31 May 2012

¡¡He vuelto!!

Escrito por: Damián G. Ponce el 31 May 2012 - URL Permanente

He vuelto, señores, para gran pavor de mis enemigos, éxtasis de mis aliados y peñazo para mis amigos a quienes sacudo este blog en los morros para que al menos alguien me lea.

Hablar aquí de lo que está ocurriendo (y lo que está ocurriendo está enormemente contaminado por mis pensamientos, pareceres, cinismo, mala leche y la habitual dosis de ironía) puede resultar baladí, cargante, pesado o redundante. Pero me voy a permitir el lujo. Porque se me apetece, qué leches, y el blog es mío. Todo mío. Aunque con este post no coseche ni un magro comentario. A ver cómo me sale.

Resulta, (soy un chicarrón del norte informado), que tenemos una prima que es de riesgo, que es como la prima tonta pero con un bote de nitroglicerina en una mano, nuestro billetero en la otra y un ataque de hipo. Los señores importantes sudan mucho bajo sus trajes carísimos que pagan honradamente con nuestro dinero, que es más honrado aún, mientras ven a la prima de marras subir escalón tras escalón, para encaramarse a una azotea con unas vistas cojonudas. Paralelamente cuanto más sube, más nos baja a nosotros a los infiernos (económicos) donde los Jueces Malvados que enjuician las almas se frotan las manos y afilan los colmillos mientras preparan la cubertería de plata y cuchichean en alemán, inglés, finlandés y francés. La prima ha decidido, además ponerse a hacer equilibrismos sobre la cornisa a la pata coja. Y el hipo sube que te sube. Nosotros a punto del infarto.

Por otro lado, a ojos europeos y yankis, cada vez hay más gente con tiempo libre que deciden dejar de trabajar, no se sabe muy bien por culpa de quién, porque todos saben que somos un pueblo dado al cachondeo y las cuchufletas y que si no trabajamos es porque no queremos. Nos gusta tanto el ocio, el esparcimiento, la siesta y la última moda: la indignación. Si es que semos un pueblo extraño.

Suma y sigue: las Universidades están peor que nunca, con recortes, profesores que ven cómo se siegan sus derechos y aumentan sus deberes, alumnos que piensan seriamente en el mercado ilegal de órganos y en la tuna para pagarse los estudios. Pero la tuna, a la antigua, la dura, la de patearse la ciudad cada noche para pillar un plato de garbanzos. La de navaja y cancioncillas, mala leche y desfloramientos en esquinas oscuras entre mandolinas y becas de colores.

Concluyo, que ya he dispersado bastante la mierda: El mundo sigue girando. Y lo seguirá haciendo. Cinco millones de parados arriba o abajo, prima sociópata y etérea mediante, cabrones con corbata que nos chupan la sangre mientras protestamos agudamente desde el sofá la mayoría, desde las plazas unos pocos, cuando toca, de por medio. Con un gobierno que hace lo que da la gana, lo haya prometido o no, se contradiga o no.

He vuelto. Para quedarme. La tesis me reclama, pero en breve, otra entrada en este insufrible blog, recetas de cocina, pensamientos raros, y alguna que otra frikada. Y espero, con invitados. Saludos a todos. ¡Temblad!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

2 comentarios Escribe tu comentario

La Rizos

La Rizos dijo

¡Queremos más recetas metaleras!

Doctor Jack Ryder

Doctor Jack Ryder dijo

Hola. Soy un magro comentario. Se me reconocerá porque soy flaco, enjuto y sin grasa. Buenísimo para los blogs con problemas de colesterol, pero poca cosa para cualquier otro blog en general. Con todo y con eso, he sido debidamente cosechado, así que aquí estoy.

Mi autor quisiera añadir que, tal y como están las cosas, él se está planteando más de una vez seguir un camino similar al de la tuna. Es decir: comprender que la situación es insostenible, entender que se debe hacer algo, vestirse de negro, ponerse una capa y salir por las noches a hacer algo que luego ante sus amistades tendrá que negar, con la esperanza de cambiar un poco esta situación. El hecho de que se plantee acercarse a la prima esquizoide esa o a los señores trajeados o a los gobernantes (oh sí, especialmente a los gobernantes), agarrarles por el cuello de la camisa y preguntarles con voz gutural "Why you wanna kill me?" en lugar de pedirles que le den el clavel de su boca como una buena mocita sólo es un pequeño matiz, nada especialmente destacable.

Escribe tu comentario

Amigos

  • cauci66
  • Lucia Angélica FOLINO
  • f.j.ramirez

Ídolos

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):