11 Feb 2012

Dos generaciones enfrentadas por la revolución tecnológica

Escrito por: Jesús Espino González el 11 Feb 2012 - URL Permanente

Fran Alameda me envió hace semanas un cuestionario por correo electrónico. Recientemente, con gran retraso, contesté. Comparto sus preguntas y mis respuestas en este post:

1. ¿Podrías resumir brevemente cuál es el momento del Periodismo en cuanto al modelo de negocio?

Es un momento crítico: los nuevos soportes digitales generan menos ingresos, la publicidad está en caída libre y los futuros consumidores de productos periodísticos no están dispuestos a pagar por informarse. El sector atraviesa una doble crisis: estructural, por el impacto de las nuevas tecnologías y el brutal cambio en la manera de informarse de los más jóvenes; coyuntural, por la crisis económica que a todos nos afecta.

2. ¿Podrán subsistir algunos periódicos al fin del papel?

Recuerdo haberle escuchado a Juan Luis Cebrián, consejero delegado de PRISA, que el papel se convertirá en una especie de "reserva ecológica" durante una conferencia que pronunció en el CAC a principios de 2010. Me parece bastante acertado el comentario: el papel subsistirá como producto elitista, destinado a un segmento del público exclusivo. Probablemente las grandes marcas, los diarios más consolidados y pertenecientes a los grupos de comunicación más sólidos, sean capaces de mantener ediciones en papel compatibles con las digitales. En este sentido, Orbyt (pionera) y Kiosko y más son plataformas a tener en cuenta, aunque desgraciadamente creo que pese a conjugar papel e Internet no van a lograr el verdadero desafío, que es generar nuevos lectores.

3. Y si no… ¿Qué hay detrás de esto?, ¿qué hay detrás de su desaparición del formato tradicional?

Creo que el fondo del asunto es sencillo pese a la complejidad de sus consecuencias: hay dos generaciones enfrentadas por la revolución tecnológica y el uso que hacen de los dispositivos. En rigor, hay tres: una, los nativos digitales (nacidos a partir de 1990), totalmente adaptados al uso de nuevas tecnologías; otra, intermedia, a la que yo pertenezco, que es la generación audiovisual, a la que nos ha pillado la mutación con cierta edad aunque a tiempo de sincronizar el paso; y la última, que es la de quienes nunca podrán adaptarse al nuevo paradigma o tienen muy difícil hacerlo debido a su avanzada edad y falta de pericia con los 'gadgets'. Cuando esta última generación desaparezca, la transición de analógico a digital se habrá completado o estará a punto de hacerlo. No obstante, quiero destacar algo: tener más información no es estar mejor informado; hay más conocimiento que nunca, sí, pero menor capacidad que nunca para hacerlo. En definitiva, los nativos digitales tienen las mejores habilidades de la historia, pero no los mejores conocimientos. El gran desafío es que las mejores habilidades conduzcan a los mejores conocimientos, cosa que no estamos consiguiendo en España y sí está ocurriendo en Finlandia o Corea del Sur (véase el célebre informe PISA).

4. ¿Son Orbyt y Kiosko y más plataformas con futuro o, por el contrario, se limitan a sufragar algún que otro gasto más o menos momentáneo?

Me remito a la respuesta 2 y amplío: creo que estas plataformas son magníficas y un orgullo para la industria editorial española, ya que nos colocan en vanguardia. Es obligado para un país como éste, donde la tasa de lectura de prensa es ridícula (menos de 100 ejemplares/1.000 habitantes, por debajo del indicador que la UNESCO determina como umbral de la alfabetización funcional), que los periódicos hagan un esfuerzo por adaptarse. Pero creo que tanto Orbyt como Kiosko y más no son la receta definitiva, sino una respuesta de transición: retienen a quienes ya leían prensa, constituyen ofertas interesantes al eliminar los costes de impresión, transporte y distribución... Pero, insisto, no son la clave para captar nuevos lectores. En eso, en la captación de nuevos lectores, está el verdadero desafío. Sin generar nuevos lectores no hay punto de partida posible.

5. Giovanni di Lorenzo, director del semanario alemán, ‘Die Welt’, dice que el periodismo digital “hace de todo menos dinero”. ¿Crees que se puede ganar dinero haciendo periodismo digital como es el caso de los blogs?

Creo que los editores tienen que mentalizarse de que el nuevo paradigma supone márgenes de explotación menores, mucho más pequeños. El periodismo digital generará, necesariamente, menos dinero. Esto, lamentablemente, es así. ¿Quién ha logrado hasta ahora monetizar? El 'Hufftington Post' (ahora socio de 'El País'). ¿A costa de qué? De parasitar contenido ajeno. No obstante, hay un trasfondo: se ha generado una cultura de la gratuidad perversa. Informarse cuesta, y quien quiera el mejor producto editorial deberá pagar por él. Recientemente, los diarios regionales de Vocento han cerrado sus artículos de opinión (sólo pueden leerse a través de Kiosko y más) y parte del resto de sus contenidos; Unidad Editorial ya lo había hecho hace mucho. Por tanto, no es que el periodismo digital no haga dinero, es que los editores creyeron que si no volcaban su contenido gratis en la web perderían el tren de la modernidad y decidieron tratar de forma distinta a quien iba al quiosco que a quienes leían en pantalla. ¿Por qué los que comprábamos prensa 'subvencionábamos' la lectura de quienes no lo hacían? Se equivocaron. Ahora es fácil decirlo, pero visto con perspectiva hubo un error.

6. ¿Llega tarde el periódico de papel cuando aparece al día siguiente de que pasen los hechos?

