03 May 2012

DEGUSTANDO PASTELES CON HUGO ACUÑA LECCA

Escrito por: Rolando Lucio el 03 May 2012 - URL Permanente

DEGUSTANDO PASTELES, CON HUGO ACUÑA LECCA

La música puede dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido”. Leonard Bernstein.

Fueron los recuerdos de muchas noches, los que me impulsaron a escribir esta prosa, navegando entre la trascendencia y lo trivial, siempre quise plasmar estos párrafos, para seguir descubriendo aquel fenómeno musical que tantas ilusiones -y denodados orgullos- despertó en mi; entonces eran épocas de los primeros enamoramientos, de amar a hurtadillas o de acariciar soledades, eran los momentos de los primeros versos -que casi nunca llegaban a sus destinatarias-, versos que se despertaban junto a la memoria y que pronto caían en los cajones del olvido, poemas sueltos que se marcharon con más rapidez que con la que llegaron; no obstante, en ese especial cúmulo de circunstancias, hubieron melodías que se convirtieron en la banda sonora de nuestra vida, y que pese al tiempo y sus inclemencias, mantienen singular vigencia, en nuestra mente y en nuestro corazón.

Don Francisco Acuña Mosquera, era un hombre humilde, pero eximio trabajador, músico autodidacta, fue también un magnífico constructor de guitarras; pero por todo cuanto le había tocado vivir, se había convertido en un profesional de los avatares, por ello, siempre anheló lo mejor para sus hijos, inculcándoles el estudio como el mejor derrotero para cristalizar anhelos, por esa misma razón, cuando percibió que tanto Hugo como César, pese a sus adolescencias, paseaban sus manifiestas inclinaciones por el ejercicio de la música, su primera impresión no fue del todo feliz, sin embargo, el amor de padre, le hizo cambiar de opinión y decidió apoyarles, no solo con su experiencia de conocedor de ese arte, sino también haciendo un sacrificio en las economías del hogar, para comprarles su primera guitarra eléctrica.

Al inicio nos hicimos llamar Los Jeekstones y también usamos Los Benkers como señal de identificación, en ese tiempo hacíamos música tropical, nacimos en el barrio de El Carmen, pero recorríamos todo Chimbote con nuestra manera de tocar, era sobre todo una experiencia musical de un grupo de amigos”, Hugo Acuña ha respondido nuestra llamada y se muestra solícito a contar la historia que seguro estoy, tantas veces habrá narrado, “Luego en una reunión, llegamos al acuerdo que dichos nombres no iban con nuestra manera de ser, ni mucho menos con la filosofía artística nuestra, así que barajando diversas alternativas, surgió Pasteles Verdes, no fue algo buscado, ni muchos menos trabajado, simplemente surgió y así se quedó”, aclara con meridiana precisión.

Le comento que hay muchas leyendas urbanas, sobre el nombre del grupo, como aquella que un cura mallorquí, les oyó tocar cuando solo se hacían llamar Pasteles y dijo con no poca sorna: “Estos Pasteles están muy verdes”, Hugo escucha, siento su risa -que amenaza a ser carcajada limpia-,“también he leído lo que dices, pero la verdad es la que te he comentado, con ese nombre fuimos a grabar Puertos Queridos, un tema tropical en homenaje a nuestra ciudad, en el reverso del disco, decidimos poner Angelitos Negros, fue en ese instante que comenzó lo que tú llamas el fenómeno musical, mientras que en nuestra ciudad las radios hacían sonar la primera canción, a nivel nacional se imponía la balada”, Acuña Lecca, director y primera guitarra expresa su vivencia desde su punto de vista de admirable ejecutante, quien esto escribe atiza sus recuerdos desde su óptica de vendedor infantil de coca colas en el estadio, todo es lícito para avivar las remembranzas.

Luego vendría el boom, con “Recuerdos de una Noche”, romántico himno de la inspiración de Fernando Arias, “para mí fue el mejor disco, no sé si el mas completo, pero sigo pensando que es el mejor”, añade con convicción, “Esclavo y Amo también nos dio muchas satisfacciones, comenzaron las giras, cada vez mas largas, los aplausos, gracias a Dios tuve a mi hermano César quien en todo momento puso la importante cuota de seriedad y ejemplaridad, él nos ponía en nuestro verdadero sitio”, enaltece la labor del tecladista, “aportó en todo momento su honestidad, siempre fue el lado serio, el lado incorruptible, cuando alguien deseaba fumar un tronchito, él imponía la necesaria disciplina, que tanto necesitaba el grupo”, vuelve a alabar la figura de su mayor hermano.

