18
Ago 2014

Sépanlo

Escrito por: tatlez el 18 Ago 2014 - URL Permanente

Ya nos han comunicado que tenemos que irnos, y así será. Jamás me habían echado directamente de ninguna parte, y, por lo mismo, recién comprendo la utilidad de los eufemismos. Me he sentido solo cuando me he enterado. Abrí el mensaje y comprendí que terminaba una etapa. Empecé de una forma y termino de otra. Muchísimos posts después, puedo decir que no solamente ha valido la pena, sino que ha sido un gran placer compartir con todos los que he compartido aquí. Soy un pésimo comentarista, y por eso rara vez dejo pruebas de mi paso por alguna parte, pero siempre estuve atento. De todas formas, lo que a mí me importa es lo que he aprendido. De los demás, por supuesto. Y también de mí mismo, porque es en la constancia donde uno encuentra el verdadero valor de un talento. En mayor o menor medida, en este espacio que es la comunidad aprendí más de la mitad de lo que sé acerca de escribir.

Me alejé varias veces, esta última etapa incluida, pero siempre regresé, a veces por capricho, otras veces por nostalgia, y la mayoría de veces porque extrañaba abrir este recuadro blanco y empezar a teclear hasta poner un punto final. Ha sido un ritual. Empecé en octubre del 2011 y ahora termino, junto con todos los demás, en el que ha sido un agosto frío y quieto, lejano de cualquier manera de los agostos de calor y viento de mi niñez. Aún así, por más que me sea ajeno el tiempo, prometo quedarme hasta que el barco naufrague. Aquí encontré todo lo que me negaron en otras partes. No seré quien se arroje por la borda antes de tiempo. Tal vez lo hubiera hecho hace tres años. No ahora. Ya no. Gracias a ustedes. Gracias a todos.
Nos falta aún un brindis final.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01
Ago 2014

Ocho horas para las campanas

Escrito por: tatlez el 01 Ago 2014 - URL Permanente

Las sombras de los tres transeúntes se unen y, con la línea amarilla del sendero peatonal como referencia, forman una nesga que parece ampliar el área que en realidad ocupan cuando caminan. El suelo es mitad arquitrabe y mitad arena, y cada paso que nuestros tres personajes dan parece confirmar el efecto visual de que caminan sobre una falda hecha de retazos, de modo que a veces parece que dieran sus pasos sobre un lino pulcro y otras veces se percibe inminente el peligro de caerse por una sima que se abre de la nada y que comunica el envés de una lana vieja con el fondo mismo del infierno. Pero ellos no se ocupan del problema porque no tienen tiempo para pensar en detalles tan faltos de valor como el terreno que pisan y el efecto que la luz de los faroles causa en él. Cada uno, indiferente a sus propios problemas, se preocupa por el otro, y al final solo son tres personas nescientes, tercas y próximas a la extinción de su aliento. Esperan que, en la calidad de los elegidos que presumen ser, aparezca un lucernario y les muestre el camino; aún debe haber códices cuyas vitelas estén esperando por su proclamación como verdades.


Sí, el camino es brusco, pero ya habrá una señal.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

11
Jul 2014

Noche

Escrito por: tatlez el 11 Jul 2014 - URL Permanente

El ruido de la bicicleta andando sobre las rocas perforó un agujero de calma en la tensión del momento. Era más una inquietud, pensándolo bien, la irrefrenable necesidad de dar una palmada al aire o lanzar un grito al cuarto vacío para volver a escucharlo y caer por fin en cuenta de que la historia sangrienta esta vez se narraba en las dos primeras personas, y que éramos nosotros, y era yo, los que íbamos a morir sí o sí al otro día. Por el agujero que abrió la bicicleta se escaparon nuestros miedos un momento, y mientras nos dejaron en paz pudimos dormir, al menos un rato, como el atleta que trota un poco antes de correr. A la muerte no se puede llegar así nomás, sin un intento previo de adaptación, porque tan pronto sepa que la irrespetaste te devolverá a la vida para venirte a buscar en cualquier otro momento, y, siendo sinceros, ¿quién quiere morirse dos veces? Nadie que se precie de odiarlo todo. Una gota de cera me cayó cuando dormía desde la vela que habíamos puesto en el altar. La ampolla que me salió en el hombro hizo que morir fuera más fácil.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27
Jun 2014