Por supuesto. El periódico de papel, para sobrevivir, debería tener menos páginas, cargarse secciones que han sido ampliamente superadas por la instantaneidad de Internet (tiempo, cotizaciones y demás información cuya actualización no es diaria, sino en tiempo real). En definitiva, los diarios de papel tienen que olvidarse de las noticias (me refiero a las disponibles gratuitamente a golpe de búsqueda en Google) y volcarse en los demás géneros: reportaje, crónica, artículo. Un buen ejemplo: hace poco Pablo Ordaz ha escrito para 'El País' maravillosos textos sobre el naufragio del 'Costa Concordia', una cobertura sobresaliente. Ésa es la diferencia entre el periódico y los demás medios, la ventaja diferencial de la prensa sobre otros soportes. Lo importante no es contarlo primero, sino contarlo bien. Los periódicos tienen que dedicarse a contar las cosas muy bien, mejor que nadie; para contarlas primero ya están los medios 'flash'.

7. ¿Hasta dónde y con qué puede acarrear la revolución digital?

¿Hasta dónde puede llegar y con qué puede acabar, quieres decir? Pedro J. Ramírez dice que estamos "en un terremoto dentro de un tsunami". Es pronto para saberlo. En cualquier caso, la manera de informarse ha cambiado para siempre. Esto llegará hasta que oferta y demanda encajen. El sector de la comunicación tiene que dar con un producto por el que sus clientes estén dispuestos a pagar. Dentro de esos parámetros, veremos hasta dónde se llega.

8. ¿Cuál es la verdadera o principal causa de este dubitativo momento del periodismo?

La convivencia de dos generaciones con usos radicalmente distintos de la tecnología en el momento crítico en el que la tecnología está imponiéndose como factor determinante para la inclusión social. Nunca antes en la sociedad los cambios eran tan rápidos ni drásticos, ni costaba tanto asimilarlos y entenderlos. Este cambio no sólo afecta al periodismo, pero sí afecta particularmente al periodismo.

9. Sobre blogs, ¿es una ventaja para un periodista?, ¿por qué?

Son parte de su huella digital, su carta de presentación. Claramente, constituyen una ventaja y permiten que ciertos contenidos que nunca cabrían en un periódico se publiquen sin limitación de espacio.

10. ¿No crees que éstos (y quizás Twitter aunque en menor medida) alimentan la gratuidad de los contenidos periodísticos, es decir, de ese hasta #gratisnotrabajo.

Es cierto, pero hay que estar. Un ejemplo llamativo es 'Muy interesante', si no me equivoco la publicación española con más seguidores en Twitter, por encima del medio millón. Si cruzas ese dato con sus ventas, no hay correlación. No mezclaría eso con #gratisnotrabajo: son debates distintos.

11. ¿Qué modelo de negocio puede ser el futuro de las empresas de comunicación?

Aquel capaz de generar nuevos públicos para traducir su captación en ingresos. Hacer lo de siempre mejor que nunca, utilizar las posibilidades que nos brindan las nuevas tecnologías para ofrecer el periodismo con mayor calidad de la historia. Evidentemente, éste es el planteamiento teórico; la práctica es otra cosa.

12. ¿Cómo definirías Twitter y por qué lo recomendarías?

Te respondo con un post.

13. ¿Por qué en España existe tal déficit de lectores cuando leer un periódico es una necesidad ‘quasi’ básica?

Porque no nos enseñan a leer prensa desde la escuela. Es preocupante que aspirantes a periodistas apenas lean prensa. Es una cuestión cultural que debería corregirse desde la raíz del sistema educativo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 May 2011

Sin lectores no hay prensa (ni libertad de prensa)

Escrito por: Jesús Espino González el 03 May 2011 - URL Permanente

Esta mañana he tenido el honor de moderar una mesa sobre universidad durante la celebración, en la Caja Blanca, del Día Mundial de la Libertad de Prensa, acto organizado por la Cátedra UNESCO de la Universidad de Málaga.

Alumnos de 1º y 2º de Bachillerato de los institutos Cánovas del Castillo, Belén, Mare Nostrum y Jardines de Puerta Oscura (también había estudiantes de Comunicación) han preguntado a Agustín Rivera (profesor de Periodismo), Juan López (representante de los alumnos de Teleco) y Beatriz Quintana (representante de los alumnos de Derecho) sobre Bolonia, los posgrados, las becas, la posibilidad de estudiar fuera de España, el impacto de la tecnología, las expectativas laborales, la rutina de un universitario y hasta la calidad de las cafeterías del campus de Teatinos.

Sin ánimo de erigirme en Pepito Grillo, he lanzado a quienes en breve serán universitarios un mensaje:

  • El año que viene, en 2012, se cumplirá el bicentenario de la primera Constitución española, que recogió la libertad de prensa. Me refiero a Cádiz, que siguió la estela de Virginia (1776) y París (1789). Por tanto, sobre el papel, 200 años. En términos históricos, dos siglos son un suspiro.
  • Digo sobre el papel porque no hablamos de 200 años ininterrumpidos: el siglo XIX fue convulso, con sucesivas constituciones que se contradecían entre sí, que primero daban y luego quitaban espacio a la libertad de expresión, que tejían y destejían; el siglo XX, por su parte, contiene una cruenta guerra civil y dos dictaduras.
  • Por tanto, la libertad de prensa de la que ahora disfrutamos es jovencísima: tiene poco más de 30 años y emana de la Constitución de 1978 (artículo 20). Aunque los menos mayores se han criado en Democracia (yo mismo, pues nací en 1977), la libertad de prensa no viene por defecto en las sociedades: es una conquista; como cualquier territorio valioso debe ser apreciado y defendido.
  • Como ciudadanos (no digo como universitarios ni, si fuera el caso, estudiantes de Periodismo), podemos hacer algo por la libertad de prensa, por su apasionada defensa. Es más, tenemos la obligación cívica de hacerlo. Nuestra contribución al mantenimiento de esta fundamental pieza del engranaje democrático es LEER PRENSA, en papel o pantalla, tanto da.
  • Solo así nos ganaremos el derecho de participar inteligentemente, con criterio, en una sociedad cada vez más compleja, en la que los cambios son tan rápidos y drásticos que para asimilarlos y entenderlos necesitamos información contrastada. Ésa que solo un periodista es capaz de servirnos. Ésa que solo publican los periódicos de calidad. Ésa que deberían enseñarnos a consumir desde la escuela.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09 Abr 2011

