11 Dic 2011

Teólogos progresistas alertan del avance del fanatismo - REPUBLICACION ANTI SPAM

Escrito por: templarius el 11 Dic 2011 - URL Permanente

11-09-2011

El hombre que sembró la muerte a finales de julio pasado en una isla noruega, cerca de Oslo, adquirió las insignias de cruzado en Varanasi, una ciudad de peregrinos hindúes al norte de la India. Eran medallones con la imagen de una calavera blanca y símbolos del Islam, el comunismo y el nazismo, atravesados con la cruz de los mártires. Habían sido elaborados por un artesano musulmán a partir de un diseño que le fue enviado por correo electrónico hacía más de un año, remitiéndolas por mensajero a Noruega sin llegar a enterarse a dónde irían a parar y para qué propósito serían destinadas. Lo recordó ayer la teóloga feminista Kochurani Abraham, profesora de la Universidad de Madras (India), ante el congreso de la Asociación de Teólogos Juan XXIII, reunido en Madrid. Se clausura hoy con la celebración de una misa en el paraninfo de Comisiones Obreras.

Foto de arriba: Torre Norte derrumbándose tras el atentado de las Torres Gemelas hace hoy diez años.

Además de la cuestión de las insignias, lo que ha sobrevenido como un golpe moral aún mayor es el eco del fundamentalismo religioso de la India en la tragedia noruega. Para muchos noruegos, el reconocimiento de que la tragedia no haya provenido de extremistas islámicos, ni de la extrema izquierda, sino de un conciudadano, "ha de haber causado una vergüenza deshonrosa", según Abraham. Comentando el apoyo de líderes internacionales a las autoridades noruegas en los días que siguieron al terror planteó estas preguntas: ¿Emprenderán ahora una guerra en contra de los extremistas de derecha de su propia casa? ¿Se actuará contra la islamofobia, el racismo y los fundamentalismos?

No hay respuestas. Lo que está quedando claro en este congreso es que los fundamentalismos son un fenómeno cada vez más extendido y que se apropia de todas las parcelas de la sociedad, como puede comprobarse en el crecimiento de los partidos xenófobos, en el fanatismo de los líderes religiosos que queman libros o execran del laicismo, y en los atentados cometidos en nombre de Dios. Aunque los fundamentalismos no están en la naturaleza original de las religiones, son hoy una de sus más graves patologías.


Teólogas feministas denuncian la marginación de la mujer

El congreso de la Asociación Juan XXIII también ha analizado si los brotes fundamentalistas son comunes a todas las religiones. Ayer hablaron tres teólogas feministas y cuando definieron las marginaciones de la mujer en sus respectivas confesiones (catolicismo, islamismo y religiones orientales), dejaron claro que la lacra del patriarcado es común. Lo dijo Ndeye Andujar, directora de Webislam. "Los debates en torno a la compatibilidad o no de la religión con el feminismo no son propios del Islam. Tenemos en común con otras tradiciones espirituales unos sistemas patriarcales que siguen un patrón similar". Igual tesis sostuvo Geraldina Céspedes, profesora de Teología Feminista en la Universidad Rafael Landívar (Guatemala), que habló sobre fundamentalismos y liberación en América Latina.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Abr 2011

Si no existiera Dios, ¿habría que inventarlo?

Escrito por: templarius el 20 Abr 2011 - URL Permanente

El enciclopedista francés Voltaire, en el siglo XVIII, decía que si no existiera Dios habría que inventarlo.

Hay quien argumenta que Dios no existe porque nunca lo han visto.

Otros escépticos explican el milagro de la vida, de la creación, en la química, la evolución de la materia, las leyes físicas., etc…, desde una perspectiva atea.

Hay quien es esceptico frente a las llamadas "religiones", pero cree en un Dios, o ser superior, o incluso en la necesidad de que creyamos que exista.

Si Dios no existiera... ¿Tendríamos la necesidad de inventarlo?

Si se comprobara, hipotéticamente hablando, que no existe Dios, que los libros sagrados son falsos, y que la Creación fue por evolución; ¿la Humanidad estaría en la necesidad de crear uno?

Algunos de los que opinan que sí sería necesario crear a Dios, consideran que no es por tener a un Dios, que no es eso lo importante sino por lo que representa: vida mas alla de la muerte.

Esto es, esperanza, sin esperanza no podriamos existir, es el mayor anhelo de nuestro espiritu y lo que mueve al mundo, ... Sabes que debe haber algo despues de la muerte y ese algo nos cuida.

Otros que están a favor de dicha teocreación, lo están porque piensan que sin ese llamado "temor de Dios", por el que se controlan algunas personas..., ¿no se formaría un caos mayor, si Dios no existiese?...

Cierto místico escribió que somos demasiado pequeños para pensar en la grandeza de Dios; demasiado ocupados para ocuparnos de él; demasiado olvidadizos para recordarle; demasiado tarde para llegar a él cuando llega la muerte; demasiado felices para agradecer lo que hace por nosotros y demasiado sabios para buscar su sabiduría.

El controvertido pensador alemán Friedrich Nietzsche, en el Prólogo de la segunda edición de “DE LA GAYA SCIENZA, argumentaba, en 1886:

“Los que sabemos, sabemos ahora demasiado bien algunas cosas: ¡oh, cuán bien aprendemos ahora a olvidar, a no saber bien, como artistas!

Y en lo que concierne a nuestro futuro: difícilmente nos encontrarán de nuevo en la senda de aquellos jóvenes egipcios que en las noches vuelven inseguros los templos, abrazan las columnas y todo aquello que, con buenas razones, es mantenido oculto, y que ellos querían develar, descubrir y poner a plena luz.

No, este mal gusto, esta voluntad de verdad, de verdad a todo precio, esta locura juvenil en el amor por la verdad - nos disgusta: somos demasiado experimentados para ello, demasiado serios, demasiado alegres, demasiado escarmentados, demasiado profundos...

Ya no creemos que la verdad siga siendo verdad cuando se le descorren los velos; hemos vivido suficiente como para creer en esto. Hoy consideramos como un asunto de decencia el no querer verlo todo desnudo, no querer estar presente en todas partes, no querer entenderlo ni saberlo todo.

¿Es verdad que el amado Dios está presente en todas partes?, preguntó una niña pequeña a su madre: pero eso lo encuentro indecente - ¡una señal para los filósofos! Se debería respetar más el pudor con que la naturaleza se ha ocultado detrás de enigmas e inseguridades multicolores.”

El filosofo español actual Julián Marías, en “La filosofía actual y el ateísmo”, también reflexiona así:

“En lugar de decir: “Si no hubiera Dios, habría que inventarlo”, se dirá: “Si hubiera Dios, habría que eliminarlo u olvidarlo.” ¿Por qué? Porque nos descompone el cuadro, porque no nos permite instalarnos en cierta forma de pensamiento en la que nos situamos para interpretar la realidad de una manera que no interesa y que nos parece, por algunas razones, justa.”

Hay hasta quien afirma, irónicamente, que es ateo, gracias a Dios.

Para otros muchos hoy Dios es un invento humano o una necesidad humana para adjudicarle todo lo bueno y malo de nuestra existencia.

Para estos últimos, en realidad te das cuenta que Dios existe cuando empiezas a aceptar que lo bueno y lo malo es responsabilidad y obra del mismo hombre y no de una intervención divina.

Su creencia es que es algo común que todos tenemos, que todos aceptamos y usamos casi sin darnos cuenta de ello, que son nuestros pensamientos, nuestras ideas, nuestro conocimiento, todos sabemos que residen en nuestra mente pero pocos se dan cuenta de que están hechos, nadie puede verlos mas que uno mismo, nadie puede tocarlo, pero todos disfrutamos o padecemos nuestros pensamientos, y el de los demás, de esa materia o energía de que están hechos los pensamientos o el amor, eso es Dios, por eso la denominación que uno le ponga poco importa, para unos es Ala, Dios, Yin y Yang, energía, amor, etc.

En todo caso, este debate, como otro muchos, necesita de temple, de mucho temple.

¿Qué opinas tú ...?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Abr 2011

El origen del universo: ciencia y creencia católica.

Escrito por: templarius el 14 Abr 2011 - URL Permanente

REPUBLICACIÓN PARA COMBATIR LOS BLOGS SPAM DE LA PORTADA DE LA COMUNIDAD:

21-12-2008

Lo que transcribo, a continuación, salvo las imágenes, son extractos de un texto del Grupo de Investigación sobre Ciencia, Razón y Fe (CRYF), de la Universidad de Navarra, que podéis consultar en http://www.unav.es/cryf/origenuniverso.html

Dicho escrito, de Héctor L. Mancini, está dedicado a comentar las diapositivas que presentó el Prof. Carlos Pérez García, del Departamento de Fisica y Matemática Aplicada, en sus dos conferencias del seminario "Ciencia, Razón y Fe", que tuvo lugar en la primavera del año 2005.

Podéis, asimismo, ver una presentación de dichas diapositivas, de las cuales he incorporado también algunas imágenes, en http://www.unav.es/cryf/origenuniverso.swf

A. El origen del universo físico

La consideración rigurosamente científica del origen del universo físico es un problema relativamente nuevo. Sin embargo, su incorporación al pensamiento humano puede considerarse como muy antigua. Aunque nuestros conocimientos sobre la historia humana oral y escrita tienen menos de 5.000 años, se desprende de distintos datos arqueológicos que el hombre tiene preocupación por el mundo en el que vive y se forma ideas sobre el universo como un todo, desde mucho antes. Podemos afirmar que los rastros se pierden en el tiempo.

Para presentar su nueva dinámica, Newton, por ejemplo, introdujo la idea de que el universo no tiene necesidad de un origen en el espacio o en el tiempo, aunque podría tenerlo.

Con la relatividad general quedaron firmemente sentadas las bases sobre las cuales deberían construirse los nuevos modelos cosmológicos. Einstein, como todos los grandes científicos anteriores, continuó creyendo en un universo estático e inmutable.