Sobre la ruptura con el principal vocalista Aldo Guibovich, Hugo expresa su propia versión, “teníamos un manager que no se preocupaba del grupo, yo como director tenía que defender los derechos de los integrantes, allí se iniciaron las diferencias, Alberto Maraví le hizo un contrato a Aldo y decidió retirarse, nosotros teníamos un compromiso de una fiesta de promoción en el Raimondi, fue nuestra primera actuación sin él”. Le cuento que sé de aquella reunión porque asistí a ella en la Cámara de Comercio, “hicimos un juicio por el uso del nombre y ganamos, luego Maraví, llevó a Aldo a Argentina y a nosotros nos llamaron desde Estados Unidos, en mil novecientos setentaiocho. Dos años después volvimos a una gira por todo México, y mas tarde, viendo con mi esposa el futuro académico de nuestros hijos, decidimos radicar definitivamente en los Estados Unidos, en Virginia, precisamente”, muestra su confesión.

Hoy hay muchos Pasteles, incluso algunos que ni conocen Chimbote”, ofrece su resignación, “poseo el uso del nombre, la patente, pero me cansé de todo ello, es imposible perseguir la suplantación de nombres, porque solo ganan los abogados y las autoridades corruptas”, se queja, intento cambiar de tercio y le pregunto por los conciertos de mas gratos recuerdos, sin vacilar Hugo Acuña responde, “definitivamente el primero que ofrecimos en el Cuzco, no sabíamos aún la dimensión de nuestra música, cuando llegamos al aeropuerto, una multitud nos esperaba, luego aguardaban en el hotel Nazareth, donde nos alojamos, exigiéndonos con sus gritos salir al balcón, cuando fuimos al coliseo cerrado, la gente venía detrás como una procesión, años después se repitió la misma escena en Yucatán, pero lo de Cuzco fue inolvidable”, expresa sin ambages.

Hablando de hoteles, le pido que me cuente esa bella inspiración instrumental de “Hotel San Carlos”, esta vez, la voz que difunde el pueblo es real, “cada vez que viajábamos a Lima, nos alojábamos allí, al lado de Ormeño”, sonríe feliz de rememorar, “los dueños eran unos japoneses y siempre nos trataron muy bien, como gratitud a esas atenciones, nació ese tema y le pusimos ese nombre porque nació en ese lugar, en nuestros ratos de descanso”, le hago saber que es una melodía hermosa, la primera guitarra del grupo mas importante de Perú, devuelve agradecimientos, entonces soy mas concreto, “me agrada mucho, por la brillantez de su ejecución, y porque mas de una vez recalé por allí, por motivos non sanctos”, esta vez Hugo Acuña estalla en carcajadas, le siento feliz.

Intento aprovecharme de su locuacidad, para extraer una breve “radiografía” de su personalidad, -que acostumbramos hacer en el “Secuestro de la Inspiración”-, le pregunto por Dios, el músico responde “es quien lo da todo para nosotros”; inquiero sobre “Pasteles Verdes”, él contesta “un sueño hecho realidad”; cuando expreso Chimbote, muestra su rapidez, “un lugar que jamás debemos de olvidar”; prosigo con la palabra música, sin dudas, señala “nuestra vida”, cuando pregunto por sus cuatro hijos, “son el mejor regalo que me brindó mi esposa, los tres varones son ingenieros”, proclama su orgullo, cuando menciono Ricardina Choy el nombre de su esposa, aparece su emoción, “es mi felicidad, junto a Dios y mis hijos, significa mi vida, la conocí cuando ella tenía diecisiete y yo un año más, llevamos cuarenta años de casados, y cada día nos enamoramos mas”, por vez primera siento la intensidad de su conmoción afectiva a la mujer que adora.

Viajamos raudos al presente y pregunto por “Mama Cesta”, grupo de rock que forman sus hijos Dubbie, Richie y Víctor Hugo, “viene a ser su propia versión del rock en español, aunque les he exhortado a cambien de nombre, porque no es bueno para el marketing”, reflexiona con seriedad, “ellos junto a Kike Gamez, también integran Pasteles Verdes, que como señalamos en nuestras actuaciones, somos orgullosos de ser peruanos”, señala con convicción nacional, “tenemos un espectáculo que se llama La Leyenda Continúa, hacemos giras en USA, México, también estuvimos en Japón, a ver si pronto lo presentamos en España”, acota con probada aspiración.