Salvador Sostres, un columnista anormal

Escrito por: Jesús Espino González el 09 Abr 2011 - URL Permanente


«Un chico normal de 21 años que está enamorado de su novia embarazada es normal que pierda el corazón y la cabeza, el sentido y el mundo de vista, si un día llega a casa y su chica le dice que le va a dejar y que, además, el bebé que espera no es suyo (…). Es un chico normal sometido a la presión de una violencia infinita, una violencia que no por no ser física es menos violenta; un chico que luego tuvo una reacción terrible, inaceptable e inasumible, criminal, y que no sólo terminó con la vida de su novia y la de la criatura que esperaba, sino que terminó, en cierto modo, con la suya propia (…). Este chico no es un monstruo. Es un chico normal disparado al centro de su querer, arrancado a la vez de su novia y de su hijo, sometido a una violencia brutal que al no ser física nunca se considera, pero que ahoga y machaca lo mismo que cualquier otra violencia. Hay muchas formas de violencia. La mayoría de los que escriben y leen sobre sucesos ignora cómo a veces el amor se convierte en escoria y en desgracia y se abraza desesperadamente a la tragedia» (Salvador Sostres, Un chico normal; 'El Mundo', 07/04/2011).

Vaya por delante que la ultracorrección política me espanta. Leo con gusto a quienes abandonan los raíles, se salen del guion, rompen los moldes (por ejemplo, Arturo Pérez-Reverte y Javier Marías, aunque en algunas ocasiones estomaguen y en otras se gusten demasiado). Pero lo de Salvador Sostres lleva bastante tiempo siendo insoportable; sus columnas, aunque algunas demuestren agudeza y fondo intelectual (ciertos pasajes de 'Lee esto, obrero', publicada el 12/03/2011, me parecieron brillantes), suelen ser salvajes, incivilizadas, incendiarias. Sobrepasan la incorrección política para caer en la agresión, el insulto, la ridiculización, la falta de respeto sistemática… Un chico normal ha batido todas las marcas hasta alcanzar la náusea.

Sostres, cómodo en su papel de polemista, crecido por el (hasta ahora) incondicional apoyo de su director, ha ido creándose un personaje cada vez más alejado de la persona. La persona escribe para 'El Mundo', pero el personaje encaja en 'La Gaceta'; la persona acude a los platós de Telemadrid, pero el personaje debería ser fijo en Intereconomía, la Fox española.

Contexto: 'Elmundo.es' retira un polémico artículo de Sostres ('233 grados', 07/04/2011).

La reacción en Twitter ante un artículo de Salvador Sostres obliga a 'elmundo.es' a retirarlo (SER, 07/04/2011).

¿Violencia de qué? ('El País', 08/04/2011).

No fallaron los controles, no (José María Izquierdo, 'El País', 08/04/2011).

Mal síntoma (Arcadi Espada, 'El Mundo', 08/04/2011).

Imágenes (recortes de 'El Mundo'): 1, artículo completo de Sostres (07/04/2011); 2, información que explica por qué Pedro J. Ramírez decidió retirar el polémico texto de 'elmundo.es' (08/04/2011).

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 Mar 2011

Política y redes sociales: llega la hora de responder

Escrito por: Jesús Espino González el 26 Mar 2011 - URL Permanente

El consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Manuel Recio, ha publicado esta semana en Facebook y Twitter el “resultado final” de la investigación sobre el fraude de los ERE. Es un ensayo más, aunque éste especialmente llamativo, que demuestra la imposición de los ‘social media’ en la comunicación política.

O, mejor aún, en la comunicación de los políticos. Personas que se dedican a la política, no partidos ni instituciones. Recio ha divulgado los datos desde perfiles personales, no corporativos; ha aguantado el chaparrón de críticas (probablemente le hayan llegado decenas, si no cientos) y ha dado respuestas, nos parezcan o no suficientes, estemos o no de acuerdo con ellas. En este sentido (más allá del recorrido que tenga el gravísimo asunto de los ERE), el consejero de Empleo es un ejemplo de nuevas (y, a mi juicio, buenas) prácticas en comunicación, de cómo se construye reputación ‘on line’.

En Málaga, quien más y mejor uso político hace de las redes sociales (merece una calificación de notable) es la concejala de Bienestar Social, Mariví Romero. Por eso la invité a EADE, para que diera una charla (a alumnos que necesitan aprender a tratar con las fuentes, aunque abierta a todo aquel que quisiera acudir) y nos contara su experiencia. Fue el pasado 15 de marzo y se contó en Twitter con el hashtag "#polred".

  • Abrió su blog en WordPress el 15 de junio de 2008, y según cuenta la primera reacción de los periódicos locales fue “negativa” porque en sus posts se desmarcaba de la línea oficial de su partido, el PP. “Un partido político no es una secta”, afirma Romero al recordar su postura favorable al matrimonio gay o la adopción por parte de parejas homosexuales. Muchos le reprochaban que no se limitara a contar, exclusivamente, lo que hacía en el Ayuntamiento. El blog suma ahora más de 550 posts, más de 166.000 visitas, unos 2.800 suscriptores y casi 3.900 comentarios aprobados (más de 4.200 no lo fueron por su carácter ofensivo o inapropiado).
  • Abrió perfil en Facebook el 20 de septiembre de 2008, primero para dar difusión a su blog y también para canalizar peticiones al Ayuntamiento. Sus compañeros de partido le preguntaban si lo utilizaba para ligar. En menos de nueve meses superó los 5.000 amigos y tuvo que abrir ‘fan page’. Ahora suma más de 3.000 ‘likes’. Lo más activo, los mensajes privados. Ha atendido a más de 3.500 personas por vía Facebook y ‘desvirtualizado’ a casi medio millar. Dado el carácter “visual” de esta red social, la utiliza para colgar fotografías y videos, aunque también como soporte burocrático (documentos y notas de prensa).
  • Abrió cuenta en Twitter (“mi medio natural, el que más me gusta”) en octubre de 2008, aunque permaneció inactiva hasta julio de 2010, cuando adquirió un iPhone. Ahora tiene apodo: 'Marituit' (según un estudio de Edén Comunicación, emite 22,83 tuiteos al día).

