16
Abr 2014

REGRESO A LA VIDA

Escrito por: santullan2006 el 16 Abr 2014 - URL Permanente

Monet - Wschód słońca

Claude Monet "Soleil levant-1872-1873 París, Museo Marmottam Monet

El cuadro dio nombre al movimiento impresionista.






REGRESO A LA VIDA.

(Poema por revisar)



Al naufragar, -zona neutra de vacío

indeleble, embestida, conflicto

entre fuerzas naturales, álgido momento

marino de erupción lávica incontrolada-,

sentirnos fuertemente asidos a la tabla

resistiendo sobre el mar de los sargazos

entre asombros, esfuerzos, temores

y penurias, trabados en la espuma

crecente de la excitación y el ahogo,

entre poemas sangrantes, olas impasibles,

luz cegadora, temperatura inmoderada,

sabores a sal y a muerte entre agónicas

risas alocadas. Tensiones y angustias

en agitado destierro; cuerpo que pelea

-atmósfera afilada- por un aliento vital

y luego por otro y otro y otro,

sin encontrar mensaje divino alguno

que alivie... Fuerte nostalgia -en la infinita

crueldad de un dios impasible-, cuando

el cuerpo -eco de angustias- está a punto

del sumergimiento anguloso –risa agónica-

en la emboscada irredenta de la asfixia…


Antes, abertura al ser, bellos recuerdos

de la imaginación y de la euforia;

claros del sol y de luna, cicatrizados

en luz ambarina de un ocaso adormecido…

Tiempo radiante, entrelazadas manos

de la euforia, plantas, aves al vuelo,

ventanas, puertas, ojos, labios, palabras,

besos; esquirlas de nubes que se apartan

un poco, en la veladura de las horas

maravillosas que traen la calma chicha…

Para acabar luego a vueltas con la noche

larga, larga, que innecesariamente se alarga.

Y tú y yo, desesperados, clamando una vez

más en medio de la nada voluntariosa

de una quimera que nos vio crecer y crecer,

hasta dejar sentir el estruendo asombroso

de un paquebote cercano, la bocina

de un barco propicio gloria nacional

del salvamento marino, amor entre auroras,

tiempo ya sin edad, luces de socorro,

exhaustos pero libres, con mucha bondad

–ardoroso incienso- guiados hacia la playa

donde nos esperan -poder que ensambla,

ámbitos sin espacios- glorias en días

prometedores donde retumbe el sonido

del lenguaje y la palabra amor sea la sonrisa

y el reflejo latente de las aguas…


En la conciencia de las formas,

en la armonía del sonido, en la eficacia

del instante, contempla el silencio…






ÓRBITA LITERARIA

Lo fugaz retenido.-2006

©Teo Revilla Bravo.




Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12
Abr 2014

SENTIRNOS

Escrito por: santullan2006 el 12 Abr 2014 - URL Permanente

"El baño de Betsabé". - Rembrandt (1654)






SENTIRNOS


Dulce rostro plateado por los efectos

de la luna. Obra diáfana, traslúcida.

Luminaria visión que sorprende

y embelesa. Estrella errante surgida

y crecida como de entre una mágica

soledad en llamas. Advertidos alientos,

brotados entre aéreos lenguajes,

forman los mil colores de tus ojos.

Habitados espejos. Sentirlo todo de ti:

gozo, dolor, amor, luz y ceguera,

belleza, semilla, calor y frío,

creación y muerte; árbol, frutos,

mar, arena, humus metaforizado,

poesía y pensamiento…


Temblar de emoción con cada

encuentro en la cimera de un tiempo

inevitablemente nuestro. Vivir

en tu ser arraigado. Embarcarnos

y recorrer inhóspitos mares

del arrullo el amor y la aventura,

en inflamadas invenciones golosamente

serenos al brillo del sol y de las aguas,

aventureros una vez más de la dicha.

