12 Jun 2012

Confesiones

Escrito por: tatlez el 12 Jun 2012 - URL Permanente

En la película Frost/Nixon, hay una parte que me pone la piel de gallina: Nixon llama a Frost, algunas noches antes de la última etapa de la entrevista, y le da un discurso telefónico, en el que le dice, básicamente, que aquellos que lo subestimaron tendrán que tragarse sus éxitos.

Y me puso la piel de gallina porque entendí perfectamente lo que quiso decir. No todos lo entienden. Sólo lo captan aquellos que en algún momento de su vida han tenido que levantarse en medio de las burlas, sólo las personas que han afrontado de frente la intimidación colectiva.
Tráguense sus malditas palabras, que en su mente se forme un laberinto que los lleve al momento preciso en el que decidieron burlarse, que sus disculpas se vayan al carajo y que un hoyo negro se lleve consigo los insultos de desespero e impotencia. Voy a triunfar, dijo Nixon, y de cierto modo lo hizo, aunque luego sus acciones ilegales hayan tachado su carrera. Pero no todos caen en lo mismo, destino. Buena jugada, es cierto, aunque no funcionará siempre.
No conmigo.
Yo voy a callarlos, destino. O me partiré el alma en el intento. Iré hasta donde sea necesario, siempre que sea algo legal y honesto. No caeré como Nixon. Jugaré limpio. Y lo haré hasta que la salud me lo permita. La idea es triunfar rápido, pero si no puede ser así, lo seguiré intentando. Me faltará el aire, puede ser. Llegaré a decir que no sigo. Es probable. Aún así, seguiré. Me avergonzarán muchas veces. Se burlarán de nuevo. Me echarán en cara que no tengo dinero, que mi trabajo no vale y que lo que ellos hacen es de verdad, no como lo mío. Lo soportaré, tenlo por cierto. Tus distracciones no me hacen efecto. Siempre y cuando mi familia esté bien. Yo lo haré. Y ellos se intentarán explicar cómo lo hice. Muchos dirán que siempre creyeron en mí. Mentirán, pero está bien, porque estaré ocupado felicitándome. Pocas veces me felicito. Ese día me daré un gran abrazo. Que miren los que quieran. Pueden revolcarse en la envidia, si así lo quieren. No me saluden, que más da. Prepárense, porque no será lo que más les duela. Me mantendré firme. Cambiarán de página cuando lean mi nombre en algún periódico. Si alguien les habla de mí, harán una pregunta que obligue a cambiar de tema. Seré el hombre que triunfó aunque nadie creyera. No seré ni el primero ni el último, por fortuna. Pero estaré ahí, con ellos, en el libro. ¿Cuál libro? No existe, es mental. Aquel que entienda de lo que hablo, sabrá también a qué libro me refiero. Pueden unirse. Si llegan primero, esperen por mí. Confíen. Llegaré.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live
Anónimo

Anónimo dijo

el exito es relativo. el mio radica en mi mismo no en la falsa libertad de quien sigue los mercados, cualquier mercado
seguire en mi senda, aunque otros prefieran autopistas pues en ellas no alcanzan a oler los pomelos a los que dora el sol, ni la hierba fresca del principio del verano

tatlez dijo

Admiro tu enfoque, Mike. Los sencillos detalles hacen una vida. Forman una historia. De ellos están compuestos los cuentos de hadas. Ahora, resulta que yo sí quiero transitar por la autopista. Que ellos me vean. Luego, tomaré la vía alterna. De pronto nos encontramos. Un saludo.

Javier Carrasco dijo

Es imprudente lanzarse a una búsqueda frenética del éxito y más trazándose como único objetivo echárselo en cara a un grupo de imbéciles. Corremos el riesgo de amargarnos la vida de manera inútil. Opino en linea parecida a Mike: poder vivir libremente ya es un éxito en sí. Dicen, y no sin razón, que los fracasos se superan mientras que el éxito no. Creo que el secreto está en marcarse objetivos asequibles. También dirán que eso es de mediocres, de perdedores. No siempre se gana, eso lo saben hasta los jugadores profesionales. Prefiero ser un "mediocre" y disfrutar mientras pueda de la vida, a ser siempre un frustrado infeliz.

tatlez dijo

Hola, Javier. Tu punto de vista es muy sabio. La amargura es un bosque maldito en el que se cae muy fácil. La felicidad es ese camino rústico que muchas veces se ignora. Yo sigo pensando que debo seguir en el bosque. Al fin y al cabo, yo mismo elegí entrar. Ahora, personas como tú y Mike avivan la esperanza. Espero que el deseo de ambos se cumpla. Un saludo.

Escribe tu comentario

Avatar de tatlez

Porque en la escritura aguardan los mejores lugares. No este - ni más faltaba -. Me refiero a todos aquellos parajes escondidos en páginas que, y sin saber el motivo, nos hicieron mejores personas. Este blog es para recordarlos. Para nunca olvidar que alguna vez allá estuve.

Últimos Comentarios

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

ElPais.com Lo más visto

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Cultura

Esperando Contenido Widget ...