En el primer cuarto del siglo pasado, se abandona la hipótesis de un universo estático, el problema cosmológico relativista conduce a infinitas soluciones en las cuales el espacio varía en función del tiempo. Por lo tanto, surgen muchas posibilidades para considerar un universo en evolución.

En las primeras dos décadas del siglo XX la calidad de los datos astronómicos aumentó notablemente gracias a la mejora en el diseño y construcción de los telescopios. En consecuencia, el universo conocido aumentó sorprendentemente de tamaño y todas las teorías científicas, mayoritariamente aceptadas por su demostración astronómica, opinaban que, considerando el flujo del tiempo hacia atrás, el universo actualmente en expansión, debió partir de una altísima densidad de masa y energía concentrada en un solo punto.

Con esta idea, por primera vez, la ciencia comienza a considerar con su método el problema de la existencia de un “origen” para el universo; un problema que ya tenía una larga tradición en el pensamiento teológico y filosófico. Es de notar también, que ese origen coincide con el del tiempo y del espacio, que dejan de ser separables.

El científico y sacerdote belga George Lemaître llevó las cosas más allá y anticipó que si el universo actual se está expandiendo, retrocediendo en el tiempo, como quien vuelve una película hacia atrás, el universo debió haber comenzado en un punto singular donde se concentraba toda la materia y la energía. Lo denominó: el “Átomo primitivo” y supuso un origen común para el tiempo y además para el espacio. En 1950 Lemaître presentó un libro condensando su pensamiento titulado “ La hipótesis del átomo primitivo: un ensayo de cosmogonía”.

Bajo el punto de vista de la ciencia, considerar un origen simultáneo para el tiempo y el espacio significa considerar un tiempo cero a partir del cual el espacio nace, se va expandiendo y el universo aumenta de tamaño a medida que transcurre el tiempo. Según los distintos modelos, cuando se consideran los detalles, esa expansión tendrá distintos efectos y duraciones. Pero por encima de todos ellos, el dato concreto de la expansión ya se considera una evidencia experimental, que se puede determinar.

Cuando formuló la atrevida hipótesis evolutiva del “atomo primitivo” introdujo dentro de la ciencia la idea más importante que tenemos hoy sobre la evolución del universo. Según esta teoría, el universo debió comenzar a partir de una especie de átomo elemental, extremadamente denso, y pequeño, que evolucionó mediante una gigantesca explosión y cuyos fraccionamientos y agrupamientos sucesivos constituyen el universo que observamos hoy.

Este modelo evolutivo resultaba poco atractivo para algunos físicos, pues permitía a los filósofos remontarse a una “Causa Primera” para todo el Universo, a una “Creación”, lo que parecía sacar fuera de la física el problema del origen. La teoría se presentaba entonces como una alternativa poco convincente frente al modelo estacionario de Einstein, que fue enriquecido con algunas aportaciones posteriores.

Los cosmólogos han podido calcular muchos parámetros del universo con estos datos, con los del telescopio espacial Hubble y los del satélite COBE de 1989.

Los datos experimentales han confirmado que la expansión existe, es acelerada y pocos científicos piensan hoy en la posibilidad de un modelo estacionario para el universo. Por lo cual, la teoría de una regresión final (o “Big - Crunch”) tiene actualmente muy poca aceptación.

La evolución del universo como ha sido descrita (con la relatividad general junto con el “modelo standard” de partículas elementales), también es aceptada hoy por la mayoría de los científicos y especialistas.

Pero esto no debe hacer pensar que se sabe todo sobre el origen del universo y su futuro. Para estimar su evolución futura, se trabaja sobre prolongaciones analíticas de las teorías actuales. En estos casos de proyección a tan largo plazo, se sabe que la ciencia suele describir muy bien los procesos anteriores y la probable continuación de los mismos. Pero poco puede decir la ciencia frente a la posibilidad de nuevos fenómenos emergentes, nuevos descubrimientos o resultados inesperados en la observación, una situación que ha sido normal en su historia. Por ejemplo, hoy se piensa que la mayor parte de la materia que forma el universo es “materia oscura”, de la cual no se sabe nada. Tampoco se sabe nada de la energía oscura, aunque no faltan teorías para todos estos casos.

Sí sabemos, “a ciencia cierta”, que el universo visible se expande y se enfría, y que algunas etapas de la gran explosión inicial tienen una verificación experimental muy firme. El resto, como ya se dijo, por ahora son especulaciones.

B. Los orígenes según la fe cristiana.

El panorama que hemos presentado hasta aquí se deriva del método científico.

El concepto de Universo que analizaremos en esta segunda parte proviene de fuentes muy distintas a la ciencia. En este caso, los conceptos sobre los cuales se debe razonar (y que como veremos, llaman a obrar en consecuencia), provienen de una experiencia espiritual en cuyo inicio se sitúa Dios mismo. Y Dios no es una idea filosófica. Para todos los monoteístas es una Persona. Es el Ser por excelencia, el único Ser Necesario, según el mismo se nos ha revelado: Dios es el que Es, es decir, el único ser que Es por sí mismo. Los demás somos seres contingentes, creados por Él.

Cuando afirmamos que somos seres contingentes, no introducimos ninguna novedad respecto de la visión anterior: para la ciencia, esto también es una evidencia. El hombre no ha creado el universo ni se ha creado a sí mismo, y por lo tanto, respecto de la naturaleza también somos contingentes. Pero en nuestra concepción religiosa hay una diferencia fundamental, Dios se sitúa por encima de la naturaleza, es tanto Creador de la naturaleza como Creador nuestro. En este sentido Dios es superior al destino, a diferencia de otras religiones de la antigüedad que, como la griega, suponían a sus dioses sometidos a éste.

El punto de partida, nuestra primera afirmación en este camino es, entonces, nuestro reconocimiento personal y la aceptación (al menos), de la posibilidad de existencia de ese Ser. Sin este paso no podemos avanzar ni entender la nueva concepción del universo que nos plantea la fe.

Ese paso de afirmación nunca es completo, no carece de dudas, ni es el único en la vida de un hombre. Podemos identificar y observar en otros seres humanos los avances y los retrocesos en el crecimiento de su relación con Dios. Una relación que se construye mediante la reflexión pero fundamentalmente, mediante experiencias espirituales en las cuales cada ser humano comienza a considerar por distintos caminos, que ese universo físico del cual él mismo forma parte, en el que se desarrolla y evoluciona, al cual se asoma con su pensamiento, tiene un sentido. Un sentido que como hombre puede llegar a comprender.

Entonces, la imagen que el hombre se forma a partir de la fe, no es la de un universo producto del azar ni de fuerzas ciegas y extrañas. Tiene un propósito establecido, una dirección de evolución hacia un fin determinado que lo justifica y lo trasciende. El hombre entiende que si bien él mismo es una criatura, una parte casi insignificante de la creación, su Creador se preocupa, gratuitamente, por su crecimiento y desarrollo dentro de ese sentido global que dio al universo.

Dios no fuerza la libertad humana, el hombre tiene en cada etapa de crecimiento personal la posibilidad de aceptarlo o de negarlo, de comprenderlo o rechazarlo.

En el comienzo de esta segunda explicación del origen del universo, el ser humano no involucra sólo su raciocinio; necesita aceptar personalmente que Dios le confiere un sentido maravilloso a esa realidad que él, como hombre, observa, sufre y modifica. Asume también que ese sentido escapa a su voluntad y que sobrepasa a la razón y al conocimiento humanos. El hombre no es autor del proyecto de la creación, pero puede escrutar sus huellas y formular teorías, que siempre dependerán de la revelación. Al cambiar su cultura con los tiempos, ese sentido sobre su destino no se le manifiesta de manera inmutable, de una vez y para siempre. Su interpretación se desarrolla en la historia y evoluciona según progresan los conocimientos humanos

Detrás de cada interpretación científica sobre el universo que los hombres construimos, cada vez de manera más compleja y perfecta, resplandecerá ese sentido que Dios le ha dado y vendrá a iluminar el conocimiento que nos forjamos con la razón. Recién comprendemos completamente la naturaleza cuando además de observarla con los ojos de la ciencia, vemos su sentido con relación al plan de Dios. Entonces se vuelve transparente e inteligible, inteligibilidad que no es obra humana, nos viene de Dios, del hecho de compartir con el resto de la creación el carácter de criaturas.

Al conjunto de esa explicación en la historia la llamamos Revelación, es la base del contenido de nuestra fe. Esa fe nos permitirá interpretar lo que el universo significa para el hombre cuando se le dota de sentido histórico, trascendente y escatológico. La revelación es a la fe, lo que el conocimiento es a la razón.

Ese conocimiento reconoce dos fuentes concretas: la Tradición y las Sagradas Escrituras. La Tradición oral, es anterior a las Sagradas Escrituras. Las sagradas escrituras recogen la revelación, en primer lugar, la que Dios otorga al pueblo de Abraham y de Jacob por medio de sus profetas, y luego, ya definitivamente, por medio de su Palabra encarnada: el Logos, Jesucristro nuestro Señor. A través de los discípulos que Él eligió, llega al pueblo de Dios, y por su intermedio debe llegar a todo el resto de la especie humana.

Volver al índiceLas ideas del Génesis

Las referencias al origen del universo en la Sagrada Escritura están al comienzo de su primer libro, “El Génesis”. En su capítulo I, primer versículo, la Biblia dice: “Bereshit bara Elhoim…”, es decir: “Al principio creó Dios el Cielo y la Tierra…”.

Dios: el Ser necesario, el que es por Sí Mismo, como le dirá luego a Moisés desde la zarza ardiendo, creó cuanto conocemos. Nadie en la Tierra podrá asignar a Dios un nombre humano, lo mejor que podemos decir de Él, nos lo ha revelado Él mismo: Soy el que soy. Nos ha creado y nosotros no podemos salvar ese abismo, y es Él quien toma la iniciativa.