Cinco titulares extraídos de su intervención:

  • “Si un político entra y se lo toma en serio tiene que dar la cara y no sólo lanzar su mensaje; no sólo somos políticos, también somos personas”.
  • “Usar redes sociales me hace reflexionar sobre las decisiones que tomo”.
  • “Espero que los perfiles [de políticos] abiertos ahora sigan tras el 22-M; si se cierran, será un fraude”.
  • “O los políticos nos adaptamos a las redes sociales o la distancia con los ciudadanos será cada vez mayor”.
  • “Un mitin es un gasto innecesario, una gran obra de teatro”.

Limitar el empleo de Twitter (y demás redes sociales) a diseminar propaganda electoral es un error (Teodoro León Gross ha escrito esta semana un artículo imprescindible al respecto), pues los ciudadanos que deciden seguir a un político ya no esperan recibir mensajes unidireccionales desde el púlpito, sino interactuar, interpelar, plantear un problema para el que buscan solución; reprochar las más de las veces y elogiar ocasionalmente; buscan un relato: generación de contenido (no sólo texto), historias cotidianas, palabras espontáneas, propuestas claras en temas que les afectan, guiños, contexto, coherencia, firmeza, actualidad, ironía… También, es cierto, polémica, errores, tropiezos, contradicciones, renuncios...

El cambio de paradigma (de ‘uno a todos’ a ‘todos a todos’) ha modificado la comunicación política para siempre. Y también los cimientos de la misma política, pues estamos explorando un modelo de democracia asamblearia que supera a la democracia representativa instituida tras las revoluciones liberales (buena prueba es el reciente, vivo y sonado debate sobre la llamada ‘Ley Sinde’).

El político ya no sólo llega al ciudadano/elector/contribuyente a través de los periodistas (que valoran e interpretan) y los medios (que publican dichas valoraciones e interpretaciones): ahora puede hacerlo directamente, sin intermediarios. Se abre un ‘atajo’ para la comunicación política, pero aunque el camino al receptor se acorta persuadirle resulta más complejo.

Una vez más, no hablamos de futuro, sino de presente; no hablamos de modas, sino de tendencias irreversibles. Aunque quienes manejan estas herramientas aún son minoría, los nativos digitales (nacidos a partir de 1990) empujan: para cuando ellos tengan 30 años (es decir, dentro de menos de diez) todos (repito, todos) tendremos que estar preparados para manejar la tecnología con cierta habilidad. De lo contrario, estaremos condenándonos a la exclusión laboral y, en consecuencia, social.

Foto: Obama, durante la campaña de 2008, con su mítica BlackBerry (http://venturebeat.com).

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 Mar 2011

Taller de Prensa se convierte en @TallerdePrensa y abre sede en Facebook y Tuenti

Escrito por: Jesús Espino González el 12 Mar 2011 - URL Permanente

Este blog ha cambiado de nombre: de Taller de Prensa pasa a @TallerdePrensa, que es como se llama su perfil en Twitter (por coherencia, eficacia y recuerdo, no tiene sentido que una identidad reciba distintas denominaciones).

Asimismo, para mejorar la consecusión de los objetivos didácticos de la asignatura, @TallerdePrensa ha abierto sede en Facebook y Tuenti (que, desengañémonos, es donde consumen información los alumnos).

Si los estudiantes no vienen al profesor (tanto como a éste le gustaría), el profesor tendrá que ir a los estudiantes (¿más de lo que a éstos les gusta?). Sin afán persecutorio, ojo. La intención es asomarse a las pantallas, donde dirigen toda su atención; aumentar los canales de comunicación y la interacción (ya envío las calificaciones por DM); facilitar el acceso a contenidos (más allá de Moodle).

Blog + Twitter + Facebook + Tuenti = ¿? Aquí os iré contando el resultado de la suma... Me gustaría acabar en multiplicación.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08 Mar 2011

Hacedle caso a la rubia (de Silicon Valley)

Escrito por: Jesús Espino González el 08 Mar 2011 - URL Permanente


Hace algunas semanas andaba yo ultraconectado (en Seesmic Desktop) cuando me reencontré a golpe de tuiteo con Ángel Flores ("jornalero del bit"; durante una de mis etapas profesionales, resucitador de mi PC) después de ocho años sin coincidir. Al ver mis perfiles en Twitter (@JesusEspino y @TallerdePrensa), Flores me recomendó encarecidamente que siguiera a Ana Ormaechea.

Ormaechea es ‘visiting scholar’ en la Universidad de Stanford (Palo Alto, California, Estados Unidos) y autora del blog ‘Una rubia en Silicon Valley’ (Silicon Valley, cuna mundial de la tecnología, es donde radican las más importantes empresas del sector: Adobe Systems, Apple Inc., Cisco Systems, eBay, Facebook, Google, Hewlett-Packard, Intel, McAfee, Oracle Corporation, Palm, PayPal, Sun Microsystems, Symantec y Yahoo!, entre otras). En este momento, disfruta de una excedencia como editora de la revista ‘Muy interesante’ y coordinadora de contenidos de su aplicación para iPad.

En cuanto supe lo que Ana hace, le propuse que diera una conferencia-coloquio vía Skype a mis alumnos de EADE, cosa a la que accedió encantada y ocurrió ayer. Como podéis ver el video completo (está al principio del presente texto), voy a limitar este post a un viejo ejercicio periodístico: sacar titulares.