Abrazar el paraíso de los cielos

en la inmensidad generosa del rayo

miguelino que no cesa, y volar…


(El discurso poético arde con un ardiente

aroma; emerge completándose

cumplidamente airoso, rítmico... )


En islas brillantes, entre superficies

cristalinas estremecidas, undosas

de llantos y llantos, en aguas, en sueños

de ilusión, en narcóticos momentos

o en delirios, cobijarnos, amor, y sentirnos.


Solamente eso:

amorosamente los dos

arropados, y sentirnos.


(El espejo es un delirio, una ilusión.

Como lo es el sueño desde donde

relampaguean incesantes tus ojos…)






ÓRBITA LITERARIA

Lo fugaz retenido.-2006

©Teo Revilla Bravo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02
Abr 2014

LA INEXORABLE EVOLUCIÓN ARTÍSTICA (Y SU ETIQUETADO)

Escrito por: santullan2006 el 02 Abr 2014 - URL Permanente

Obra del pintor y amigo cordobés Jorge Murillo, perteneciente a la colección "VISIONES"






LA INEXORABLE EVOLUCIÓN ARTÍSTICA (Y SU ETIQUETADO)

Parece ser que el arte, en principio, bien mirado y en estado puro no entiende de etiquetas, ya que unas obras son consecuencias de otras que les precedieron. Mala cosa ésta de etiquetarlo todo por mor de ser diferentes o diversificar; de ser incomparables e imponderables; de poner límites y fronteras entre unas cosas y otras cuando van, como sucede en las formas artísticas, tan relacionadas y hermanadas en lo fundamental. En arte hay que tener sumo cuidado; hay que saber distinguir muy bien a la hora de etiquetar, ya que este hecho se mueve, frecuentemente, más por intereses que por una generosidad de mostrar debida aclaración. Cierto es que hay movimientos y tendencias de esto y de lo otro; amigos de esto y de lo de más allá; directrices que marcan rumbos novedosos… Yo creo, sigo creyendo, que es un error mayúsculo abusar de esa tendencia que tenemos a catalogar y remarcar de inmediato lo que creemos diferente, ya que si nos pusiéramos a la contra y dejáramos en libertad la perspectiva aleatoria de su visión, podríamos llegar, si fuera esto posible, hasta Altamira, caminando por siglos y milenios encontrando por el camino arte de todo tipo, tendencias que van desde lo figurativo a lo abstracto dándose la mano sin que en su momento se le colocaran formulismos, ni se le crearan diferenciados protocolos ni adversas divisiones; antes bien, permanecieron, en sus formas más naturales y espontáneas, evolucionando sin hacer tanto ruido como el que se produce ahora. Nada hay nuevo bajo el sol; lo que sí hay son señores que con su esfuerzo y devoción, a lo largo de la historia de la humanidad, nos lo han ido mostrando y demostrando con la valía de las evidencias más elevadas y nobles. Produciéndose cambios obligados de tendencias.