Él ha creado el “átomo primigenio”. Ha creado la Tierra que estaba antes que nosotros, el Universo que estaba antes que la Tierra, y Él es antes que el Universo, el tiempo y el espacio. Esta idea de Dios, trascendente a toda idea, materia o energía que podamos pensar, está diseminada en toda la concepción bíblica vetero-testamentaria. Dios trasciende todo lo natural. Los textos de la revelación se multiplican: El Génesis II, 5-25, Los Salmos, 2 Macabeos VII, 28…

Esa concepción pasa completa al Nuevo Testamento. “De muchas maneras habló Dios a los hombres, hasta que envió a su propio Hijo”..., a su Palabra [S. Pablo]. Dios envía su Palabra a la Tierra. Pero su Palabra, ya existía desde antes de la creación.

Nos dice San Juan Evangelista en el siglo II (DC): En el Principio era el Verbo…[Jn. 1,1]. La palabra de Dios, el Cristo, era anterior al universo y Cristo es el prototipo del ser humano, el nuevo Adán. Esta revelación alcanza una dimensión que trasciende todo pensamiento: por una parte, Dios toma forma humana y asume esta naturaleza, pero por otra el hombre, encuentra su origen como naturaleza, antes de la creación.

La posibilidad que tenemos de entender ese sentido que para nosotros tiene el mundo natural, nos viene de la Palabra de Dios, que ya existía antes de la creación. Si hubo evolución, Dios conocía su resultado antes de su comienzo. Por lo tanto los hombres, nosotros mismos, fuimos pensados por Dios antes de la existencia del tiempo y estamos destinados aquí, en esta Tierra, al encuentro con Él.

Naturalmente, la Revelación no dice por que procedimiento fuimos creados, ni nos comunica datos científicos, tenemos la libertad para averiguarlo. La Revelación da sentido a nuestra vida y nos indica cómo debemos vivirla, porque simultáneamente, la libertad que Dios nos dio, nos fuerza a elegir en cada momento: podemos asumir nuestro destino y llenar nuestra vida de sentido o rechazarlo y vaciarnos de Él.

Más recientemente, durante el Concilio Vaticano I se vuelve a tratar el tema en profundidad y se establece entre otras cosas que: … “el universo es la obra excelente de un Dios bueno y sabio, que hizo todas las cosas con voluntad absolutamente libre”. Es decir, Dios no ha tenido necesidad de crearlo, la creación es una expresión libre del Amor Divino.

Había surgido una nueva visión científica que ponía en discusión la perspectiva religiosa sobre la creación del hombre, esta vez desde el naturalismo, contraponiéndola con la posibilidad de una continuidad evolutiva a partir de especies más simples, sometidas a procesos de selección natural (Darwinismo).

Rápidamente esta nueva propuesta científica fue considerada una demostración de que la consideración de la existencia de un creador, era totalmente superflua. Frente a la pretensión de anular la visión religiosa de la creación del hombre y del universo, la Iglesia se reafirma sobre los contenidos de la Revelación.

Es prudente destacar, que si bien desde sectores del evolucionismo se consideran ideas sobre el origen del hombre, en realidad no se habla del origen del universo. Y aún más, mucho más que del origen de la vida en el planeta, se trata de una teoría sobre la transformación de formas elementales de vida en formas más complejas

Volver al índiceDefiniciones más recientes

El Concilio Vaticano I define que: “Dios sostiene y gobierna todo lo creado mediante su Providencia”. La aclaración resultó necesaria frente a la reducción mecanicista que se desplegó desde las ciencias físicas durante el siglo XIX, a partir del desarrollo de la “Mecánica Racional” (de Laplace a Mach) y de la Termodinámica. Según estas concepciones reduccionistas, se podría llegar a admitir, válidamente para la razón científica, la existencia de un dios creador, que pone en marcha su creación del universo y luego la abandona a su suerte. O bien la de un panteísmo natural, un dios “relojero” universal que controla y participa en todos los movimientos del universo, es decir, lo que llamamos naturaleza.

Pero el gran documento del siglo XX es el Concilio Vaticano II. La cantidad de temas discutidos fue tan amplia y tan completa que no podían faltar las referencias a la creación del universo. La doctrina secular de la Iglesia hasta aquí expuesta aparece reflejada en numerosos trabajos discutidos por los padres conciliares que luego fueron publicados en distintos documentos particulares.

Son un ejemplo las constituciones conciliares tituladas “Lumen Gentium”, “Dei Verbum” y “Gaudium et Spes”. En ellas se remarcan: el misterio de la creación, la visión cristocéntrica de la misma, la colaboración del hombre, criatura singular de Dios, que actúa como continuador de la obra creada, o la relación existente entre la creación y el fin de los tiempos.

Los temas tratados en los documentos conciliares, por iniciativa del mismo papa que convocó el concilio, Juan XXIII, se discutieron en años posteriores para elaborar con ellos un catecismo que los pusiera al alcance de todos los fieles. De esta forma se incorporaron al pensamiento católico general y al Catecismo de la Iglesia Católica. El Catecismo, es un documento cuya redacción fue inicialmente recomendada durante el concilio, concretada durante el Sínodo de Obispos de 1985 y que conoció la luz bajo el Pontificado de Juan Pablo II, 30 años después de haber sido inaugurado el concilio.

En su primera parte, el Catecismo analiza la Profesión de Fe o “Credo”. Desde su primer capítulo proclama que el hombre es “capaz” de Dios y en el segundo, que es Dios quien viene al encuentro del hombre. Entre los puntos 279 y 301 analiza los orígenes del universo y destaca la importancia de una buena catequesis sobre estos temas.

La sucesión de los pontífices desde el concilio: Juan XXIII, Pablo VI o Juan Pablo II, en varios discursos a la Pontificia Academia de las Ciencias, precisaron los detalles de la doctrina de la Iglesia como lo habían hecho todos los papas anteriores.

También el papa Juan Pablo II, pidió perdón por los errores que pudieran haberse cometido en el denominado “caso Galileo”, como un acto de buena voluntad dirigido al mundo de la ciencia, para reafirmar la importancia que la Iglesia siempre le dado a esta actividad de la razón humana.

En 1998 Juan Pablo II publicó la encíclica Fides et Ratio (Fe y Razón), donde se plantea para esta relación el doble objetivo del diálogo y la autonomía que destacamos al comienzo de este artículo, que aclarara Santo Tomás y que reafirma lo establecido en el Concilio Vaticano I.

Las siguientes palabras de su santidad J. Pablo II destacan estos objetivos:

“Al expresar mi admiración y mi aliento hacia estos pioneros de la investigación científica, a los cuales la humanidad debe tanto de su desarrollo actual, siento el deber de exhortarlos a continuar en sus esfuerzos permaneciendo siempre en el horizonte sapiencial en el cuál los logros científicos y tecnológicos están acompañados por los valores filosóficos y éticos, que son una manifestación característica e imprescindible de la persona humana. El científico es muy consciente de que la búsqueda de la verdad… no termina nunca, remite a algo que está por encima del objeto inmediato de los estudios a los interrogantes que abren el acceso al Misterio”.

Desde el mundo católico, siempre ha existido una apertura a la ciencia, estableciendo los puentes necesarios para una comunicación serena y profunda de la verdad que cita su santidad Juan Pablo II en el apartado anterior. A pesar de algunos desencuentros, como el que se suscitó en torno al caso Galileo, la actitud normal entre los católicos fue intentar comprender la ciencia en sus detalles más profundos para encontrarse con el Misterio. En remontar la realidad física hasta la trascendente.

La relación entre la Religión y la Ciencia es muy importante para nosotros, los católicos y los religiosos en general. Algunos de los avances más significativos en la comprensión del universo como el heliocentrismo o la la teoría del Big Bang, se deben a personas de conocida religiosidad. El mismo Galileo, a pesar de lo que se diga en algunos ambientes o en los medios de comunicación, era un católico práctico. Son muchos también los encuentros y diálogos entre grandes científicos con diferentes convicciones religiosas o bien ateos y científicos católicos.

Volver al índiceEl fin del Universo

¿Cuál es el fin del Universo? A mi entender, el fin del Universo, ocurra lo que ocurra físicamente, será la apertura completa a la trascendencia. No se trata de un fin, sino de una finalidad.

Para un hombre de fe, el fin trascenderá todo lo material. No importa el cómo. Desde la ciencia, aunque se especule con hermosas construcciones matemáticas, tampoco se sabe cómo será y mucho menos por qué. Sin embargo, desde la escatología cristiana, sí sabemos que el fin del universo será la realización plena de ese sentido que hoy adivinamos, en el que creemos y que nos permite obrar en consecuencia, para bien de todos nuestros hermanos, los hombres.

Según nuestra concepción, en el final de los tiempos terminará nuestro conocimiento parcial y veremos a Dios tal cual es (1 Cor. 13,12). Dios entonces habrá conducido su creación hasta el reposo definitivo y la gloria para la cual ha creado el Universo, con nuestro Cielo, con la Tierra y con todos nosotros en la cumbre de la creación, permitiéndonos comprenderla y colaborar con ella (Catecismo, 314).

En la ciencia, para explicar la evolución del universo, es necesario unir nuestros conocimientos sobre lo más pequeño, las partículas elementales y sobre lo más grande, los cuerpos de la astrofísica: planetas, estrellas y galaxias. Para explicar el sentido de la evolución de la vida inteligente sobre la Tierra, vemos aquí, que también necesitamos unir lo más grande y lo más pequeño: Dios y el hombre. El hombre carece de sentido sin Dios, queda reducido a una fluctuación sin razón en el universo.

Ocupamos un lugar privilegiado en el Universo: el planeta Tierra. Muchos analizan desde la ciencia misma la causa y justificación de ese privilegio, tratando de calcular la probabilidad de aparición de vida inteligente en otros rincones del universo. Esa probabilidad, al parecer, es bastante baja. La tierra es un planeta habitable, al borde de un brazo de una galaxia, parte de un universo con sus constantes cosmológicas finamente ajustadas para la vida. Y es a la vez, un atalaya que permite observar su sistema planetario, la forma de su galaxia y hasta “los bordes” del universo. Es decir, con las bases para formar en su inteligencia, una cosmovisión científica. Una visión bastante ajustada de la totalidad.

