Ruta Quetzal

24 Dic 2009

Escrito por martafc

24 Dic 2009 - Enlace

"Papá, Mamá: Feliz Nochebuena desde Chile"

Algo nervioso, pero contento, Diego se coloca delante de la cámara y sonríe. Frente a él, en una pantalla, sus padres se muestran mucho más alterados. Pero exultantes. La conexión Hispasat ha hecho posible el milagro. Su hijo Diego ha decidido sacrificar este año las delicias de la Navidad en familia para unirse a la causa rutera. Pero al menos, el día de Nochebuena, le pueden ver y oír en teleconferencia.
Como Diego, unos treinta expedicionarios han tenido el regalo navideño de hablar cinco minutos con sus padres. Los unos, desde Curarrehue, en la Auracanía chilena. Los otros, desde la sede madrileña de Hispasat. Las siete de la mañana, hora chilena (las once españolas). Miguel de la Quadra-Salcedo también ha querido ser participe de este prodigio tecnológico que no acorta distancias, pero sí transmite a la velocidad de la luz sonrisas y afectos. “Los chicos han soltado amarras y empiezan a navegar solos. Se fueron chavales, y volverán como hombres”, ha apuntado De la Quadra en comunicación con los cabeza de familia.
“Papá, no te enfades, pero me he quemado”, confesaba Irene con lágrimas en los ojos. “Pero no te preocupes si lloro, Mamá. Es de pura alegría”, aclaraba. Diego aprovechaba la breve comunicación para contarle a su padre sobre la Isla de Juan Fernández. “Te hubiera encantado el buque en el que viajamos. En cuanto lo vimos, nos pareció de Piratas del Caribe”, remachaba.
Y ha habido felicitaciones para abuelos, tíos, primos, hermanos. Y menciones a las notas de los chavales, que han sido, de media, muy buenas. Y referencias a la comida. Valentina le confesaba a su madre que “pasa hambre porque entre comida y comida hay demasiado tiempo. Así que vamos comiendo cachitos de pan”. Pero junto a las penurias, también los lujos. En teleconferencia, varios ruteros han recordado la deliciosa langosta que se zamparon en la Isla de Robinson Crusoe. “Pero tú no odiabas el pescado”, preguntaba atónita la madre de una de las ruteras.
La Ruta transforma inevitablemente a los que en ella se embarcan. El padre de Valentina le encomendaba a su hija que aproveche la oportunidad de cambio. Pero con precaución. “Hija, no le hagas caso a Miguel de la Quadra, y no vuelvas hecha un hombre”.

Escribe tu comentario

Los autores

Avatar de martafc

Marta Fernández-Caparrós acompaña a la Ruta Quetzal BBVA 2009 en su tramo final: las regiones de la Araucanía y Biobío de Chile. Unas Navidades insólitas en tierras indígenas y en compañía de 270 expedicionarios de todas las partes del mundo.

Ver perfil

Mis tags

ElPais.com Sociedad

Esperando Contenido Widget ...

Buscar

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):