El arte siempre nos ha acompañado; siempre ha sido moderno y actual en su presente y, en momentos de cambios, se manifestó oportunamente como vanguardia. El arte, si es bueno, se mantiene; no envejece nunca. Nos lo muestra William Turner en su obra tardía; nos lo enseña Goya en sus concepciones expresionistas tan adelantadas a su época; nos lo muestran los inspirados italianos del cuiattrocento; o Velázquez o el Greco… Los grandes pintores –sus obras- nunca dejan de ser modernos, porque no se apaga en ellos pese al paso inexorable del tiempo, el poder de generar sorpresa en el espectador. Esta es la gran realidad, el gran acierto y grandeza de la pintura y del arte en general: todo lo que es capaz de asombrar y revitalizarse a lo largo de años o de siglos como apuntábamos antes, es moderno hoy independientemente de la época en que apareció. Partiendo de esta premisa, podemos decir que avanzamos, que seguimos el recorrido, que el buen artista se adelanta a su tiempo con naturalidad, sin percatarse a veces, siendo una de sus virtudes sentir el arte más puro, la forzosa evolución, lo ineludible de la comprensión artística en cuanto a clarividencia y exégesis de los estímulos externos e internos, a través de esa necesidad perentoria de ponerlo en marcha que posee. Cierto es que hay que liberarlo de los tradicionales fines inmovilistas, que los hay; algo que hizo muy bien el impresionismo sin que significase por ello el ocaso de la figuración. La voluntad de novedad es consustancial al artista y a la sociedad que necesita poner fin a una especie de tendencia al inmovilismo que a veces se instala en ella, hasta que alguien decide romper con un molde obtuso y anquilosado. De esta manera se avanza y se agranda la percepción artística. Hablando de este tema, pondré como ejemplo el impresionante movimiento postimpresionista con Paul Cèzanne a la cabeza. Movimiento al que no parecía interesarle continuar con la dinámica decimonónica establecida y sí la plasmación fugaz de luces y sensaciones, iniciándose con él el arte moderno, al parecer, cosa curiosa, influido por la estampería japonesa con sus trazos y rebordes gruesos de perspectiva sesgada, y que influyó en pintores como Edgar Degas, Toulouse-Lautrec y otros, suponiendo toda una revolución artística.

Está claro que en cada paso, en cada forzamiento o sendero natural por el que ha caminado o caminará el arte, hay una tendencia natural a significarlo, a ponerle nombre, a clasificarlo como escuela o tendencia, a dejar constancia de que se inicia una nueva etapa. Todos aquellos pintores que ejemplaricen una sensibilidad colectiva, darán lugar a un movimiento diferencial inevitable. Pero todo es consecuencia de algo que le precede y desde donde se impulsa, bagaje artístico donde sin duda maman los artistas cuando son acólitos principiantes. En el caso de impresionismo, las diferentes actitudes y estilos pictóricos que surgirían de rescoldos anteriores, desplegarían, en las diferentes corrientes que se dieron a lo largo del siglo XX., la definición conceptual como basamento que perfeccionará las inmediatas vanguardias. Pero eso no significa nada más y nada menos que el avance y el alimento del cauce de un imparable e inmenso río que contiene todas las posibles aguas…



BARCELONA.-abril.2013.

ÓRBITA LITERARIA

©Teo Revilla Bravo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

29
Mar 2014

PRESENCIA.

Escrito por: santullan2006 el 29 Mar 2014 - URL Permanente

"Desnudo" de Alejandro Rosemberg






PRESENCIA.


insistente, preciada, recurrente

presencia tras la profunda sima

abierta en la longitud radial

de una noche virtual sometida

a ilegibles apariencias.


Aéreo lenguaje.

Ritmo que propicia el viento.


Pájaros de escarcha

y humo echados a volar…


Tú, giro de un reflejo, luz;

yo, a veces, ya sabes, honda

negrura de melancolía que aún,

en rizos de hervor macilentos,

logra sorprenderte.


Son tus pasos hacia la espontaneidad

que arrancan en danza sublime mi sonrisa…


Desmemoriar el sueño que aletarga

la nitidez de la atmósfera…


Vivamente, contemplarte.


Con la bondad del día asoma

-como bellos soles encubiertos

entre las altas palmeras del oasis-

luminosa y como emboscada,

tu hermosura…






Lo fugaz retenido.-2006

ÓRBITA LITERARIA.

©Teo Revilla Bravo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26
Mar 2014

PALABRAS

Escrito por: santullan2006 el 26 Mar 2014 - URL Permanente

Palabras al viento - bolígrafo - 2007

Obra, "Palabras al viento". -Bolígrafo-2007. De la apreciada amiga Lidia Susana Kalibatas.