  • El futuro del periodismo está ligado a la tecnología. Es un mal momento para las empresas, pero bueno para los periodistas. Lo malo es que a los periodistas nos pagan empresas periodísticas”.
  • El periodismo que hago no tiene nada que ver con lo que me enseñaron en la carrera”.
  • “Tenemos un problema muy grave, pero lo que hay que hacer es darle la vuelta y aprovechar”.
  • Lo que se cuenta en Silicon Valley sobre el futuro del periodismo: pivota sobre los ‘social media’ y las aplicaciones (no demasiado desarrolladas aún en España).
  • Jacob Morgan y John S. Peters, en su libro ‘Twittfaced’, definen ‘social media’ como “cualquier cosa que permita compartir información on line entre dos o más personas”. En esa descripción encajan Facebook, Twitter, YouTube, Skype, WordPress y Wikipedia. “No tiene que ser herramienta, ni plataforma, ni microsite. Vale todo”.
  • Antes redactabas un texto y punto. “Ahora el lector comenta y tienes que responderle”. En los programas de TV de Estados Unidos se pone en pantalla el Twitter del presentador; “ya no vale hacer la entrevista e irte a tu casa, ahora tienes que contestar a la gente”.
  • La relación directa con el lector tiene una parte negativa, la conversión del medio en un ‘call center’; y una positiva, que nos llegan sus ideas y propuestas.
  • “Pese a que haya gurús, nadie tiene mucha idea, está todo el mundo probando; como nadie sabe muy bien hacia dónde vamos, cualquier idea es bienvenida”.
  • “Twitter es una fuente de información, pero también sirve para encontrar trabajo. Las empresas de ‘social media’ buscan gente que esté en Twitter; no van a poner anuncios en Infojobs o en un periódico”.
  • El auge de los contenidos en ‘social media’ ha multiplicado las ofertas de trabajo para periodistas. Un periodista es un generador de contenido.
  • Se prevé que este año las aplicaciones crezcan un 200% en Estados Unidos; en España vamos un poco más lentos.
  • Vamos al periodismo móvil: tabletas, teléfonos... No porque lo diga Steve Jobs, sino porque todos queremos rapidez”.
  • “Si no tienes una web, aunque sea plana, no existes en Internet; con las aplicaciones va a pasar lo mismo”.
  • Tu nuevo mejor amigo tiene que ser un desarrollador”. Él programa la aplicación y tú aportas el contenido.
  • Hay que prestar “atención al crecimiento de Facebook en cuanto a contenidos; ahora mismo es lo que más nos puede interesar”.
  • “Aquí todo el mundo tiene Twitter; todas las clases tienen hashtag”.
  • Cuando acabes la carrera tienes que “estudiar algo que complemente el periodismo, no tiene que ser un máster: cursos de ‘social media’, tecnología, diseño... Págatelos aunque sea trabajando de camarero”. Por supuesto, hay que hablar inglés.
  • ‘Muy Interesante’ es la publicación española con más seguidores en Twitter, por encima del medio millón. “El problema de Twitter, una herramienta de márketing fantástica, es que no sabemos cómo monetizarlo”.
  • “Regalan ‘The New York Times’ en la puerta de todos los edificios de Stanford, pero nunca he visto una montaña agotada. Aquí la mayor parte de la gente lee las noticias a través de Twitter: es cuestión de rapidez, nadie quiere invertir más tiempo del debido en nada”.
  • “Vamos hacia una información superficial, poco profunda; es un problema y aquí lo están analizando. Falta un periodismo de fondo: en Twitter no vas a leerte un artículo de opinión, aunque te remita a un link”.
  • “Hay muchos españoles aquí haciendo cosas buenísimas; deberíamos estar orgullosos”.
  • En Stanford, el CV es la suma de LinkedIn, Twitter, Facebook y un blog. Hay que ser ‘googleable’: “Si al buscar tu nombre no sales, lo estás haciendo fatal; tu descripción tiene que estar en el primer pantallazo”.
  • En España no vamos tan mal, lo que ocurre es que en Silicon Valley se venden muy bien.
  • “No se puede crear un Silicon Valley de la nada. Esto tiene una lógica en la que se une el tiempo, el talento, Stanford y la cantidad de dinero que hay”.

Conclusión: la conferencia-coloquio de Ana Ormaechea ha sido más valiosa que un centenar de clases teóricas. Algunos alumnos la retransmitieron vía Twitter por iniciativa propia (no derramé un lagrimón de milagro); otros abrieron cuenta (en Twitter) impelidos por argumentos irrefutables; unos pocos incluso pensaron en tomar un nuevo camino: becas, idiomas, formación extra, viajes a valles remotos...

¡Muchas gracias, Ana! :)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

17 Feb 2011

Disección de las licencias literarias en prensa

Escrito por: Jesús Espino González el 17 Feb 2011 - URL Permanente

Para quienes no hayan seguido la cruenta batalla entre Arcadi Espada (‘El Mundo’) y Javier Cercas (‘El País’), es bueno que pongamos en orden los acontecimientos. Merece la pena examinar lo ocurrido como un fabuloso ejercicio práctico sobre la delimitación de fronteras entre información ('fact') y opinión ('comment'); entre periodismo y literatura. Para aprender-enseñar esto normalmente tiramos de manuales: Martínez Albertos, Martín Vivaldi, Gomis... Pero ninguno de esos fríos (y magníficos) textos puede alcanzar el cálido (y trepidante) ejemplo de la actualidad. Con todo respeto para los citados profesores, siempre es más didáctico diseccionar una rana que estudiarse un catálogo de anfibios (por fieles que sean los dibujos y precisas las fotos).

Nuestro recorrido empieza al publicarse en ‘El País’ un artículo de opinión de Francisco Rico (11/01/2011) en el que éste arremete con ímpetu contra la Ley Antitabaco. Al final del texto, en su descargo, Rico afirma: “En mi vida he fumado un solo cigarrillo”.

