08 Jun 2011

Carmen "La gitana"

Escrito por: Francisco Reinoso Cobo el 08 Jun 2011 - URL Permanente

Mi trasero se mueve inquieto en la butaca del Villamarta, cuando disfrutando de la ópera Carmen, compuesta por Georges Bizet, comienza el cantar a las maldades de las gitanas. Carmen, gitana, trabaja en la Fábrica de Tabacos. No se trataba de si la musicalidad, la interpretación orquestal, están afinadas o no. No se trata si el vestuario es el adecuado a la época, o si el magnífico coro del Teatro Villamarta, es vivo y elocuente. Se trata de si el personaje de Carmen es signo de libertad, o de perversión femenina. Se trata de si Carmen es sincera con el hombre que ama o si es falsa y embustera. En el primer acto en la escena quinta, Carmen y el coro interpretan una habanera, con un estribillo, muy bello en su música, que dice así: “¡El amor! ¡El amor!/ El amor es hijo de gitana,/jamás conoció ley alguna:/ si no me quieres, yo te quiero,/ pero si te quiero, ¡ten cuidado!”. En la Canción Gitana se canta: “Las panderetas marcaban el compás y las guitarras chirriaban…”. Me inquieté.

Carmen es ladrona, inductora al asesinato, violenta, y canta y defiende “La Libertad, La libertad”. Ella es libre de ir a donde quiera y con quien quiera. Carmen desgració a un joven soldado, porque lo enamoró, a través de una flor embrujada, y lo abandonó por otro, porque quería tener risas en su vida, y el enfermizo Don José solo tenía tristezas y arrepentimientos.

Carmen muere a manos de un maltratador. ¡La maté porque era mía!, en esa creencia de posesión y propiedad de los hombres.

Desde 1875 poniendo en escena esta obra, repitiendo las maldades de las mujeres gitanas. Es fácil que salga algún energúmeno odiando a los gitanos.

Como gitano al que le gusta la ópera, tuve necesidad de ver Carmen, dirigida por Saura, interpretada por la bellísima Laura del Sol y con el baile y coreografía de Gades. La misma historia pero incidiendo en la libertad de Carmen, en su necesidad de tener una vida agradable, sin amo, sin dueño. En esta película aparece otra “carmen”, Marisol, que canta una copla compuesta por Paco Cepero. En esta película no se insiste en las definiciones perversas de las gitanas. Emocionante.

No satisfecho, visioné de nuevo “Los amores de Carmen” película americana de 1948 interpretada magníficamente por Rita Hayworth y Glenn Ford. Está bien en el trazado de la historia. Rita baila y canta. En una Sevilla de cartón piedra, se afirma que las gitanas roban todo lo que está a su alcance. Son ladronas, mentirosas, falsas y brujas. ¡Repitiendo esto durante 63 años!

Recurrí al libreto de Diario de Jerez de 2007 y volví a leer “El trovador” de Verdi. ¡Otra vez repitiendo las maldades de las gitanas roba- niños, brujas, ladronas, vengativas! desde 1853. Aquí se trataba de Azucena. Recordé La Gitanilla de Cervantes; Esmeralda de Víctor Hugo…

¿Que tendrán de bello, hermoso, de misterio, las mujeres gitanas que “embrujan” de amor?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Francisco Reinoso Cobo

República de Cuartillo

Soy de Jerez y me interesa todo lo humano y lo divino

ver perfil »

Amigos

  • angelmartinezx2
  • santi-benitez
  • rjcano
  • miabuelapepa
  • maribel1106
  • acastellano
  • represaliado
  • Daniel Yáñez González-Irún
  • emasdemont
  • admin-elpais
  • Eduardo Montagut Contreras
  • raravis
  • igoarinon2n
  • juande
  • Carlos M

Ídolos

  • blog-ayuda
  • glforcen
  • Angel Lopez Gonzalez
  • Carisdul
  • Milano
  • ccortesamador

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):