PALABRAS


Palabras:

la soledad, el silencio, el lloro,

el lamento, astros y luceros rutilantes,

la luna...Ecos delicados, apagados

instrumentos musicales de enlazada

orquestación que pugnan por volver

a sonar ante desamparo de este desierto

que me habita. Oscuro preámbulo,

situación de orfandad. Sombras del olvido

más allá de pasado y presente primogénitas

de una muerte excluyente, que se avienen

y crueles me cercan. Palabras, delirios

profanos, cuerpos privativos que soplaron

al viento crepuscular en la arquitectónica

unicidad amorosa que ellos mismos

crearon. Sentir febriles dichas, momentos

afanosos, vértigos, perezas estivales;

y esa luz –vahído de la luna- y ese color,

correr veloces por tus ojos bien abiertos;

y ese relámpago grotesco, garabatear

el cielo temblando corazones. Armonía

verbal en tu alma. Deseos que sustentan

mi voluntad como la raíz sustenta

al grueso árbol. Transformar pesadillas

en clara visión tranquilizadora.

Esparcimiento, esmaltes, galerías de sueños

y de jaspes, tañido de estrellas soflamas

o silencios que permanecían dormidos;

soledad, desnuda hondura a la vida

afectiva, aguacero, tormentas, manantiales,

lágrimas, gotas, burbujas... Palabras.


Quizás locuras momentáneas, ásperos

silencios, sendas ocultas de la luna

aparecidas a través de un sol que gravita,

ay, rareza, inmóvil. Más que vocablos

puede que sean gritos solemnes, paisajes

en el tiempo, flores minerales, quietudes

o recuerdos inmutables que se ocultan;

aciertos y desaciertos perdidos; dichas

vesperales sin reminiscencias de un mundo

desnudo donde fuiste y eres clara avanzadilla,

triunfante emperatriz, o rutilante reina…




ÓRBITA LITERARIA

Lo fugaz retenido.-2006

©Teo Revilla Bravo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

22
Mar 2014

ALAS

Escrito por: santullan2006 el 22 Mar 2014 - URL Permanente

Eivar Moya -pintor colombiano "Ángeles al óleo"






ALAS



Alas del afecto, rasgo de inmediatez,

impulso o reflejo; vuelo de mesuras

providenciales, de indecibles luminarias.

Sol en esos prodigiosos ojos echados

en la tarde como un cometa a volar…

Renuevo floral de asombrosa primavera,

deslumbre asomado a la ventana

del alma, esponja que todo lo absorbe

y vierte en destellos sorprendentes.


Oh, amor, fuiste, en la inconstancia

clara de la vida, la arrogancia inquieta

de una muerte bella en las zonas

más vivas del ser… Discúlpame

por –deseo, angustia, miedo, gozo-

llorarla anegándome en tu dolor

o quizás egoístamente en el mío.

No sentir el sinsentido que es vivir,

que es morir hoy como ayer, ángel

del abismo, cancelada la libertad

creadora o cegadora de quererte

y requerirte en alianzas inconcebibles

e imaginables. No sentir el marasmo

de los malos sueños y de las malas

horas. Alas rotas, destrozos, desánimos

obligados, estériles fríos desalientos…


En resortes íntimos, espacio fundible:

flor, esponja, alma, alas de invariables

asombrosos chispazos, espejos como

lámparas sensiblemente encendidas,

flores como espumas, soles apuntando

y reflectando en mar abierto...


Libertad:

que nada ni nadie cerque

o bloquee la hermosa danza surgida

al momento…


El cielo se puebla con alígeros pájaros

verticales, y tú, temperados los vientos

de la vida y de la muerte,

en vuelo permanente, sonríes…

ÓRBITA LITERARIA

Lo fugaz retenido.-2006

©Teo Revilla Bravo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19
Mar 2014