Pero desde la perspectiva que estamos analizando aquí, la razón de ese privilegio trasciende lo físico y lo natural, porque este lugar donde vivimos, es el lugar del encuentro del hombre con su Creador. Aquí el Verbo se hizo Carne y habitó entre nosotros. Él establece nuestra dignidad como criaturas. Porque al principio, antes de la Creación, el Verbo ya era.

Esa es nuestra fe.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 Nov 2010

Manifestación unitaria en Madrid, el próximo sábado, de apoyo a los saharauis

Escrito por: templarius el 12 Nov 2010 - URL Permanente

España | Aura Ribeiro - Tercera Información | 10-11-2010 |

Durante los últimos días el Reino de Marruecos, liderado por Mohamed VI, ha asesinado, masacrado y hecho desaparecer a una cantidad indeterminada de saharauis que se manifestaban y concentraban pacíficamente en reclamo de la independencia y de una salida negociada y pacífica al conflicto.

Con la expulsión de varios cargos públicos europeos y periodistas de El Aaiún -capital del Sáhara Occidental- y del Campamento de la Libertad junto con la imposición de un estado de sitio en esos mismos emplazamientos, Marruecos ha visto como miles de personas en todo el mundo se han levantado contra sus políticas agresivas y anti-democráticas.

Ayer y el día anterior varias manifestaciones se sucedieron en España de forma espontánea para mostrar el apoyo a la causa saharaui, sin embargo el próximo sábado 13 de noviembre, se celebrará en Madrid una manifestación unitaria a las 12 de la mañana, que irá desde atocha hasta sol. Esta movilización está convocada por CEAS-SÁHARA (Coordinadora Estatal de Asociaciones de Amistad y Solidaridad con el pueblo saharaui) y la Plataforma pro Referéndum en el Sáhara.

Fuente: http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article19948 , bajo Licencia Creative Commons.

Posdata: Hasta esa manifestación del sábado, cambio mi avatar, siguiendo una iniciativa del Proyecto EQUO en FACEBOOK

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

29 Sep 2010

CERRADO POR HUELGA GENERAL

Escrito por: templarius el 29 Sep 2010 - URL Permanente

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27 Sep 2010

Huelga general contra el giro antisocial

Escrito por: templarius el 27 Sep 2010 - URL Permanente

El abaratamiento del despido creará más paro al fomentar la expulsión de trabajadores veteranos y su sustitución por jóvenes aún más precarios. Y después viene retrasar la jubilación y rebajar las pensiones

JOSÉ MARÍA ZUFIAUR 23/09/2010

La huelga general convocada para el próximo día 29 de septiembre pretende expresar el rechazo de los trabajadores y ciudadanos al giro antisocial adoptado por el Gobierno. Tiene también por finalidad rectificar algunas de las medidas ya adoptadas y evitar otras anunciadas. Coincide, además, con una jornada de movilización europea convocada por la Confederación Europea de Sindicatos que exige de la UE y de sus Estados miembros una política económica y social orientada al empleo y la cohesión social, así como otro tipo de construcción europea capaz de influir en el mundo, contrarrestar la actual mundialización neoliberal y preservar nuestro modelo social.

He aquí los motivos y objetivos más relevantes, a mi entender, de esta huelga.

La huelga tiene sentido porque las medidas que el Gobierno ha adoptado o ha anunciado no son, como se repite, inevitables. Frente a la indudable presión de los mercados -propiciada por la cerrazón de Alemania a asumir la lógica de una unión monetaria, es decir, sostener hasta el final a cualquier país de la eurozona atacado- cabían otro tipo de respuestas.

Primero, la exigencia de una posición coherente de la señora Merkel. Segundo, un ajuste interno más equilibrado que no recayera primordialmente sobre las clases populares y que no lastrara el crecimiento y el empleo. Y, tercero, no aceptar exigencias espurias de sectores económicos y financieros, como esta reforma laboral y la que viene de las pensiones.

Ha quedado meridianamente claro que cuando el Banco de España ha cumplido sus deberes de revelar la solvencia de nuestras entidades de crédito se ha desinflado aquel ataque de los mercados sobre la deuda soberana española, lo que para nada consiguió el real decreto ley de la reforma laboral.

En cuanto a la reforma de las pensiones, si el objetivo fuera de verdad asegurar su futuro, tampoco sería necesario hacerla así ni con estas prisas. Implementarla antes del final de año solo tiene dos objetivos clásicos: para el Gobierno, reducir el gasto; para el sistema financiero que lo presiona, abrir mercado a los fondos privados de pensiones.

La huelga general pretende exigir que se modifique una política de ajuste focalizada en las clases populares: congelación actual y previsión futura de recorte de las pensiones, reducción de retribuciones a los empleados públicos, profunda regresión de los derechos laborales. Estas medidas recaen sobre los que ninguna responsabilidad tuvieron en la crisis. Entretanto, sus causantes, las entidades financieras, vuelven a tener beneficios exorbitantes, no inyectan crédito en la economía, lastran el crecimiento económico y la creación de empleo y dictan medidas de reducción del Estado social. Los ciudadanos son los perdedores y los bancos los ganadores de este tipo de respuesta a la crisis.

La huelga quiere mostrar el rechazo al giro copernicano de un Gobierno que de presentarse como el campeón de las políticas sociales ha pasado a ser el campeón de las más antisociales. Fue incapaz de aceptar -cuando bastantes expertos lo venían advirtiendo- las consecuencias del modelo de crecimiento basado en el ladrillo y el endeudamiento masivo del sector privado. Su política fiscal ha estado basada en la idea de que bajar impuestos, o adoptar medidas populistas como la deducción general de 400 euros en el IRPF, era de izquierdas. Tampoco ha hecho nada contra el fraude fiscal y ha terminado regalando las cajas de ahorros a los bancos. Ahora pretende hacernos creer que sus actuales medidas son las que siempre ha defendido y que el debilitamiento de los pilares del Estado de bienestar es la mejor manera de que la gente viva mejor en el futuro.

La huelga busca cambiar radicalmente una reforma laboral que se suma y es peor que todas las anteriores. Esta reforma no crea puestos de trabajo ni arregla la temporalidad del empleo. Despedir a los trabajadores será, eso sí, más fácil. Desde mediados de los noventa, y con esta reforma, se ha reducido entre un 48% y un 64% el coste del despido para las empresas (mucho más con la nueva redacción de las causas objetivas de despido, que llevará a los jueces a declarar despido justificado el que antes declaraban improcedente). Además, en 15 años la rebaja de la indemnización por despido de los trabajadores fijos alcanza entre un 30% y un 72%.

Una política socialdemócrata en los años anteriores habría evitado el ajuste fiscal y el recorte social

La reforma aumenta la arbitrariedad empresarial y debilita los derechos de los trabajadores. Para empeorar las cosas, legaliza las agencias privadas, introduciendo el ánimo de lucro en la intermediación laboral.

Nos enfrentamos, pues, a una reforma que trata de "arreglar" la precariedad haciendo a todos más precarios y que puede desencadenar un movimiento incontrolado de sustitución masiva de trabajadores antiguos por nuevos.

Se trata, por último, de una reforma que va a contracorriente de un cambio del modelo productivo orientado hacia la productividad, la calidad y la cohesión social.

La huelga quiere asimismo parar una reforma de la negociación colectiva, guardada en la recámara. Dando preeminencia a la negociación de empresa, busca acabar con la permanencia temporal de las disposiciones de los convenios colectivos y reducir al mínimo la negociación colectiva supraempresarial, con el inevitable debilitamiento de la parte laboral y pérdida de conquistas laborales.

La huelga trata de impedir la anunciada reforma de las pensiones. Ahora se niegan las afirmaciones, de no hace todavía un año, sobre la solidez del sistema. Afirmaciones realizadas por los mismos responsables gubernamentales que hoy defienden lo contrario con lenguaje de madera. La reforma de las pensiones va a perjudicar sobre todo a los jóvenes, a las mujeres, a los precarios, a los trabajadores mayores en paro y a los que tienen trabajos más penosos. Lo único que tal reforma nos asegura es que en el futuro las pensiones serán bastante inferiores que las actuales en relación con el último salario en activo.

La huelga defiende que a los trabajadores en paro que agoten la prestación -que pronto serán centenares de miles- no les falte protección por desempleo, evitando así que se deslicen hacia la pobreza y la exclusión social

La huelga demanda una profunda reforma fiscal que nos acerque a los parámetros de los países europeos más desarrollados y cohesionados, de los que nos separan más de 12 puntos de imposición fiscal.

El Gobierno no ha hecho nada contra el fraude fiscal y ha bajado los impuestos a los más ricos

Las reformas fiscales emprendidas por Zapatero han significado disminución del tipo del Impuesto de Sociedades y reforma del IRPF, reduciendo el número de tramos y el tipo marginal. Aún peor, consolidó la regresiva separación de las rentas del capital de las restantes, introducida por el PP, otorgándoles, además, un trato de favor mediante un tipo menor y proporcional. Sin olvidarnos de la eliminación del Impuesto sobre los Patrimonios. Y cuando el Gobierno ha abordado una brutal política de reducción del déficit no ha pensado en subir los impuestos directos sino el IVA, que pagan por igual todos los ciudadanos.

Esta huelga reivindica los valores de la izquierda. Apoyarla es defender valores socialdemócratas. El accidentalismo, inventado por Gil Robles y convertido en arte por Guy Mollet, que ha impregnado la acción política gubernamental, y esa concepción ambidiestra -en expresión de un responsable de comunicación del Ejecutivo- según la cual el nuevo socialismo se caracteriza por ser de derechas en lo económico y de izquierdas en lo social, han quedado pronto desacreditados.