Pero usted también es una leyenda, estimado Hugo, saborear pasteles con usted es compartir exquisiteces, con esos manjares musicales que nos ha legado, es deleitarnos con anécdotas de toda laya, es revivir, añejos romances y contemplar algunas melancolías, es también recordar por siempre vuestras melodías, es repasar la historia de nuestra biografía y las crónicas de nuestra ciudad. Usted así lo quiso, el amor y el desamor así lo evocan. Mientras perciba los acordes de Erick Jhonier, siga cuidando esa leyenda que nuevas apologías nacerán para intentar ofrecer gratitud a quien como usted nos obsequiara con sus armonías, ingentes caudales de felicidad.

Fraternalmente.

R.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19 comentariosEscribe tu comentario

19 comentarios Escribe tu comentario

ALBERTO BAZÁN

ALBERTO BAZÁN dijo

¡Lo hiciste mi estimado Rolando!... lograste tremenda entrevista a este hombre que sin lugar a dudas es un ícono de nuestra música chimbotana. Te felicito de veras por este artículo que me ha llevado a recordar viejos tiempos., aquellos donde el amor fluía a borbotones. Un abrazo

Vanessa B.

Vanessa B. dijo

Querido Ro, recuerdo aquella noche que comenzaste a explicar toda la letra de Esclavo y Amo, te pasaste mucho rato explicando el significado de los versos de esa cancion, estabas emocionado y yo te escuchaba como una alumna a su maestro. Me ha gustado tu plática con el fundador de los Pasteles Verdes. muchos besos y me alegro de sentirte muy bien.

Laureola

Laureola dijo

Muy buena entrevista, merecido Homenaje con este articulo, Hugo Acuña y Los Pasteles Verdes son una Leyenda Chimbotana!

Luis Aguirre Barrón

Luis Aguirre Barrón dijo

Gracias Rolando por permitirnos navegar en el alma de Hugo. Saber detalles que emocionan y que como chimbotanos acrecientan el orgullo que tenemos por Los Pasteles Verdes.

Eduardo Quevedo Serrano

Eduardo Quevedo Serrano dijo

RECUERDOS DE UNA NOCHE nos recuerda las mil y una noche de gloria e inspiración que vivió la música de nuestro puerto en el pasado reciente. Los Pasteles Verdes y músicos como Hugo Acuña, Aldo Guibovich, Fernando Arias, y otros más corresponden a esta etapa de oro.

Recuerdo de una noche es mi tema favorito de los Pasteles Verdes. Es una canción original. Su letra y música marcó a nuestra generación, y siempre la he considerado el himno romántico de Chimbote.

Para Rolando y Hugo Acuña mi saludo y permanente admiración.
Eduardo

Lucho Galvez

Lucho Galvez dijo

Recuerdo las fiestas en el casino español, en el sindicato de pescadores, cuando Hugo tocaba esa guitarra como solo tocan los tromes, una pena que se separaran con Aldo, pero hay que ser justos, Hugo Acuña con su hermano Cesar fueron los fundadores de los autenticos Pasteles Verdes que es orgullo chimbotano, me ha alegrado leer sus declaraciones, gracias. Lucho.

tony  vargas

tony vargas dijo

fueron ,son y seran siempre los pasteles verdes la musica con la q yo creci y la que mas me gusta cantar siempre q tengo oportunidad aunque yo sea guatemalteco es mi musica del ayer y de siempre adelante pasteles muchos trimfos cordial saludo para todos

Dj Latino

Dj Latino dijo

En verdad existen varios grupos que se dicen llamar Los Pasteles verdes, pero claro, la mayoría de ellos son ex-integrantes de la agrupación, como Aldo y sus pasteles verdes, Fernado Arias y los pasteles verdes, entre otros falsos pasteles que nunca pasaron por el grupo y no son Peruanos. El verdadero grupo, es del maestro Hugo Acuña. Saludos, amigo Rolando.

Juan Bazán

Juan Bazán dijo

"Pero usted también es una leyenda, estimado Hugo, saborear pasteles con usted es compartir exquisiteces, con esos manjares musicales que nos ha legado, es deleitarnos con anécdotas de toda laya, es revivir, añejos romances y contemplar algunas melancolías". lindo fragmento Rolando extraordinario.