CÓMO SITUARNOS ANTE EL ARTE

Escrito por: santullan2006 el 19 Mar 2014 - URL Permanente

El estudio del escultor Juan Bordes





CÓMO SITUARNOS ANTE EL ARTE


Hay muchas maneras de aproximarse al arte. Todas las nobles maneras suman; todas van modelando un criterio que se ha de ir personalizando, ligándolo a experiencias personales: el arte es un bien colectivo que se asume desde la experiencia individual a través de la propia sensibilidad; algo que depende también de la educación que al respecto hayamos recibido, del criterio, de la forma de entender y captar la obra. Existen unos parámetros y una cultura del arte en la que poder apoyarnos a manera de guías -si es que de verdad son buenas guías y no manipulaciones arbitrarias, que de todo hay-; pero es a un nivel individual que elegimos, y sobre todo que sentimos lo elegido. El arte, para sobrevivir, ha de demostrar en todo momento su utilidad, su necesidad, su relevancia en la sociedad que lo precisa; y a nivel particular, como reflejo, en cada uno de nosotros como gran revulsivo de las propias inquietudes emocionales. No sólo como imagen o icono impactante, sino que también y sobre todo como profunda reflexión sobre el quiénes somos y hacia dónde deseamos dirigirnos, ya que el arte ha acompañado al ser humano a lo largo de su trayectoria, y es previsible que siga acompañándolo, afortunadamente, todo el tiempo en que éste habite la tierra. Por tanto, La forma de seguir siendo útil, es a través de la evolución necesaria hacia la sensibilidad poética, hacia los cambios necesarios, hacia la pluralidad y libertad que debiéramos vivir, pero también, en algún aspecto esencial, la que debiéramos vivir solidariamente entre todos de tal manera que revele y sea exponente de la dimensión humana inteligente; sobre todo en el momento propicio en que se han de cubrir esos intervalos –llenos de información y de atractivos latentes- entre un momento y otro, entre una crisis creativa y otra, y también entre el impase dos épocas, momentos históricos en que suelen producirse aparentes -y no tan aparentes- cambios o rupturas. Al arte hay que acercarse con pureza de intención dejándose absorber por el deslumbre que toda buena obra posee, subrayando el espacio que ocupa, sabiendo aprovechar al máximo el potencial de visión emocional que proporciona, y en consecuencia también el reflexivo. Todo se ha de interrelacionar, magnánimamente, buscando el ritmo, el latido, la cadencia que cada persona expresa ante la obra, intentando hallar esa interrelación posible a través de vínculos sensibles que unan, mientras sutilmente esa obra actuar dejando una huella imborrable, algo que la define como propósito de marcada integridad. Llegar al arte es una labor de indagación, de estudio, de mirada atenta, de cuadrarse ante una obra, permanecer ante ella y dejar que se manifieste, nos conmueva y nos hable. De esta manera podremos ir descubriendo las claves aparentemente ocultas que encierran, y los por qué, de ese interés sorprendente que despierta. Los espacios y las razones ocultas, se abren como soles, se magnifican, se atesoran, reviven con el espectador, aflorando en clave fotográfica, entrando por nuestros ojos, invadiendo los sentidos…


Es interesante pensar -o reflexionar- en la mejor manera de educar o presentar el arte a quien lo precise. Hay que hacer hincapié y exigir que se haga desde la infancia, sin duda el mejor momento para orientar la sensibilidad y el entendimiento en la persona, pero también hay que hacerlo para los que están a nuestro lado y parecen indiferentes o se muestran contrarios. Quizás no haya una solución concreta para hacerlo al completo posible; quizás cada uno nos acercamos al arte sintiendo que hay paradigmas que desde la magia nos ayudan a asumirlo y sobre todo a sentirlo sin más explicaciones, ya que todos somos conscientes de que a veces éstas confunden u orientan premeditadamente borrando el instinto libertario del espectador. Al arte se puede llegar de muchas formas. Todas pueden ser válidas, si el fin lo es; todas pueden sumar, si son abiertas, si son sinceras, si van modelando un criterio personal, ese que va ligado a las propias tentativas o experiencias. El criterio colectivo, viene definido por las corrientes que en cada época aparecen marcando o señalando propósitos no siempre loables, ya que todos somos conscientes a veces de que esos fines están guiados por fuertes intereses gremiales y comerciales. Deberían ser, esas corrientes que se instituyen, guías o manuales en que apoyarnos con claridad, para poder valorarlo como un bien social y así crear los parámetros que lo hacen ser válido, alejándolo de ser un producto idóneo para suculentos negocios o grandes subastas como estamos viendo. Si el arte deja de ser útil a nivel emocional para convertirse en tesoro comercial, inevitablemente muere su razón de ser y con él la cultura y el saber humano, ya que con su muerte o maltratamiento sucumbirían los impulsos loables que lo hacen posible como bien indispensable de la humanidad.




