujo con la misma mano que trazo la demarcación, cortó con el leve murmullo del agua que caída del manantial sereno. Y cinco mujeres cayeron y callaron, que sus mentes comenzaron a pensar en el infinito y todo el amor volvió al guerrero que se hundió extenuado en sus propios pensamientos.

- Ya no hay marcha atrás –dijo el brujo-.

Y el guerrero en su dolor profundo, sintió la herida, aquellas cinco vías cercenadas, en voluntaria acción. Y su corazón se inundó de un amor infinito y el recuerdo fue nube y lágrimas lloró que nunca más se repetirían”.

Y yo, escritor, me tambaleó en la silla. Un mareo y una nausea me sobrecogen. El ron cura y abre las puertas del infinito desconocimiento. El guerrero ya nunca, escribiré, será el mismo. El resultado será el producto de lo que aún no sabe el brujo ni siquiera él. Me sigue doliendo el estomago. Un sorbo al hielo deshecho. Y en él cae una lágrima amarga, que sorbo con el sabor del último ron. Ya nada será igual. Y me siento solo, porque sé que con mis palabras he dado fin y un nuevo comienzo”.

Y en la hamaca una somnolencia se apodera de todo lo querible. Y un sentimiento que fluye más allá de todo lo amado, me dice que esta noche las amaré como nunca, entre el frío de las nubes, entre el viento que ya anuncia el giro incuestionable del planeta. Porque desde el amor no hay olvido. Y el entendimiento del por qué cuando me duele el cuerpo, es porque me duele el alma.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de hamaca

REFLEXIONES EN LA HAMACA

Toda realidad es ficción. Toda ficción puede ser realidad. Y aquí, cualquier parecido con la realidad es mera ficción.

ver perfil »

Amigos

  • La boîte
  • evelio47
  • -Laura
  • Gati
  • inma
  • Antonio José Jimeno Duce
  • Carmen Salamanca
  • José Ignacio Izquierdo Gallardo
  • lorena-rivas74

Fans

  • abel-ros

Ídolos

  • Tucho Novoa

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):