25 Ene 2009

"CARTA AL PADRE". Frank Kafka

Escrito por: santullan2006 el 25 Ene 2009 - URL Permanente


“Carta al padre”.

Las relaciones de Kafka con su padre siempre estuvieron marcadas, como casi todo en su vida, por la inseguridad –quizás en algunos aspectos inmadurez-, proveniente en su mayor parte de la creencia en la anulación de personalidad sufrida desde bien temprano debido a una rígida educación impuesta, que sería determinante en su desarrollo y establecería su pasión por la escritura a modo de salvación. Kafka, como buen tímido retraído, exponía sus emociones más íntimas a través de cartas y escritos y siempre, si se sentía confiado, las enviaba: a Felice, a Milena, etc... Ahí encerraba sus inquietudes que trasmitía envalentonado y posiblemente dubitativo. En este contexto sitúan algunos -otros no, ya lo veremos- la “Carta al Padre” (en alemán Brief an den Valter) que también fue salvada del fuego póstumamente, junto al resto de legados, por Max Brod, afortunadamente. La carta resultó ser un intento tan sólo. Fue escrita en noviembre de 1919, con la intención de criticar la conducta de su padre, que él consideraba emocionalmente abusiva e hipócrita. La misiva fue publicada (al igual que los otros escritos inéditos de Kafka) ulteriormente, en 1952. El texto resulta de vital importancia para comprender la relación del escritor con su progenitor, aspecto elemental en la biografía del autor. Kafka esperaba que la carta acortara la distancia creciente entre ellos y los acercara de alguna manera, evitando la incomunicación y la incomodidad establecidas. Según Max Brod, Kafka dio la carta a su madre para que se la hiciera llegar, pero ésta nunca entregó la carta, temerosa de que agravase más las cosas y la devolvió al hijo. Como la mayoría de madres de la época, tenía que actuar tal y como lo imponía el esposo, sin poder comportarse con sus hijos acorde con sus maternales sentimientos, emociones que como tantas otras madres tenía que esconder y reservarse.

La carta original contiene más de 45 páginas y estaba escrita a máquina y corregida a mano; dos páginas y media adicionales, fueron de carácter manuscrito. Kafka sintió la necesidad imperiosa de escribir esta carta, como ya hemos apuntado, para intentar exorcizarse. Siempre quiso darle a conocer al padre lo condicionada y marcada que había estado y aún estaba su vida por la estricta educación recibida, que había generado la profunda inseguridad y el odio que aparentemente albergaba hacia él. La historia de la literatura recogería este escrito, afortunadamente, como un gran legado literario, otro más del asombroso mundo personal del escritor. La infancia y adolescencia de kafka, estuvieron marcadas por la rigidez casi espartana del padre que intentó educarle como el mejor, aportando una enorme opresión sobre él de la que no lograría librarse. Esta educación tan estricta, tuvo grandes consecuencias en la vida posterior del escritor, sumiéndole en un mundo de miedos e interrogantes que él no comprendía ni lograba resolver, que marcaría sus escritos y por ende toda la literatura posterior.

“Carta al padre” es una manera de poner en evidencia y como reproche, el resultado de una educación que lo limitó, condicionó y anuló hasta su temprana muerte, en todos los caminos de su vida personal. Lo que intentó, mediante el escrito, fue hacerle ver cómo, aquel modo supuestamente recto desde las convicciones paternas y de la época de educar, no había sido el correcto. De alguna manera quería acusarle de todo el daño que por ello había padecido e intentar de esta forma, ya que se sentía incapaz de expresárselo cara a cara y de viva voz, paliar su amargura. El texto resulta de vital importancia para comprender esta relación.

“Carta al Padre, como mensaje a transmitir, es de una sencillez destacable en cuanto a lenguaje de contenido -como por otro lado deben ser las cartas-, a la proximidad y claridad que ha de haber en ellas, a la didáctica y a las maneras literarias. Mediante oraciones de desprecio odio y autoritarismo, el autor quería reflejar la conducta impropia que presentaba Hermann padre hacia él. Fue incluida por Brod en sus escritos póstumos y no en el volumen dedicado a la correspondencia, ya que la carta al no llegar a su destino, no cumplió la función esperada y por la que fue escrita, perdiendo parte de su carácter como documento autobiográfico. Por otro lado, Kafka nos deja una interrogación al aclarar, en su autobiografía, que el padre no era el tirano que pintaba en sus escritos, dejándonos en la duda de si su carta provenía de otra de sus muchas pesadillas o de una realidad objetiva quizás exagerada; en todo caso, era algo latente en él ese odio, por los motivos que fueran. Lo que está claro es que sintió la presencia paterna a lo largo de su vida como un fuerte condicionamiento, como una tiranización, causa de su incomodidad –desequilibrio- ante la propia vida.


Teo revilla Bravo. 2009.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live
katyta

katyta dijo

Un análisis muy certero sobre esta obra de Kafka, mi enhorabuena.

elefantefor dijo

Aunque todo lo que cuentas es cierto, a mi me parece que analizar la obra de Kafka de esa forma le resta grandeza. Creo que es necesario leer su obra en sí misma y sentir la perplejidad ante, y la contradicción de, la vida a través de sus palabras de la forma clara y magnífica en que él nos lo ofrece.

Gracias y un abrazo.

Anónimo

Anónimo dijo

Le resta grandeza o le convierte en el ser humano sin más que también lo fue, con sus problemas, sus desequilibrios... Precisamente esta personalidad tan marcada por el autoritarismo paternal, le llevó a ser el escritor encerrado en sí mismo que lo convirtiría en un genio de la literatura.
No intento mermar en nada esa genialidad. El análisis no es más que una pequeña anécdota sobre su relación con el padre. Por supuesto que él nos lo cuenta mil veces mejor..
Un abrazo, elefantefor.

santullan2006 dijo

El anónimo, Elefantefor, soy yo mismo, puede el comentario sin estar registrado por error...

Lita Gomez dijo

Lo he leído y es un gran libro, al menos a mi me gusto mucho
Un beso

Mayte

Mayte dijo

Es un gran libro, es el Kafka que se lamenta, que quiere hacer oír ese lamento, esa queja que lleva guardada...

santullan2006 dijo

Gracis, Lita por el comentario. Realmente es una joya de la literatura universal.

santullan2006 dijo

Es un desgarrón profundo, algo que va llevando en secreto, una presión constante que le asfixia por dentro, Mayte.
Gracias por llegar, por leer, por tu amistad.

santullan2006 dijo

Gracias, Katyta. Siempre al tanto, siempre cercana...

jujauj dijo

todos tenemos una epoca para cagarse en la educacion recibida, en la carta Kafka solo nos recuerda que era humano. yo la carta la veo auntentica, no la creo exagerada ni un producto de sus pesadillas, una cosa es escribir un relato en el que esperas la reaccion de un hipotetico lector a escribir una carta de la que esperas reacciones en un interlocutor concreto. Vas hacia adelante contestando pasados y yo te sigo, descubriendote a traves de ello.

santullan2006 dijo

Indudablemente, la carta es auténtica, nació de lo más profundo, y quiso que el padre la leyera, lógicamente había motivos perturbadores en esa relación.
Gracias, amigo Jujaj. Gracias por este seguimiento que provoca más afinidad, más amistad.
Un abrazo.
Teo.

Escribe tu comentario

santullan2006

ver perfíl

Fans

  • agustinandres
  • Zahira Rosales Cala
  • Álvaro
  • patricio simó gisbert
  • santoscatarroja

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Texto