Barcelona,.04,.2013.

órbita literaria

©Teo Revilla Bravo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14
Mar 2014

¿QUÉ SOMOS?

Escrito por: santullan2006 el 14 Mar 2014 - URL Permanente

¿De dónde venimos, ¿Quienes somos? ¿A dónde vamos? del pintor francés Paul Gauguin

Creada por el pintor, esta obra tan sobresaliente, es de madurez artística. Creo que es como una fuerte conclusión de sus meditaciones y encuentros con las gentes de otros lugares. Pintura llena de simbolismos, de sensaciones e ideas, y que muestra o lo intenta -es mi opinión- un poco de la esencia del ser humano: la búsqueda del sentido de la vida.






¿QUÉ SOMOS?


No siento la hoja vencerse y caer, ni la rama del árbol

existir como tal, ni el otoño expresarse como lo hacía

antes reflejado en el viento intranquilo de la tarde.

Ausencia. El mundo, en esta desleal hora que sufro,

es una nada complicada en su propia trampa;

es una profunda sombra alargada sin detalles;

es un contrasentido vestido de luto en el que pienso

y repienso y a todo le doy vueltas sin hallar

lo que me resulta imposible. Quizás sea el disparo

ramplón de un dios -residiendo en el centro

de un simulacro de creación-, que produce certero

estallido en el aire de los humanos sinsentidos.

O quizás un subterfugio para sobrevivir sin más;

una contorsión extraña ceñida de sorna, una afilada

espada violando a la desesperada la herida abierta

en el aletargado pecho de las absurdas aburridas

interrogaciones…


Después de esta fallida y lamentable digresión

sobre el ¿qué somos?, decir que quizás todo se deba

a un sueño abstruso que he tenido echando la siesta,

posiblemente debido a una mala asimilación

de alimentos, a un mal entendido sueño o fario,

o al recibo crucial de gas luz teléfono y agua

que llega invariable mes a mes, que nos enrabia

y nos destempla los bolsillos o a los cinco hilarantes

sentidos, sometiéndonos a sobrevivir congelados

al abrigo de este otoño crepuscular y frío. ¡Quién sabe!

Preguntas sin respuestas son. Hostigamiento

de la sinrazón, fuerte desazón, hoguera –quizás

también de las banalidades- que sobresale inhábil

al deseo; tú y yo perdidos en la andanada del mundo

que nos circunda revela oculta y descobija. Y estos

improvisados versos al destemple, improcedentes

siempre, escritos como ineficaces anémicos absurdos

obtusos vocablos que para nada y para nadie sirven.


Pido perdón:

debería ordenar un poco la fantasía,

para que hiciera algo de caso y no se escribiera

-como ahora mismo- incongruentemente pervertida…

ÓRBITA LITERARIA

Lo fugaz retenido.-2006

©Teo Revilla Bravo.


Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12
Mar 2014

TIEMPO DORMIDO

Escrito por: santullan2006 el 12 Mar 2014 - URL Permanente

Obra de Eliza Calles: "El tiempo te lo dan, la vida hay que robarla"






TIEMPO DORMIDO.



Otros espacios fueron. Márgenes sobrepasados.

Primavera redonda de deseos, celestes

cielos. Cándidos, lozanos, alborotados bríos,

río de muerte amor y olvido…


Tú y yo primerizos en ternuras como dos

árboles cumplidamente enredados echando

brotes en la templanza natural de la dormida

alameda del mundo.