JAIME

JAIME dijo

Hola mi estimado Rolando jajajajajaja no pasa nada amigo, mira es q lo he leido varias veces tu relato sobre los Pasteles verdes, no por que no lo entendia ,no si no por que me gusta volver a recordar todo sobre ellos, es que fue una epoca muy bonita de mi niñez , claro q los dos son mas mayores que yo a ellos los conoci a Hugo y Cesar en la iglesia de San Francisco de Asis ellos pertenecian a la JIC (Juventud Independiente Cristina) bueno antes ellos fueron acolitos igual q yo y tengo la mente fresca de todos esos momentos buenos que pase en aquella iglesia y de su musica que decir amigo, fueron de lo mejor por marcaron una epoca que sera muy dificil de olvidar al menos yo disfrute mucho con ellos, los que vinieron despues los falsos, esos no merecen ni mentarlos ya mas adelante conversaremos largo y tendido de ellos. Saludos amigo ya estaremos en cualquier momento.

Diogenes Echeverria

Diogenes Echeverria dijo

Recuerdos de una noche, esclavo y amo entre otras, eran mis favoritas en nuestras serenatas en mi pueblo natal cuantos recuerdos, maravillosa la entrevista

Luis Acuña Palavicini

Luis Acuña Palavicini dijo

Al César, lo que es del César...Una recua de falsos pasteles inundó el mercado discográfico latinoamericano y el principal causante de ello fue Alberto Maraví quien, junto a la mesquindad de Guivobich, parió a "Aldo y sus Pasteles Verdes", traición a la que se sumaron varios otros "productores" que lo único que produjeron fue imitadores sin clase y sin pudor, con el único propósito de lucrar con la calidad artística y la creciente fama de los auténticos Pasteles Verdes de Chimbote liderados por César y Hugo Acuña Lecca, a mucha honra sobrinos míos.
Y como no se puede tapar el sol con un dedo, la fama y la popularidad de este grupo musical romántico chimbotano sigue creciendo como la tarde cuando el sol declina y, mientras que de los otros pasteles enverdecidos por el moho ya nadie se acuerda, el grupo original sigue cosechando éxitos en todos los Estados de la Unión, en Méjico y hasta en el Asia, de lo cual los peruanos nos sentimos orgullosos...Qué viva el Perú, Carajo.

Limeña.

Limeña. dijo

Ha sido saborear un delicioso pastel este relato, hermoso, lleno de emoción y recuerdos. Puedo imaginar tu rostro lleno de emoción y tus dedos volando sobre el teclado, para hacernos saber de esta hermosa entrevista, no en vano te dije alguna vez que eres MARCA PERÚ. Besos y mi admiración para ti, genial escritor.

pepe

pepe dijo

muy importante entrvista y sobre todo una verdad q el perù deberiA SABER. GRACIAS ROLO

Guillermo G.

Guillermo G. dijo

Sin duda, la primera guitarra de Chimbote siempre fue Hugo Acuña , con Los Pasteles Verdes de Chimbote, lindos tiempos de verdadero romanticismo,su inigualable talento lo demuestra con el tema Hotel San Carlos,donde hace tararear a su guitarrauna melodia deliciosa.Como olvidar de los mano a mano de Los Pasteles Verdes y Los Rumbaneys, era la mejor epoca de la musica en el Peru , MADE IN CHIMBOTE.
Grato relato , del cofre de los recuerdos, querido Rolando
Un abrazo hno.
BENDICIONES.

LEO

LEO dijo

LEO VILLALOBOS SOSA

LEO VILLALOBOS SOSA dijo

muy buen articulo haciendo una remenbranza de lo que fue y es actualmente los pasteles verdes de chimbote como no recordar esas bellas canciones como recuerdos de una noche por eso digo que pasteles verdes solo hay uno el de hugo acuña porque conserva su mismo estilo fueron epocas inolvidables y da gusto saber que se mantienen vigentes a pesar del tiempo en ese tiempo yo tenia 17 años y hasta ahora disfruto de sus canciones felicidades

Francisco Javier Luna Romero

Francisco Javier Luna Romero dijo

Soy admirador de los Pasteles verde, recuerdo la epoca que vivieron en Mexico, sus exitos son de lo mejor, lastima que Aldo abandonara el grupo, buen reportaje, saludos a los hermanos Acuña

Daniel Sales

Daniel Sales dijo

No Brasil chegaram em 1984 a 1988 imitadores do grupo Los Pasteles verdes, acho que era marco Mendez guibovich. Fizeram sucesso.

Escribe tu comentario

Amigos

Fans

  • Tucho Novoa
  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • THE SAVE LIFE
  • Primitivo Algaba
  • Cristhian Ticona Coaguila

Ídolos

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):