Resulta que Rico fuma como un carretero, hecho que provoca un aluvión de quejas (destaca la del periodista Daniel Gil) a la ‘ombudswoman’ (Defensora del Lector) de ‘El País’, Milagros Pérez Oliva, que interviene (16/01/2011): “Si el periodismo no se atiene siempre a la verdad, pierde credibilidad, tanto en el género informativo como en el de opinión. Si el profesor Rico quería hacer un ejercicio literario, debería haberse publicado en otra sección y no en la de Opinión. Porque el diario no puede dejar de tomarse en serio cuestiones tan serias como el tabaquismo y sus efectos sobre la salud. Conviene no mezclar literatura y periodismo”.

A resultas de lo escrito por Pérez Oliva (imprescindible en las aulas de Periodismo), Cercas intercede en defensa de Rico (13/02/2011) con una singular teoría: “Si aceptamos que la historia es, como dice Raymond Carr, un ensayo de comprensión imaginativa del pasado, quizá debamos aceptar también que el periodismo es un ensayo de comprensión imaginativa del presente”. Información, opinión, periodismo y literatura, a la batidora. Por separado se digieren bien, pero revueltos pueden atorarnos el intestino y obligarnos a vomitar.

Comienza la batalla:

Digo batalla porque la guerra no ha terminado: podría acabar en los tribunales. Aunque, mirado con ojos limpios, si Cercas acude al juez dará la razón a Espada, cuya excesiva gamberrada no deja de ser un estímulo intelectual. Cercas se equivoca porque en los artículos de opinión tampoco se puede mentir, hablen de lo que hablen. Espada intenta darle una lección, pero se le va la mano. Ambos merecen un suspenso: Cercas, porque su teoría es insostenible; Espada, porque su práctica es una bravuconada.

¿Qué opinas tú?

Foto: Arcadi Espada y Javier Cercas (eleconomista.es).

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16 Feb 2011

Cuando los diarios de papel no asumen sus limitaciones

Escrito por: Jesús Espino González el 16 Feb 2011 - URL Permanente

Ayer supimos que el primer ministro de Italia, el magnate de la comunicación metido a político Silvio Berlusconi, será juzgado por abuso de poder y corrupción de menores (me enteré del procesamiento de Il Cavaliere por Twitter, mucho más rápido que la radio: había tuiteos en circulación 15 minutos antes de que la SER diera su avance).

Lo sustancial, insisto, lo supimos ayer. ‘Flash’: Berlusconi tendrá que sentarse en el banquillo. Esta mañana, al ver la prensa en papel, he comprobado que algunos periódicos titulan en sus primeras como si los lectores no oyeran radio, vieran televisión ni accedieran a Internet. Repiten lo sustancial y se quedan tan anchos. Esto es tanto como ignorar las limitaciones de un soporte que debería potenciar sus virtudes en vez de magnificar sus defectos.

Evidentemente, para entender el jaque (¿mate?) al dirigente italiano hay que leer periódicos (sea en papel o Internet). No basta con oír-escuchar un boletín radiofónico, ver la pieza de un informativo de televisión o picotear en la Red. Es un tema importante que requiere zum, contexto, análisis, interpretación y opinión. Pero para llegar a esa extensión, para atrapar al lector, hay que vender las cosas de otra manera, evitar la redundancia. ¿Cuántos consumidores de periódicos de papel se habrán enfrentado hoy a su ejemplar sin saber que Berlusconi fue procesado ayer? Pocos, muy pocos.

Las portadas de El País y Abc parecen dar por sentado que sus lectores sólo se informan a través del periódico (también las de La Repubblica, en la imagen, y La Stampa). Por el contrario, El Mundo (aunque no le concede el espacio que merece), La Razón, La Vanguardia y El Periódico de Catalunya apuestan por darle la vuelta y/o aportar algo más. Quizá la mejor opción era destacar que tres mujeres (justicia poética) decidirán si Berlusconi va a la cárcel. Razona tú mismo: echa un vistazo en Kiosko.net.

Un añadido (aunque se salga del terreno periodístico y sea más propio de la Ciencia Política): para comprender por qué este tipo sigue teniendo fieles seguidores, hay una lectura imprescindible a la que puedes acceder pinchando aquí.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Feb 2011

Álex de la Iglesia también se refería a la prensa

Escrito por: Jesús Espino González el 14 Feb 2011 - URL Permanente

El discurso que pronunció anoche Álex de la Iglesia como presidente de la Academia de Cine en la ceremonia de los premios Goya es una lección magistral sobre el cambio y la (in)adaptación. Como tal, la moraleja no sólo afecta a la industria del cine; también es válida para la prensa escrita.

  • Una película no es película hasta que alguien se sienta delante y la ve. La esencia del cine se define por dos conceptos: una pantalla, y una gente que la disfruta. Sin público esto no tiene sentido. No podemos olvidar eso JAMÁS.
  • Relectura: Un periódico no es un periódico hasta que alguien lo lee. Sin lectores esto no tiene sentido. No podemos olvidar eso JAMÁS.
  • Estamos en un punto de no retorno y es el momento de actuar. No hay marcha atrás. De las decisiones que se tomen ahora dependerá todo. Nada de lo que valía antes vale ya. Las reglas del juego han cambiado.
  • Relectura: innecesaria.
  • Hace 25 años, quienes se dedicaban a nuestro oficio jamás hubieran imaginado que algo llamado INTERNET revolucionaría el mercado del cine de esta forma y que el que se vieran o no nuestras películas no iba a ser sólo cuestión de llevar al público a las salas.
  • Relectura: Hace 25 años, quienes se dedicaban a nuestro oficio jamás hubieran imaginado que algo llamado INTERNET revolucionaría el mercado de la prensa de esta forma y que el que se leyeran o no nuestros periódicos no iba a ser sólo cuestión de llevar al público a los quioscos.
  • Internet no es el futuro, como algunos creen. Internet es el presente. Internet es la manera de comunicarse, de compartir información, entretenimiento y cultura que utilizan cientos de millones de personas. Internet es parte de nuestras vidas y la nueva ventana que nos abre la mente al mundo. A los internautas no les gusta que les llamen así. Ellos son CIUDADANOS, son sencillamente gente, son nuestro PÚBLICO.
  • Relectura: innecesaria.
  • Ese público que hemos perdido no va al cine porque está delante de una pantalla de ordenador. Quiero decir claramente que NO TENEMOS MIEDO a Internet, porque Internet es, precisamente, la SALVACIÓN de nuestro cine.
  • Relectura: Ese público que hemos perdido no lee periódicos porque está delante de una pantalla de ordenador. Quiero decir claramente que NO TENEMOS MIEDO a Internet, porque Internet es, precisamente, la SALVACIÓN de nuestra prensa.
  • Sólo ganaremos al futuro SI SOMOS NOSOTROS LOS QUE CAMBIAMOS, los que innovamos, adelantándonos con propuestas imaginativas, creativas, aportando un NUEVO MODELO DE MERCADO que tenga en cuenta a TODOS los implicados.
  • Relectura: innecesaria.