Espacios naturales, Cidacos sereno, Cienta

primorosa, pueblos de Herce, Santa Eulalia

bajera y somera. Enclave pintoresco de Arnedillo,

dominando el valle impresionante Isasa,

monasterio de Vico. Tiempo nuestro de flores

y esperanzas hoy roto o dormido. Sol y lluvia.

Cielos quebrantados con perfumes de extravío.


Veinteañeros de amor, viajamos por los cuerpos

desnudos de la ilusión y de la risa refugiándonos

en el maravilloso ombligo de la vida.

Embrujo natural de la ciudad de Arnedo,

magia de la tarde riojana, estío del setenta y cinco.

El acíbar del tierno melocotón y el de la temprana

manzana, sentido desde el antiguo puente de piedra

en la serpenteante carretera que va hacia Cervera

del río Alama. Imprecisión e indecisión del estelar

momento sentido con profundidad de náufragos

en la temblequeante chopera de los blancos mirlos.

El primer indeciso beso alborozados que nos dimos

ahí en el balbuceo del ardor sonoro,

donde todas las palabras poseen un único silencio

y un único sentido.


Por el vergel ausente del recuerdo,

como evanescente imagen de lo irreal perfecto

-quizás soñado-, lento discurrir del río...






ÓRBITA LITERARIA

Lo fugaz retenido.-2006

©Teo Revilla Bravo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08
Mar 2014

José Verón Gormar: "RITUAL DEL VISITANTE"

Escrito por: santullan2006 el 08 Mar 2014 - URL Permanente

El poeta José Verón Gormaz





RITUAL DEL VISITANTE



José Verón Gormaz muestra una sagaz percepción de la conciencia reflexiva en su obra, sorprendente. Se vivencia especialmente, a través de los serenos y reflexivos versos que va escribiendo desde hace muchos años. Versos que al instante de su lectura, irradian imágenes y tonalidades conmovedoras muy atrayentes para el lector. José Verón posee un universo artístico personalísimo e irremplazable, emergido de donde se funde el campo y el cielo con facilidad de salmo, en esa tierra aragonesa que el poeta siente con todo el alma y que retrata, desde la percepción más íntima, como pocos saben hacerlo. La atmósfera captada, reflejada a través de los vehementes e íntimos poemas -o a través de la fotografía, a la que también se dedica con acierto no menos poético que en los versos-, se hace complaciente al momento con el leedor, pese a serle un territorio inexplorado, repleto de profundos silencios y de grandes soledades. Envuelto en esa elipsis, en ese clima a menudo sangrante pero siempre hermoso y conmovedor, escribe y reflexiona denodadamente el poeta sobre la vida y sus complejidades, atento al menor sonido, al mínimo movimiento, privilegiado observador de las particularidades poéticas y filosóficas que posee la tierra, esa tierra de cultivos verdes pero también campos de ocres secanos, de serranías grises o cenicientas, de arbóreos montículos, de pueblos de adobe y llanto castigados por el omnipresente sol del estío… Todo penetra por la abierta ventana de la habitación del poeta para amalgamarse con su propio pensamiento; todo es una inevitable génesis lírica: los caminos, los yermos valles, el arroyuelo áspero donde casi ni baja agua, el viento impulsivo, el sol que reseca labrantíos y golpea casas, las luces, las sombras, y, en lontananza por donde serpentea el sendero, el solitario caminante con su carga emocional de vida... Todo lo acopia José Verón con esa peculiaridad que le da ser poeta de versos ponderados, perceptivos y admirables, que parecen ser llevados, por el céfiro crepuscular, de un lugar a otro del pensamiento en la soledad de la tarde.