Escrito por: tatlez el 27 Jun 2014 - URL Permanente

El Mundial de Fútbol es una de las mejores cosas que pasan en la vida. Así, sin rodeos. Por eso, cuando después de dos semanas ininterrumpidas de fútbol llega un viernes sin partidos, hay desconsuelo. Es normal. Vienen los octavos, y es un consuelo, pero es también el aviso de que dentro de dos semanas y dos días será la final y la vida retornará a su normalidad, volveremos a ser quienes éramos, a pensar en lo que pensábamos y a fijarnos otra vez metas intrascendentes que nos ayuden a sobrellevar mejor este repaso en imágenes que es la nostalgia. Y hablo en plural porque eso nos pasa muchos, a millones, no a todos, pero sí a bastantes, los suficientes para que llegue a ser un fenómeno de masas. La tristeza nos sacudirá el lunes, al despertarnos y recordar que se acabó. Ha sido todo.

Pasarán pocos días antes de que empecemos a calcular que faltan menos de cuatro años para vivir nuevamente. Ojalá alcancemos.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07
Jun 2014

Léase al revés

Escrito por: tatlez el 07 Jun 2014 - URL Permanente

1. Porque hay dos formas de perder, y cada uno elige la que más le agrade.

2. Porque el golpe de la caída puede doler menos que la resignación.

3. Porque hay personas ante las que no se quiere ceder.

4. Porque el fracaso es inevitable.

5. Porque hay que perder.

¿Y usted me pregunta que por qué saltó?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

30
May 2014

Invierno

Escrito por: tatlez el 30 May 2014 - URL Permanente

En tiempos de invierno no hay calles. Las gotas retozan día y noche, las nubes grises son inmortales y las barcazas de las que se valen los ciudadanos comunes para ir al trabajo se pudren sin afán y, cuando ya van dos semanas de lluvias, no hay quien salga limpio de ellas. Los hombres sin paciencia pierden pronto la batalla. Es imposible, una vez se ha caído en el desespero, resistir las cortinas de agua que sucesivamente se descorren en cualquier lado. Solo se está a salvo en casa, aunque ya se han escuchado casos de tejados que no han soportado el peso de la tormenta y se han roto en pedacitos muy pequeños, como si cada gota hubiera cumplido con su parte. Muchos de esos fragmentos son arrastrados por las corrientes, y ahora en varios barrios se han formado arrumes de escombros sobre los que duermen quienes antes tenían por casa los soportes de los puentes.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

23
May 2014

Jamás la vi

Escrito por: tatlez el 23 May 2014 - URL Permanente

Verán: creo que hace un par de meses compartí un sueño con alguien más. Al estilo de The inception o de The wind rises (Miyazako, no te vayas). Y la única evidencia es que al despertarme sentí que había compartido un sueño con alguien más. No lo digo solo por decirlo o por llenar líneas. Es verdad. Lo compartí con una mujer que no recuerdo haber visto en toda la vida.

Si vi a esa mujer ya la olvidé (¿pero cómo voy a olvidar a una mujer tan hermosa?), y entonces hay más probabilidades de que el sueño haya sido mío. Pero si no, fue ella la que se coló en mi sueño. Porque yo iba huyendo de algo por un camino muy parecido al que tengo que recorrer para llegar a casa y de pronto pasó un taxi y yo lo detuve y en los puestos de atrás estaba ella. Me invitó a entrar y nos fuimos charlando.
En algún punto del sueño, no sabría decir qué pasó exactamente, a mí me dio la sensación de que estábamos casados y creo que nos comportábamos como un matrimonio feliz (pero ¿eso existe?). Tan largo fue el sueño que llegó la mañana y yo me encontré en mi cama solo, con la sensación de haberla perdido y la impotencia de no saber cómo volver a encontrarla. Medio dormido, pensé que sería un buen argumento para una película. Ya luego me acordé de que sobre ese tema se han hecho unas cuantas.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

17
May 2014

Yo me escapo un poco

Escrito por: tatlez el 17 May 2014 - URL Permanente

No sé mucho de historia del arte, y, por lo tanto, tampoco sé mucho de pintores ni de estilos. Lo cual no me impide admirar el arte. Me pasa muy seguido que busco alguna pintura de Hooper y ya está. Todo vuelve a la calma. El mundo se apacigua y no sé por qué. El mismo tema con Tal: sexta partida, Campeonato del Mundo, 1960, sacrifica un caballo, gana la partida. O con Chandler y alguna descripción perfecta. También en el cine. Me pasó con Casablanca. Pocas veces me emocioné tanto en la vida como cuando escuché "As time goes by". Ingrid Bergman dice "Play it, Sam", y suena una melodía que remueve hasta el olvido. Casi parece que uno ha nacido para sentir esa canción.