El 29 de septiembre es el comienzo de un proceso más largo. Especialmente porque la izquierda, española y europea, tendrá que responder, con una urgencia nunca evidenciada como ahora, con sus propias respuestas a la degradación social, a los desafíos a los que se enfrentan nuestras sociedades y al futuro de la UE.

Los frutos de las huelgas generales no siempre se recogen al día siguiente: los de la huelga del 14-D se recogieron un año más tarde. Contrariamente a lo que dicen algunos, opino que la reforma laboral aprobada se modificará más bien pronto. Por la huelga y porque pronto se evidenciará que el modelo laboral que va a configurar es aún más insostenible que el que teníamos.

José María Zufiaur es miembro del Comité Económico y Social Europeo en representación de UGT.

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Huelga/general/giro/antisocial/elpepuopi/20100923elpepiopi_11/Tes

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Jun 2010

Carta abierta a los obispos católicos de todo el mundo. Hans Küng.

Escrito por: templarius el 14 Jun 2010 - URL Permanente

Carta abierta a los obispos católicos de todo el mundo

Estimados obispos,

Joseph Ratzinger, ahora Benedicto XVI, y yo fuimos entre 1962 1965 los dos teólogos más jóvenes del concilio. Ahora, ambos somos los más ancianos y los únicos que siguen plenamente en activo. Yo siempre he entendido también mi labor teológica como un servicio a la Iglesia. Por eso, preocupado por esta nuestra Iglesia, sumida en la crisis de confianza más profunda desde la Reforma, os dirijo una carta abierta en el quinto aniversario del acceso al pontificado de Benedicto XVI. No tengo otra posibilidad de llegar a vosotros.

Aprecié mucho que el papa Benedicto, al poco de su elección, me invitara a mí, su crítico, a una conversación de cuatro horas, que discurrió amistosamente. En aquel momento, eso me hizo concebir la esperanza de que Joseph Ratzinger, mi antiguo colega en la Universidad de Tubinga, encontrara a pesar de todo el camino hacia una mayor renovación de la Iglesia y el entendimiento ecuménico en el espíritu del Concilio Vaticano II.

Mis esperanzas, y las de tantos católicos y católicas comprometidos, desgraciadamente no se han cumplido, cosa que he hecho saber al papa Benedicto de diversas formas en nuestra correspondencia. Sin duda, ha cumplido concienzudamente sus cotidianas obligaciones papales y nos ha obsequiado con tres útiles encíclicas sobre la fe, la esperanza y el amor. Pero en lo tocante a los grandes desafíos de nuestro tiempo, su pontificado se presenta cada vez más como el de las oportunidades desperdiciadas, no como el de las ocasiones aprovechadas:

- Se ha desperdiciado la oportunidad de un entendimiento perdurable con los judíos: el Papa reintroduce la plegaria preconciliar en la que se pide por la iluminación de los judíos y readmite en la Iglesia a obispos cismáticos notoriamente antisemitas, impulsa la beatificación de Pío XII y sólo se toma en serio al judaísmo como raíz histórica del cristianismo, no como una comunidad de fe que perdura y que tiene un camino propio hacia la salvación. Los judíos de todo el mundo se han indignado con el predicador pontificio en la liturgia papal del Viernes Santo, en la que comparó las críticas al Papa con la persecución antisemita.

- Se ha desperdiciado la oportunidad de un diálogo en confianza con los musulmanes; es sintomático el discurso de Benedicto en Ratisbona, en el que, mal aconsejado, caricaturizó al islam como la religión de la violencia y la inhumanidad, atrayéndose así la duradera desconfianza de los musulmanes.

- Se ha desperdiciado la oportunidad de la reconciliación con los pueblos nativos colonizados de Latinoamérica: el Papa afirma con toda seriedad que estos "anhelaban" la religión de sus conquistadores europeos.

- Se ha desperdiciado la oportunidad de ayudar a los pueblos africanos en la lucha contra la superpoblación, aprobando los métodos anticonceptivos, y en la lucha contra el sida, admitiendo el uso de preservativos.

- Se ha desperdiciado la oportunidad de concluir la paz con las ciencias modernas: reconociendo inequívocamente la teoría de la evolución y aprobando de forma diferenciada nuevos ámbitos de investigación, como el de las células madre.

- Se ha desperdiciado la oportunidad de que también el Vaticano haga, finalmente, del espíritu del Concilio Vaticano II la brújula de la Iglesia católica, impulsando sus reformas.

Este último punto, estimados obispos, es especialmente grave. Una y otra vez, este Papa relativiza los textos conciliares y los interpreta de forma retrógrada contra el espíritu de los padres del concilio. Incluso se sitúa expresamente contra el concilio ecuménico, que según el derecho canónico representa la autoridad suprema de la Iglesia católica:

- Ha readmitido sin condiciones en la Iglesia a los obispos de la Hermandad Sacerdotal San Pío X, ordenados ilegalmente fuera de la Iglesia católica y que rechazan el concilio en aspectos centrales.

- Apoya con todos los medios la misa medieval tridentina y él mismo celebra ocasionalmente la eucaristía en latín y de espaldas a los fieles.

- No lleva a efecto el entendimiento con la Iglesia anglicana, firmado en documentos ecuménicos oficiales (ARCIC), sino que intenta atraer a la Iglesia católico-romana a sacerdotes anglicanos casados renunciando a aplicarles el voto de celibato.

- Ha reforzado los poderes eclesiales contrarios al concilio con el nombramiento de altos cargos anticonciliares (en la Secretaría de Estado y en la Congregación para la Liturgia, entre otros) y obispos reaccionarios en todo el mundo.

El Papa Benedicto XVI parece alejarse cada vez más de la gran mayoría del pueblo de la Iglesia, que de todas formas se ocupa cada vez menos de Roma y que, en el mejor de los casos, aún se identifica con su parroquia y sus obispos locales.

Sé que algunos de vosotros padecéis por el hecho de que el Papa se vea plenamente respaldado por la curia romana en su política anticonciliar. Esta intenta sofocar la crítica en el episcopado y en la Iglesia y desacreditar por todos los medios a los críticos. Con una renovada exhibición de pompa barroca y manifestaciones efectistas cara a los medios de comunicación, Roma trata de exhibir una Iglesia fuerte con un "representante de Cristo" absolutista, que reúne en su mano los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Sin embargo, la política de restauración de Benedicto ha fracasado. Todas sus apariciones públicas, viajes y documentos no son capaces de modificar en el sentido de la doctrina romana la postura de la mayoría de los católicos en cuestiones controvertidas, especialmente en materia de moral sexual. Ni siquiera los encuentros papales con la juventud, a los que asisten sobre todo agrupaciones conservadoras carismáticas, pueden frenar los abandonos de la Iglesia ni despertar más vocaciones sacerdotales.

Precisamente vosotros, como obispos, lo lamentaréis en lo más profundo: desde el concilio, decenas de miles de obispos han abandonado su vocación, sobre todo debido a la ley del celibato. La renovación sacerdotal, aunque también la de miembros de las órdenes, de hermanas y hermanos laicos, ha caído tanto cuantitativa como cualitativamente. La resignación y la frustración se extienden en el clero, precisamente entre los miembros más activos de la Iglesia. Muchos se sienten abandonados en sus necesidades y sufren por la Iglesia. Puede que ese sea el caso en muchas de vuestras diócesis: cada vez más iglesias, seminarios y parroquias vacíos. En algunos países, debido a la carencia de sacerdotes, se finge una reforma eclesial y las parroquias se refunden, a menudo en contra de su voluntad, constituyendo gigantescas "unidades pastorales" en las que los escasos sacerdotes están completamente desbordados.

Y ahora, a las muchas tendencias de crisis todavía se añaden escándalos que claman al cielo: sobre todo el abuso de miles de niños y jóvenes por clérigos -en Estados Unidos, Irlanda, Alemania y otros países- ligado todo ello a una crisis de liderazgo y confianza sin precedentes. No puede silenciarse que el sistema de ocultamiento puesto en vigor en todo el mundo ante los delitos sexuales de los clérigos fue dirigido por la Congregación para la Fe romana del cardenal Ratzinger (1981-2005), en la que ya bajo Juan Pablo II se recopilaron los casos bajo el más estricto secreto. Todavía el 18 de mayo de 2001, Ratzinger enviaba un escrito solemne sobre los delitos más graves (Epistula de delitos gravioribus) a todos los obispos. En ella, los casos de abusos se situaban bajo el secretum pontificium, cuya vulneración puede atraer severas penas canónicas. Con razón, pues, son muchos los que exigen al entonces prefecto y ahora Papa un mea culpa personal. Sin embargo, en Semana Santa ha perdido la ocasión de hacerlo. En vez de ello, el Domingo de Ramos movió al decano del colegio cardenalicio a levantar urbi et orbe testimonio de su inocencia.

Las consecuencias de todos estos escándalos para la reputación de la Iglesia católica son devastadoras. Esto es algo que también confirman ya dignatarios de alto rango. Innumerables curas y educadores de jóvenes sin tacha y sumamente comprometidos padecen bajo una sospecha general. Vosotros, estimados obispos, debéis plantearos la pregunta de cómo habrán de ser en el futuro las cosas en nuestra Iglesia y en vuestras diócesis. Sin embargo, no querría bosquejaros un programa de reforma; eso ya lo he hecho en repetidas ocasiones, antes y después del concilio. Sólo querría plantearos seis propuestas que, es mi convicción, serán respaldadas por millones de católicos que carecen de voz.

1. No callar: en vista de tantas y tan graves irregularidades, el silencio os hace cómplices. Allí donde consideréis que determinadas leyes, disposiciones y medidas son contraproducentes, deberíais, por el contrario, expresarlo con la mayor franqueza. ¡No enviéis a Roma declaraciones de sumisión, sino demandas de reforma!