Aparece, al momento de iniciar la lectura de los poemas, la enorme calidad ritual que poseen, en una arquitectura que se liberó de andamiajes y apoyaturas dejando una gran resistencia y una sólida madurez expresiva. Una sorprendente obra que da acierto a la observancia, a “la ceniza, que envuelve las palabras/ y las guarda del frío de los años” en ese “camino de papel y de palabras” que tan bien conoce el escritor. Brotan los versos con la capacidad demiúrgica de haber sido creados, usando, desde la loable coherencia, la metáfora polivalente del acierto en libre disposición de ensalmo. Poemas que dejan huella imborrable en el lector de una manera natural, sin estridencia ni ruido alguno; sí, con notable fuerza inspiradora. Una huella que se hace más valiosa con el paso del tiempo, ya que los poemas poseen un sentido estético vibrante que actúa tras la lectura, conformando un código secreto, comprometido, sensible, singular. Carácter que revela la relevancia, la particularidad, el acento especial de una elegante y a la vez sobria voz conmovedora, que acaba relampagueando por nuestro interior con inusitada fortaleza: el poema se lee y se explica casi sin que nos demos cuenta; el lector ha de traducirlo debidamente, ha de recorrer ese camino que se le propone, sintiéndolo propio; ha de hurgar, deleitarse, sufrir, inquirir y hacerse preguntas -aun no siendo muy consciente de que lo hace-, pues los versos crean un vínculo sumamente estrecho con el lector.

Los poemas más cortos, esos que llevan el singular peso y el admirable sello de la levedad en José Verón, son, generalmente, de contenida y moderada melancolía, llegando nítidos a la conciencia lectora gracias a las ráfagas de emotividad y de verdad poética que les imprime.


ritual del visitante-jose veron gormaz-9788492942350

Casa del libro.

El libro que ahora tengo –gracias a su generosa donación- entre las manos, lleva por título “Ritual del visitante”, su última publicación. Son poemas que revelan la magnificencia del poeta; que abducen hasta en el “in illo tempore”, como una verdadera avalancha de emociones; esas que sin darnos cuenta, desde la soledad lectora la tarde y el viento, van quedando y reconfortando “Sobre los signos de un papel dormido” el ánimo. Son poemas del autor y son de todos nosotros, son poemas al viento. Versos a veces de delicada melancolía; otras, rigurosos, certeros, necesarios; todos ellos marcando un eco filosófico, que deja prolongada una sana alteración: la trasmisión de una voluntad ética sincera y admirable. Este libro deja, en su recapitulación o síntesis, una grata y delicada sensación de sobrada inteligencia. El poeta aragonés, en esta obra, como en poemarios anteriores, se desnuda por dentro para poder situarnos en su universo reflexivo más personal y nítido; como si estuviéramos ante un revulsivo, ese que despierta la voz independiente, pero cercana, muestreándonos un carácter sensible, un pensamiento sonoro nada estridente, y un delicado hacer. Voz armoniosa y tenaz la del poeta, que nos descubre el desasosiego íntimo dentro de un mundo de contrastadas imágenes, que él sitúa en el cofre multicolor de sus emociones más personales. Pocos autores sienten y mueven el verso como lo hace José Verón. Lúcido y conmovedor, nuestro poeta es profundo, es magnético y es cercano; aunque a veces, como buen rapsoda, parezca ensimismarse en poemas sugestivos, muy bien estructurados, que van in crescendo cual generosa sinfonía; poemas que subyugan y sobrecogen, en un exceso emocional siempre vibrante; poemas en los que parece encerrarse solitario el poeta para no hacer ruido... Algo que como lectores agradecemos profundamente, porque, “A través de las horas/ habla la inmensidad iluminada/ por el sol vertical del mediodía… Y nada más, ya que “Sólo el eco brutal de las ausencias” parece tener sentido…

Gracias por este libro, estimado amigo, apreciado Poeta.

Con el poeta en Calatayud intercambiando libros...






Barcelona.-Abril.-2013

ÓRBITA LITERARIA.

©Teo Revilla Bravo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

santullan2006

ver perfíl

Fans

  • agustinandres
  • Zahira Rosales Cala
  • Álvaro
  • santoscatarroja

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):