Conclusión: Perserverar en el vano intento de que la gente vaya a las salas y a los quioscos no es una opción, sino un caro, lento, eficaz y doloroso suicidio. Algunos por fin entendieron esto ayer gracias a un texto de 862 palabras (5.012 caracteres con espacios incluidos) leído en televisión por un nuevo héroe dentro de un espectáculo que sumó 4.340.000 espectadores y un 25,4% de 'share'. Quienes todavía no lo asuman deberían convertir su indignación ante las descargas en preocupación por un futuro inmediato: Internet engullirá todos los soportes, incluidos el cine y la prensa escrita.

El discurso íntegro de Álex de la Iglesia, aquí.

Foto: Sergio Pérez (Reuters).

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09 Feb 2011

¿Para cuándo un redactor-jefe SEO?

Escrito por: Jesús Espino González el 09 Feb 2011 - URL Permanente

El lunes pronunció una interesantísima charla en Málaga Adrián Segovia, responsable de Analítica Web de ‘El País’ (autor de los recomendables blogs 'Audiencias' y 'Estrategia Digital'). Se lo trajo TMRC, cuya iniciativa hay que aplaudir enérgicamente. Llenamos el salón de actos de la Cámara de Comercio, aunque faltaba mucha gente: la asistencia era obligada para los alumnos de Periodismo y Publicidad (en Málaga hay como para llenar aquel espacio cinco veces), pero éstos debían de andar ocupadísimos con algo a buen seguro intrascendente (nota para universitarios de piel fina: aquellos que estén de exámenes, no se sientan aludidos).

Segovia planteó su charla como un coloquio permanente, fue permeable a todas las cuestiones que quisimos plantearle. Al encuentro, en el que la mayoría eran profesionales del mundo de la mercadotecnia, acudimos bastantes periodistas (Sonia Blanco, Curro Troya, Alberto López Malax, Sonia Chacón, Ángel de los Ríos...) interesados en el producto (el periódico, forma y contenido), no sólo en cómo venderlo.

Desde el punto de vista periodístico, lo mejor fue la pregunta de Alberto y la respuesta de Adrián (y la reflexión que conllevan ambas):

― ¿Llegaremos a tener redactores-jefe SEO?
― En ‘El País’, no lo creo. Buscamos influencia y relevancia, ser capaces de tumbar a un ministro, no clics.

Ya comenté en esta bitácora que poner los periódicos a las órdenes del audímetro sería matar su esencia, degradar su función (léase el anterior post, ‘¿Cerramos El Bulli para abrir otro McDonald’s?’). Pero seamos sinceros: ¡ya hay redactores-jefe SEO! No en ‘El País’, pero sí en otras cabeceras. De hecho, yo he tenido un director SEO, Arsenio Escolar, máximo responsable editorial de ‘20 minutos’. Los diarios gratuitos de información general en papel fueron vanguardistas al priorizar lo interesante y marginar lo importante; en esa ola, el pionero fue ‘20 minutos’ (que al principio se llamaba ‘Madrid y más’). Cuando Internet se impuso, rizaron el rizo.

Resulta paradójico que Escolar (un brillante periodista y aún mejor vendedor) acuda a las tertulias de radio y televisión para analizar (muy bien, por cierto) los temas que luego ningunea en las reuniones de primera. No deben de ser tan poco interesantes esos asuntos cuando merecen su desplazamiento a los estudios y platós (donde por otra parte promociona la marca de Schibsted, algo lógico y razonable).

Durante el verano de 2007, trabajé en la redacción central de ‘20 minutos’, en Madrid, cuando todavía estaba en el fabuloso edificio de Callao (Palacio de la Prensa). Hice seis fines de semana, de viernes a domingo, al frente de la web. Fue una experiencia muy enriquecedora, aunque acabé agotado (por fortuna, pude regresar a mi puesto en Málaga hasta mi marcha del periódico, en febrero de 2010).

En Callao (como ahora en Condesa de Venadito, tal como muestra el propio Escolar a Ángela Rodicio en el reportaje de Informe Semanal ‘La tormenta de papel’) había una pantalla que mostraba un gráfico intermitente con los clics en la home (acumulados 60 minutos atrás y cinco minutos atrás). De un vistazo, podías comprobar cómo respondían los lectores. No creo que sea necesario detallar qué temas generaban mayor número de clics, pero sí diré que la indicación era elevar o mantener arriba los temas más clicados y hundir en pantallazos inferiores (hasta su desaparición) los que no interesaban al lector. Es decir, la tiranía de la audiencia, hecha realidad.

Recuerdo a Ángel Petricca (jefe de sección, como yo) lamentarse de las broncas que le echaba Escolar por abrir la home con los repetidos atentados en Bagdad (quizá poco interesantes, pero muy importantes); recuerdo a Escolar obsesionado por los datos de Nielsen, que rebotaba con insistencia a los buzones electrónicos de todos los mandos del rotativo (altos e intermedios).