2. Acometer reformas: en la Iglesia y en el episcopado son muchos los que se quejan de Roma, sin que ellos mismos hagan algo. Pero hoy, cuando en una diócesis o parroquia no se acude a misa, la labor pastoral es ineficaz, la apertura a las necesidades del mundo limitada, o la cooperación mínima, la culpa no puede descargarse sin más sobre Roma. Obispo, sacerdote o laico, todos y cada uno han de hacer algo para la renovación de la Iglesia en su ámbito vital, sea mayor o menor. Muchas grandes cosas en las parroquias y en la Iglesia entera se han puesto en marcha gracias a la iniciativa de individuos o de grupos pequeños. Como obispos, debéis apoyar y alentar tales iniciativas y atender, ahora mismo, las quejas justificadas de los fieles.

3. Actuar colegiadamente: tras un vivo debate y contra la sostenida oposición de la curia, el concilio decretó la colegialidad del Papa y los obispos en el sentido de los Hechos de los Apóstoles, donde Pedro tampoco actuaba sin el colegio apostólico. Sin embargo, en la época posconciliar los papas y la curia han ignorado esta decisión central del concilio. Desde que el papa Pablo VI, ya a los dos años del concilio, publicara una encíclica para la defensa de la discutida ley del celibato, volvió a ejercerse la doctrina y la política papal al antiguo estilo, no colegiado. Incluso hasta en la liturgia se presenta el Papa como autócrata, frente al que los obispos, de los que gusta rodearse, aparecen como comparsas sin voz ni voto. Por tanto, no deberíais, estimados obispos, actuar solo como individuos, sino en comunidad con los demás obispos, con los sacerdotes y con el pueblo de la Iglesia, hombres y mujeres.

4. La obediencia ilimitada sólo se debe a Dios: todos vosotros, en la solemne consagración episcopal, habéis prestado ante el Papa un voto de obediencia ilimitada. Pero sabéis igualmente que jamás se debe obediencia ilimitada a una autoridad humana, solo a Dios. Por tanto, vuestro voto no os impide decir la verdad sobre la actual crisis de la Iglesia, de vuestra diócesis y de vuestros países. ¡Siguiendo en todo el ejemplo del apóstol Pablo, que se enfrentó a Pedro y tuvo que "decirle en la cara que actuaba de forma condenable" (Gal 2, 11)! Una presión sobre las autoridades romanas en el espíritu de la hermandad cristiana puede ser legítima cuando estas no concuerden con el espíritu del Evangelio y su mensaje. La utilización del lenguaje vernáculo en la liturgia, la modificación de las disposiciones sobre los matrimonios mixtos, la afirmación de la tolerancia, la democracia, los derechos humanos, el entendimiento ecuménico y tantas otras cosas sólo se han alcanzado por la tenaz presión desde abajo.

5. Aspirar a soluciones regionales: es frecuente que el Vaticano haga oídos sordos a demandas justificadas del episcopado, de los sacerdotes y de los laicos. Con tanta mayor razón se debe aspirar a conseguir de forma inteligente soluciones regionales. Un problema especialmente espinoso, como sabéis, es la ley del celibato, proveniente de la Edad Media y que se está cuestionando con razón en todo el mundo precisamente en el contexto de los escándalos por abusos sexuales. Una modificación en contra de la voluntad de Roma parece prácticamente imposible. Sin embargo, esto no nos condena a la pasividad: un sacerdote que tras madura reflexión piense en casarse no tiene que renunciar automáticamente a su estado si el obispo y la comunidad le apoyan. Algunas conferencias episcopales podrían proceder con una solución regional, aunque sería mejor aspirar a una solución para la Iglesia en su conjunto. Por tanto:

6. Exigir un concilio: así como se requirió un concilio ecuménico para la realización de la reforma litúrgica, la libertad de religión, el ecumenismo y el diálogo interreligioso, lo mismo ocurre en cuanto a solucionar el problema de la reforma, que ha irrumpido ahora de forma dramática. El concilio reformista de Constanza en el siglo previo a la Reforma acordó la celebración de concilios cada cinco años, disposición que, sin embargo, burló la curia romana. Sin duda, esta hará ahora cuanto pueda para impedir un concilio del que debe temer una limitación de su poder. En todos vosotros está la responsabilidad de imponer un concilio o al menos un sínodo episcopal representativo.

La apelación que os dirijo en vista de esta Iglesia en crisis, estimados obispos, es que pongáis en la balanza la autoridad episcopal, revalorizada por el concilio. En esta situación de necesidad, los ojos del mundo están puestos en vosotros. Innúmeras personas han perdido la confianza en la Iglesia católica. Para recuperarla sólo valdrá abordar de forma franca y honrada los problemas y las reformas consecuentes. Os pido, con todo el respeto, que contribuyáis con lo que os corresponda, cuando sea posible en cooperación con el resto de los obispos; pero, si es necesario, también en solitario, con "valentía" apostólica (Hechos 4, 29-31). Dad a vuestros fieles signos de esperanza y aliento y a nuestra iglesia una perspectiva.

Os saluda, en la comunión de la fe cristiana, Hans Küng.

Traducción: Jesús Alborés Rey

Hans Küng es catedrático emérito de Teología Ecuménica en la Universidad de Tubinga (Alemania) y presidente de Global Ethic.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Carta/abierta/obispos/catolicos/todo/mundo/elpepusoc/20100415elpepisoc_3/Tes

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19 Dic 2009

LA FE, EN EL CRISTIANISMO

Escrito por: templarius el 19 Dic 2009 - URL Permanente

La fe en el cristianismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre (salvo las imágenes)

La fe en el cristianismo se centra en la fe en la Resurrección de Cristo (1 Corintios 15:1-4) "(...) el evangelio que os he predicado (...) De otro modo, creeríais en vano (...)". El mismo libro dice en 15:14: "Y si Cristo no ha resucitado, nuestro predicado es inútil y así vuestra fe" (véase también Actos 2:32, Epístola a los filipenses 3:10, Juan 11:25).

Cristianismo

La fe cristiana implica creer en todas las declaraciones y promesas de Dios escritas en la Biblia; por lo tanto, es una respuesta humana de aceptación a la gracia de Dios. Cuando se trata de Dios es creer ciegamente en algo, sus promesas, sus verdades, sin tener prueba de ello, debido a que es algo que se siente dentro de uno.

La fe es adquirida, no es innata ni se hereda, es enseñada por los progenitores y escuelas de catecismo. La Biblia define a la fe como "la certeza de lo que se espera (en el futuro), la convicción de lo que no se ve (en el presente)"(Hebreos 11:1).

La fe no se basa en la sabiduría del hombre sino en creer en algo sin poderlo probar. Quiere decir que, la fe es un acto espiritual, por lo tanto irracional (1 Corintios 2:5; 12:9; 2 Corintios 4:13). El cristiano cree con el corazón, no con la mente (Romanos 10:9; Daniel 12:10).

Observacion: el cristianismo es supraracional (está por encima de la razón; no quiere decir irracional). Equivocamente muchos sostienen que se debe creer sin utilizar la razón, siendo todo lo contrario. El ser no renovado por el Espíritu Santo de Dios es aquel que tiene atrofiado el sentido de la razon y por ello no puede percibir las cosas espirituales (1 cor. 2:14). Por tal motivación se debe reemplazar el término "irracional" por "supraracional" (Ver el libro del Pastor Jhon McArthur en sociedad con otros autores "Piense Conforme a la Biblia")

La garantía de la fe es la veracidad de Dios

La base de la fe es el testimonio divino, no la racionalidad de lo que Dios dice, sino el simple hecho de que Él lo dice. La fe descansa directamente en "Así dice el Señor". Pero, con el fin de que esta fe pueda comprender la veracidad, la sinceridad, y la verdad de Dios, debe apropiarse y apreciarse, junto con Su inmutabilidad. La doctrina cristiana enseña que Dios es único, indivisible y eterno, que se manifiesta al hombre bajo la forma de tres personas distintas: el Padre, el Hijo (Jesucristo, la Palabra eterna), y el Espíritu Santo.

La fe es una operación del Espíritu de Dios

La verdad es la esencia de la fe, y el motivo último sobre el cual descansa nuestro consentimiento a cualquiera verdad revelada es la veracidad de Dios. La fe histórica es la aprensión y el asentimiento a ciertas declaraciones que son vistas como meros hechos de la historia. La fe temporal es ese estado de la mente, en el que es depertada en los hombres (por ejemplo, Félix, en Hechos 24), por la exposición de la verdad y por la influencia de simpatía religiosa, o por lo que algunas veces es modelada la operación común del Espíritu Santo. La fe de salvación es llamada así porque tiene vida eterna inseparablemente unida con ella, y es una operación especial del Espíritu Santo.

La salvación es un regalo de la gracia de Dios

Pablo escribe en Efesios 2:8-9 "Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte."

Para la salvación del hombre Dios sólo exige fe en Jesucristo. La fe no solo es una confesión acerca de Cristo, sino también una actitud, dar dinero a tu iglesia y una decisión que brota del corazón del hombre que procura seguir a Cristo como Señor y Salvador personal (Mateo 4:19; 16:24; Lucas 9:23-25; Juan 10:4, 27; 12:26; Apocalipsis 14:4).

En el Nuevo Testamento, el concepto de la fe incluye cuatro elementos:

1. La fe implica creer de todo corazón en que Dios Padre resuscitó a Jesús de los muertos como Señor y Salvador personal (Romanos 1:17). La verdad de la resurrección es fundada en varias maneras: (1 Corintios 15:1-4) "... el evangelio que les predico... de lo contrario, han creído en vano... ". El mismo libro dice, en 15:14: "Y si Cristo no resucitó, es inútil nuestra predicación, y es inútil tu fe" (véase también Hechos de los Apóstoles 2:32; Filipenses 3:10; Juan 11:25).

2. La fe implica arrepentimiento, es decir dejar de ser no recíproco al amor de Dios, y volverse por medio de Cristo. (Hechos 2:37-38; 2 Corintios 7:10).