O en las fotografías de Salgado. En alguna crónica encontrada ocasionalmente. Cuando Kramnik sale a matar o morir en la última partida del Campeonato del Mundo del 2004, contra Leko. En las críticas de Larra. Escuchando cantar a Florence Welch.
¿Dónde más? En cualquier recoveco que me sirva de escondite mientras el mundo, rápido, implacable, serio, pasa de largo fustigando al resto. Yo me escapo un poco.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08
May 2014

En fin.

Escrito por: tatlez el 08 May 2014 - URL Permanente

He vuelto de un viaje que hice por ... digamos... motivos personales. ¿Les ha pasado que se imaginan un lugar y lo ven casi perfecto, y saben que allá fueron felices y aún extrañan a esa persona con la que pasaron buena parte del tiempo? Bueno, pues yo tenía que ir y desilusionarme de ese lugar, porque es imposible vivir de buenos tiempos pasados.

No me desilusioné del todo, vean ustedes. Hasta quería quedarme (¿cómo hacen las personas que cambian de domicilio sin tener un trabajo de antemano?), pero al fin he vuelto, y aquí estoy, escribiendo por escribir (jamás encontré un motivo más sano, aunque admito que el resultado suele aburrir bastante a los demás), viendo esas montañas (esas montañas) que el bus tiene que atravesar para llevarme adonde fui, y preguntándome (me lo pregunto en serio) si las volveré a ver de cerca pronto o si seguiré contemplándolas desde lejos como un murciélago al día.
¿Y qué pasa con la vida, que nos aleja de lugares que quisiéramos conocer un poco más y de personas que queremos y a las que no vemos más que un rato cada mucho?
Admito (confieso) que me jode enormemente, que me molesta de una manera que me hace querer darle golpes a la pared, que no tolero (ni aguanto), este maldito juego de "has nacido aquí y te quedas aquí porque, de lo contrario, ¿dónde más vas a estar?".
Y yo sé que a ustedes probablemente no les preocupa (ni interesa) esto que les cuento, pero quería decirlo y este rincón me es familiar, cómodo y seguro. Solo quiero expresar que estoy triste (ya sé, qué tontería más grande he dicho) por no poder vivir durante más tiempo momentos que se dan muy pocas veces. Estoy profundamente cabreado con ...bah... no importa. Total, que he vuelto. Regresar siempre es partir.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13
Abr 2014

Escrito por: tatlez el 13 Abr 2014 - URL Permanente

Pero la noche se acaba, la hoguera se apaga y el viento amaina.

Un triste empeño, el mismo que hace que un sepulturero siga siendo sepulturero, me ha traído hasta aquí, ya ves, huyendo de nubes grises para encontrarlas negras. El camino está plagado de pinos secos y si quieres hallar agua debes adentrarte en el bosque, caminar un largo rato y esperar a que los animales duerman, para que no te ataquen. De las montañas se desprenden cada rato rocas gigantes y alguno de esos aluviones ha aplastado a más de una persona. Procura no maldecir en vano, ingéniatelas para que un haz de hierba parezca una almohada y haz que tu chaqueta sea cobija. Por la mañana, si es que persistes, observa esas montañas que amenazan con venirse abajo y piensa que del otro lado alguien te espera.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Avatar de tatlez

Porque en la escritura aguardan los mejores lugares. No este - ni más faltaba -. Me refiero a todos aquellos parajes escondidos en páginas que, y sin saber el motivo, nos hicieron mejores personas. Este blog es para recordarlos. Para nunca olvidar que alguna vez allá estuve.

Últimos Comentarios

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

ElPais.com Lo más visto

Esperando Contenido Widget ...

ElPais.com Cultura

Esperando Contenido Widget ...