Las masas no tienen criterio periodístico. Si así fuera, los redactores-jefe SEO no harían falta. Bastaría con despedirlos y comprar una máquina que cruzara las preferencias de los lectores con el trabajo de los redactores. Esa máquina, como contó Carlos Salas en noviembre de 2009 (‘Lo último en periodismo: un algoritmo será nuestro redactor-jefe’), ya está inventada:

AOL (América On Line) ha anunciado lo siguiente: creará un algoritmo para que busque los temas más leídos y solicitados en internet, y además, los asigne a periodistas free lance. En cristiano: un programa informático rastrea la web mundial, detecta que los internautas están buscando información sobre cáncer de pecho, secuestros en Mauritania o sexo en Bali, e inmediatamente, un montón de periodistas free lance que trabajan para AOL reciben un mail que dice: Esta semana debes escribir sobre cáncer de pecho, secuestros en Mauritania y sexo en Bali. Es decir, la máquina será el redactor-jefe. O sea, el algoritmo. ¿Qué es un algoritmo? Una fórmula matemática que repite un método como cuando uno tiene que programar un despertador. En algoritmos están basados los programas de los ordenadores. Se ponen en marcha cuando los encienden.

Y ahora, un poco de análisis. Más o menos eso sucedía ahora con humanos: un redactor-jefe hablaba con los periodistas y les decía: he visto en la prensa que hay mucha preocupación por el cáncer de pecho, ¿puedes escribir una pieza? Y el periodista se ponía a escribir. A veces, la propuesta venía del periodista, que se pasaba la mañana rastreando la web y de repente encontraba "la historia del día". Ahora será el algoritmo quien dicte esas instrucciones. No sé si será mejor o peor. No sé si es más humano o inhumano. Pero parece un método rápido y universal de detectar intereses (lo que más pinchan los lectores) y para estar preparado para colmarles de satisfacción. Una vez recibidos los reportajes, un equipo de editores se encargará de dar brillo a esos textos, y colgarlos de la web de AOL. El invento no se queda ahí pues el mismo algoritmo detectará anunciantes interesados en poner fármacos contra cáncer de pecho, viajes seguros o preservativos, de modo que junto con la info, aparecerán los anunciantes relacionados. ¿Terrible o terríficamente ingenioso? Estoy tan aturdido que me sentaré a pensar.

En los tres periódicos para los que he trabajado (‘La Opinión de Málaga’, ‘Málaga hoy’ y ‘20 minutos’) dependí de dos redactores-jefe realmente inútiles. Uno funcionaba con la lógica del algoritmo (sobraba) y otro jerarquizaba la información de un modo aún más estúpido (sobraba dos veces). Pero la mayoría de mis jefes han sido magníficos periodistas, tipos que descuellan, profesionales que valoran la información con rigor, seriedad, fondo y poso. Entre ellos, Ignacio Martínez, José E. Iglesias, Tomás Mayoral, Moncho Mendaza, Juande Mellado, Javier Gómez (compañero antes que superior) o Antonio Méndez. Nunca serán SEO. Ninguna máquina podrá sustituirles jamás. Por fortuna para sus lectores.

Colofón: si AOL te suena, es porque acaba de comprar 'The Huffington Post'; si te preguntas por el futuro de sus redactores-jefe, ya somos dos.

Foto: Kasparov, entonces campeón del mundo de ajedrez, se enfrenta a la computadora Deep Blue (1996). Extraída de www.fayerwayer.com.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Tuiteos (@TallerdePrensa)

    Tags

    Quién escribe esto y qué es

    Avatar de Jesús Espino González

    @TallerdePrensa

    Jesús Espino González (@JesusEspino, www.jesusespino.com), periodista y profesor. Imparto Taller de Prensa y Redacción II, asignaturas de 1º y 2º de Periodismo y Publicidad, en EADE (@EADEUniversidad, www.eade.es).

    Este blog es una herramienta didáctica para Taller de Prensa. ¿De qué va esta asignatura? Haciendo un ejercicio de síntesis, enseño a hacer periódicos a quienes ya no leen periódicos. Son la 'generación Tuenti', diagnosticada de una tremenda alergia a los textos "largos". Aquí os iré contando, entre otras cosas, si consigo mi principal propósito: inocular en nativos digitales el hábito de leer diarios (en papel o pantalla, tanto da) como los que en España llevan editándose más de 250 años.

    ver perfil »

    Hashtags de las asignaturas que imparto

    Taller de Prensa: #comTP

    Redacción II: #comR2

    Suscríbete

    Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

    Medios (elmundo.es)

    Egipto aprieta su acoso a los periodistas

    La situación en Egipto cada vez es más peligrosa para los periodistas. T... seguir leyendo >>

    ELMUNDO.es, mucho más líder

    La web del periódico de Unidad Editorial consolida un mes más su posició... seguir leyendo >>

    Coulson admite que escuchó un mensaje intrerceptado

    Ha confesado que cuando dirigía el dominical escuchó una conversación en... seguir leyendo >>

    Periodismo, peor profesión del mundo junto con la de leñador

    El estrés, las bajas perspectivas de contratación y los pocos ingresos s... seguir leyendo >>

    Ana Mato intenta convencer a las TV de que adelanten el 'prime time'

    El Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades de la ministra de Sanid... seguir leyendo >>

    La BBC revisará el salario de sus presentadores estrella

    La cadena pública británica ha anunciado que analizará si la dotación an... seguir leyendo >>

    ElPais.com Tecnología

    Esperando Contenido Widget ...

    Otros blogs

    ElPais.com Ultima Hora

    Esperando Contenido Widget ...

    ElPais.com Lo más visto

    Esperando Contenido Widget ...

    ElPais.com Viñetas

    Esperando Contenido Widget ...

    EL PAÍS en Facebook

    ELPAIS.com on Facebook