3. La fe implica obediencia a Cristo (O sea, a la iglesia) y a su palabra como estilo de vida inspirada por fe (Romanos 1:5). 4. La fe implica la decisión personal de expresar confianza, amor, lealtad y gratitud a Dios(Mateo 22:37; Juan 21:15-17; Efesios 6:6; 1 Pedro 1:8)

La "FE" es el conocimiento que tiene cada uno y la capacidad de realizar algo. No puedes tener fe en ti si no sabes como hacerlo. La gente confunde la "FE" con la palabra ESPERANZA, esperan que alguien mas lo haga por ellos, piensan que eso es fe y estan equivocados. No me abaso en creencias, si no que es, analizando la verdad.

Referencias

La Santa Biblia - Antigua versión de Casiodoro de Reina (1569); revisada por Cipriano de Valera (1602). Revisión 1960. Sociedades Bíblicas Unidas.

Fuente

Catolicismo

En un sentido objetivo, la fe es la suma de verdades reveladas por Dios en la escritura y la tradición, y que son presentadas en forma breve en sus "credos". Subjetivamente, la fe significa el hábito o virtud por el cual estas verdades se asientan.

La fe es un acto sobrenatural

La fe es un acto sobrenatural realizado por gracia divina. Es el "acto del asentimiento intelectual a una verdad divina debido al ejercicio de la voluntad, el cual es motivado por la gracia de Dios"(Sto. Tomás, II-II, Q. iv, a.2). Y así como la luz de la fe es un regalo concedido sobrenaturalmente sobre el entendimiento, así también esta gracia divina moviendo la voluntad es, como su nombre lo implica, un regalo igualmente sobrenatural y absolutamente gratuito. El regalo no se debe a estudio previo ni puede adquirirse por esfuerzos humanos, pero "pidan y recibirán".

Porque la virtud es "infundida" y no alcanzable por esfuerzos humanos, es, por lo tanto, una de las virtudes teológicas.

Una fe no ciega

"Nosotros creemos", dice el Concilio Vaticano (III,iii), "que la revelación es verdadera, no porque la verdad intrínseca de los misterios sea en verdad claramente vista a la luz natural de la razón, sino por la autoridad de Dios, quien las revela, porque Él no puede engañar ni ser engañado." Así, nosotros consideramos al acto de fe que los cristianos depositan en la Santa Trinidad, la fe que puede ser descrita de una manera silogística, así:

  • Cualquiera cosa que Dios revela es verdad
  • ahora bien, Dios ha revelado la Santa Trinidad, lo que es un misterio
  • por lo tanto, este misterio es verdad.

Los católicos romanos aceptan la premisa mayor como más allá de toda duda, una presuposición basada en la razón, y así, intrínsecamente evidente a la razón; la premisa menor también es verdad, porque es declarada por la iglesia, la cual es considerada infalible en sus declaraciones, y también porque, como el Concilio Vataicano dice, "además de la ayuda interna de Su Espíritu Santo, a Dios le ha placido darnos ciertas pruebas externas de Su revelación, a saber, ciertos hechos divinos, especialmente milagros y profecías; puesto que estas últimas manifiestan claramente la omnipotencia de Dios y Su infinito conocimiento, ellas permiten alcanzar la mayoría de ciertas pruebas de Su revelación y se ajustan la capacidad de todo." De aquí que Tomás de Aquino escribe: "Un hombre no debería creer a menos que viera las cosas que tuviera que creer, ya sea por evidencia de milagros o de algo similar" (II-II:1:4, anuncio 1). Tomás está hablando aquí de motivos de credibilidad, de las causas que dan lugar a la creencia.

NOTA: Texto adaptado del artículo "Fe", de la Enciclopedia Católica.

Nuevo Testamento

La palabra "fe" fue traducida del griego πιστις (pi'stis). En el Nuevo Testamento esta palabra fue usada principalmente como un sustantivo-verbo, lo que no tiene conversión al español. En el contexto del Nuevo Testamento pistis es una acción física, basada en una creencia mental y sostenida con la confianza. En este contexto, creencia no es sinónimo de fe, porque la creencia principalmente expresa la acción mental, pensamiento de confianza o firme persuasión, no el acto físico. Dependiendo del contexto, la palabra griega también puede entenderse como referida a "lealtad" o "fidelidad" (compárese 1 Tesalonicenses 3:7 con Tito 2:10).

Comentando acerca de la función de la fe en relación al pacto de Dios, el escritor de la Epístola a los Hebreos dice: "Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve" (Hebreos 11:1 NVI).

Υποστασις (hy-po'sta-sis), traducida como "garantía" aquí, comúnmente, en los antiguos papiros de documentos comerciales aparece transmitiendo la idea de que un convenio es un intercambio de garantías que aseguran la futura transferencia de las posesiones descritas en el contrato. En vista de esto, Moulton y Milligan sugieren la interpretación: "La fe es el título de propiedad de las cosas que se esperan" (Vocabulario del Testamento griego, 1963, pág. 660). La palabra griega e´leg-khos traducida "certeza" o "convicción" en Hebreos 11:1, comunica la idea de traer de ahí en adelante la evidencia que demuestre algo, particularmente, algo contrario a lo que parece ser el caso. Por eso, esta evidencia hace claro lo que no se ha discernido antes y así refuta a lo que parece ser que es. Esta evidencia por convicción es tan positiva o poderosa, que se dice que la fe es eso. La fe cristiana, descrita en estos términos, no es sinónimo de credulidad.

Hebreos 11:6 describe el significado y el rol práctico de la fe: "En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que Él existe y que recompensa a quienes lo buscan". (NVI)

Resumiendo el concepto de fe del Nuevo Testamento, es una dependencia en la auto revelación de Dios, especialmente en el sentido de confianza en las promesas y de temor de los tratos que están escritos en la escritura. Evidentemente, los escritores suponen que su concepto de fe está enraizado en las escrituras hebreas.

Además, los escritores del Nuevo Testamento combinan o equiparan la fe en Dios con la creencia en Jesucristo. El evangelio de Juan es particularmente enfático a este respecto, donde Jesús es citado diciendo: "Además, el Padre no juzga a nadie, sino que todo juicio lo ha delegado en el Hijo, para que todos honren al Hijo como lo honran a Él. El que se niega a honrar al Hijo no honra al Padre que lo envió." (Juan 5:22-23). Cuando le preguntaron: "¿Qué tenemos que hacer para realizar las obras que Dios exige?", el escritor dice que Jesús respondió: "Ésta es la obra de Dios: que crean en aquel que Él envió" (Juan 6:28-29).

Texto de http://es.wikipedia.org/wiki/Fe_(cristianismo)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 Dic 2009

MANIFIESTO EN DEFENSA DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES EN INTERNET

Escrito por: templarius el 02 Dic 2009 - URL Permanente

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1.-Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

25 Ene 2009

70 sordomudos denuncian a 25 religiosos por abusos sexuales en Italia

Escrito por: templarius el 25 Ene 2009 - URL Permanente

"El prelado me sodomizó e intentó otros juegos sexuales"

Decenas de sordomudos italianos abusados exigen justicia - La Curia les acusa de "alucinación" y "vendetta"

Giuseppe Carraro, Obispo de Verona

Durante un siglo, el Instituto Antonio Provolo de Verona fue visto como un ejemplo modélico de la caridad de la Iglesia católica. El centro de la Congregación de la Compañía de María para la educación de los sordomudos ofrecía enseñanza gratis y vías de inserción laboral a docenas de niños con problemas de sordera y habla, originarios de familias pobres y campesinas del entonces miserable nordeste italiano.

Esta semana, cerca de 70 ex alumnos sordomudos del colegio, ahora hombres y mujeres de entre 41 y 70 años, han decidido romper décadas de silencio, en algunos casos medio siglo, y han revelado que sufrieron abusos sexuales y malos tratos a manos de sacerdotes y laicos de forma sistemática.

Sesenta y siete ex alumnos de un internado para niños sordomudos de Verona se han unido para denunciar públicamente los abusos sexuales sufridos durante 30 años a manos de 25 curas y religiosos del centro. La noticia, que publica en su edición de antesdeayer la revista L'Espresso, ha salido a la luz porque las víctimas han decidido hablar al comprobar que algunos de los sacerdotes acusados siguen trabajando en el Instituto Antonio Provolo, y para evitar que su "horrible experiencia" les suceda a otros.

Los ex alumnos, mujeres y hombres cuyas edades oscilan entre lo 41 y los 70 años, han contado por escrito y a través de vídeos que han decidido contar la verdad animados por la firme condena del papa Ratzinger a los sacerdotes pedófilos estadounidenses. Los abusos comenzaron en los años cincuenta y duraron, aseguran los testimonios, al menos hasta 1984, fecha en la que el denunciante más joven abandonó la institución.

Los testimonios detallan decenas de casos de violaciones, sodomía, masturbaciones forzadas, a solas y en grupo, golpes, vejaciones y amenazas, malos tratos y tocamientos, realizados de forma reiterada a lo largo del tiempo, de manera individual y en grupo, y en todo tipo de lugares del Instituto, desde las duchas al confesionario.

Un infierno de proporciones espantosas que duró al menos 30 años y ahora se abate sobre la Curia y la Santa Sede, responsable directa de la congregación, todavía hoy al frente del centro.

En la foto de arriba, el padre de un joven abusado sexualmente protesta ante la sede del vaticano en Washington contra los sacerdotes pedófilos.

Según ha revelado el propio obispo de Verona, Giuseppe Zenti, entre los acusados de sodomía está Giuseppe Carraro, que fue prelado de la ciudad entre 1958 y 1978, fallecido y en proceso de beatificación.

Bruno, un ex alumno que frecuentó el instituto desde los nueve años hasta los 15 a finales de los años cincuenta, y a quien sus compañeros recuerdan como "el guapo", ha narrado por escrito su experiencia con el obispo Carraro. "Dos curas del Provolo me llevaron al palacio episcopal y me dejaron a solas con él. Era 1959. Yo tenía 11 años. Me sodomizó e intentó otros juegos sexuales. Fue una experiencia terrible".

No fue la única: "Desde tres meses después de entrar en el Instituto y hasta el último año fui objeto de atenciones sexuales. Fui sodomizado y forzado a mantener relaciones de todo tipo por los siguientes padres y hermanos". Y a continuación da una lista de 16 nombres.

Junto a él, 66 ex alumnos más firman la carta pública. Durante casi dos años, los sordomudos intentaron que la Curia veronesa les escuchara. Ante la falta de respuestas, enviaron su caso a revista L'Espresso con los testimonios de 15 miembros de la Asociación de Sordos Antonio Provolo.

Todos leen con gran dificultad, pero lo que cuentan es sencillo. Afirman que al menos 25 curas y hermanos laicos del centro abusaron de ellos durante años. Las sevicias empezaban a edades precoces y a veces se extendían hasta antes de la mayoría de edad.

"Me llamo A. V., nací en V. y frecuenté el Instituto para sordomudos Antonio Provola de Verona entre 1956 y 1969", narra uno de ellos. "De los seis a los diez años fui repetidamente sodomizado por dos curas (da los nombres), los dos todavía vivos, y por dos hermanos laicos (otros dos nombres), uno vivo y el otro fallecido. La violencia sucedía en los baños y habitaciones del instituto y, a veces en la Iglesia de Santa María del Pianto".

Entre los denunciantes hay también mujeres, como N. "Nací en V., y a los tres años me quedé sorda. Asistí al instituto desde los seis a los 17 años. A los 13, durante una confesión cara a cara, sin celda, Don Lino me tocó el seno varias veces. Me escapé y nunca me volví a confesar". Otras afirman que corrieron peor suerte.

La Curia queda en una situación muy difícil. Los ex alumnos han recordado que han obtenido la fuerza para contar su drama gracias a la firmeza mostrada por el papa Ratzinger el año pasado, cuando condenó los escándalos protagonizados por sacerdotes pederastas en Estados Unidos y Australia.

El obispo de Verona, Giuseppe Zenti, acusado de querer echar tierra al asunto, convocó el viernes una conferencia de prensa en el salón del episcopado, el mismo donde Bruno fue presuntamente abusado hace 30 años. Zenti negó haber sido "reticente" y dijo que los episodios serán analizados y aclarados. A la vez, quitó crédito a las denuncias calificándolas de "alucinación" y de "vendetta".

Su versión es que la asociación de sordos le amenazó con sacar a la luz casos de pedofilia inventados si no les cedían gratis un local para sus reuniones. "La verdad siempre se sabe y no nos da miedo", afirmó Zenti, "pero estoy convencido de que se trata de un montaje. Es un teorema inconsistente fabricado para obtener los bienes de la congregación". "Exijo pruebas", concluyó.

Su jefe de prensa, Bruno Fasani, fue más ingenioso: "Sostener que 25 curas de 26 practicaban la sodomía y otras cosas... Ni un burdel habría soportado ese ritmo".

El obispo de la ciudad, Giuseppe Zenti, ha dicho que si las acusaciones resultan fundadas "marcarían a la comunidad cristiana con una herida lacerante", y ha asegurado que pondrá en marcha todas las medidas necesarias para dar transparencia al caso y evitar "inútiles zonas de sombra o sospecha".

Todos los supuestos delitos denunciados han prescrito judicialmente, y en cualquier caso, ha recordado la Curia, al haberse producido dentro de una institución religiosa deberían ser juzgados en base al Derecho Canónico.

"Si la justicia de los tribunales conoce los tiempos de la prescripción, la de la conciencia no prevé caducidad", ha dicho Zenti.

Antes de enviar sus testimonios a la revista, el grupo informó tanto al obispo de Verona como a la dirección de la escuela. Las víctimas aclaran que no quieren condenas penales ni indemnizaciones económicas.

http://www.elpais.com

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de templarius

DEBATE TEMPLADO.

"NON NOBIS DOMINE,
NON NOBIS SED NOMINE,
TUO DA GLORIAM"
"NADA PARA NOSOTROS, SEÑOR, NADA PARA NOSOTROS, SINO PARA DAR GLORIA A TU NOMBRE"

Este histórico lema de los templarios impuesto a la Orden por su primer padre espiritual, San Bernardo de Claraval, sumariza en unas pocas palabras el ideal y el propósito de su existencia.
Los primeros hermanos no vivían y luchaban por interés personal, sino por un concepto, el establecimiento de la sociedad cristiana, una civilización dedicada a la gloria de Dios. La caballería de hoy intenta emular esta gran tradición en el hecho de que sus trabajos y vidas deben ser un ejemplo para otros y como una hermandad tener como objetivo llegar a construir una aristocracia del espíritu.
Un caballero templario entiende que hay un Dios, una vida creada por El, una verdad eterna y un propósito divino. En consecuencia está implícito que la verdadera existencia y las bases históricas de dichos caballeros tienen por objeto:
1.- Luchar contra el materialismo, la impiedad y la tiranía en el mundo.
2.- Defender la santidad del individuo.
3.- Afirmar la base espiritual de la existencia humana.

Este es un tremendo objetivo, pero esta es la elección de la caballería. Es por lo tanto el deber de los caballeros prepararse y equiparse a si mismos para sostener esas creencias fundamentales. La misión original de los caballeros templarios es tan real hoy en día como lo fue en 1118 cuando se fundo, sólo que las circunstancias han cambiado.
Las crisis y los retos que afronta hoy en día la humanidad reclaman una cruzada que es más importante que cualquiera del pasado.

El templario debe sostener la justicia natural y los derechos fundamentales del hombre y estimular la descentralización del poder político del estado reconociendo el derecho de los pueblos y las naciones a gobernarse a si mismos dentro de su medio económico natural.
El templario reconoce a todos los seres humanos como hijos de Dios, sin relación a raza o sexo y que tienen el derecho de buscar su bienestar material y desarrollo espiritual en condiciones de dignidad, de seguridad económica y de igualdad de oportunidades. La consecución del marco de referencia para que esto sea posible debe constituir el objetivo central de toda política internacional.
El templario apoya la libertad de expresión, de conciencia y de religión; defensa colectiva y medidas positivas para erradicar la pobreza y la injusticia que amenazan la paz del mundo.
El templario cree en políticas claras y practicas, siendo aquellas las que aseguren una vivienda decente, atención sanitaria, fomentando que todos tengan la oportunidad de vivir una vida total y activa, pudiendo desarrollar sus talentos naturales.

El templario entiende que la educación es probablemente la responsabilidad más importante que tienen aquellos encargados de la administración para proveer de instrucción adecuada a nuestras futuras civilizaciones. Se estima que la única política educacional realista es la que se dirija a asegurar los requerimientos que exige la era tecnológica, debiendo también respetarse la persona humana y su derecho y deber de hacer una elección justa, sin comprometer la capacidad del individuo de reflexionar y decidir.

Código Templario

Deben conducirse con humildad y ser los más honorables, los más nobles, los más corteses, los más honestos y los más caballerosos.
El templario no debe causar a ninguna criatura herida o daño, sea esta una criatura humana u otra, sea por ganancia, placer o vanidad. Al contrario, el templario debe intentar llevar la justicia a todos aquellos que no la reciben porque todos son hijos de Dios y a todos a concedido Dios el don de la vida.
Ante todos los seres el templario debe demostrar caballerosidad, cortesía y honestidad, teniendo presente que son testigos de Dios.
Un templario debe vivir cada día como un crítico del día anterior, de esta manera cada nuevo amanecer será un paso hacia una mayor nobleza.
Ningún templario deberá ofender de forma alguna a una persona u otro ser. Para todos el templario debe ser un ejemplo de caballerosidad.
Donde hay debilidad allí el templario debe llevar su fuerza. Donde no hay voz allí el templario debe llevar la suya. Donde están los más pobres allí el templario debe distribuir su generosidad.

En su conducta el templario:

* No debe ser brutal.
* No debe emborracharse en forma ofensiva.
* No debe ser ni inmoral ni amoral.
* No debe ser cobarde ni bestial.
* No debe mentir ni tener intenciones maliciosas.
* No debe juzgar a nadie por sus posesiones o su posición social. Antes al contrario debe juzgar por el carácter y la bondad o falta de ellos.

• No debe cazar a ninguna criatura ni por vanidad ni por deporte.
• No debe matar a ninguna criatura salvo para alimentarse o en defensa propia.
• Debe mantenerse firme y veraz en las justas causas de Dios.
• No tomará actitud ofensiva contra ningún hombre por la forma en que se dirige a Dios, aunque esta sea diferente o extraña. Antes al contrario el templario deberá intentar entender cómo otros se acercan a Dios.
• Debe siempre ser consciente de que es un soldado del Temple y tratar siempre que sus obras sean un ejemplo para los demás.

Un soldado del Temple no puede estar esclavizado por creencias sectarias u opiniones estrechas. Dios es la verdad y sin Dios no hay verdad. El templario debe siempre buscar la verdad porque en la verdad está Dios.

Toda esta información la he extraido de páginas webs de órdenes actuales de caballeros templarios.

YO NO PERTENEZCO A DICHA ORDEN, que sigue existiendo en las citadas órdenes actuales, NO SOY TEMPLARIO, ni creo que lo vaya a ser nunca, pero estos ideales me han inspirado para el avatar y la imagen de mi usuario en LA COMUNIDAD: TEMPLARIUS, así como para el nombre de este blog (POR UN DEBATE TEMPLADO) y para el subdominio de su página web (http://lacomunidad.elpais.com/temple).

PAZ Y BIEN.

ver perfil »

Tags

Fans

  • JRC.
  • Corto Cortés Smith
  • masvalevivo
  • miriamhgc
  • angomrue

Ídolos

  • Manolo Navarro Mármol
  • Antonio Pampliega Rodríguez
  • cartagenapiensa
  • joaquingutierrezcalderon
  • jose-carlos-ga-fajardo

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):