18 Jul 2012

Cuestión de Cordura.

Escrito por: miranda el 18 Jul 2012 - URL Permanente

El congreso español es un sainete. Sus señorías intercambian horrores inmortalizados en las fieles versiones taquigráficas que detallan lo más sonado de las sesiones. Las cámaras y los micrófonos abiertos reproducen a menudo frases sueltas e inoportunas, captadas al aire y mediatizadas a los cuatro vientos. La diputada Andrea Fabra lo sabe pero prefiere olvidarlo. Lleva días abatida per se. Su célebre ¡Que se Jodan! cuando el presidente manos tijeras anunciaba los recortes sociales ha sido transmitido en todos los telediarios con canción y videoclip incluidos. La amonestación escrita y verbal, su propio arrepentimiento, no la liberan de la repulsa ciudadana. Soportar el peso de la crisis y que haya quien lo celebre parlamentaria y soezmente –además- es demasiado. Este año ni el ambiente veraniego atenúa. Las risas del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, caldean el hemiciclo y empiezan a ser comentadas por desaprensivas. Recorta los ingresos de los funcionarios y se ríe; habla sobre el incremento del IVA y se vuelve a reír. “Dice que no hay dinero y se descojona” escribe en Tuiter el periodista Anton Losada. En medio de un país en caída libre, con cinco millones de parados choqueados emocionalmente, y con el Congreso sitiado las ovaciones de pie parecen la representación teatral de un pasaje del “Ensayo de la Lucidez” de Saramago. Esta realidad remonta a la ficción. A partir de hoy la resistencia pasiva y la desobediencia a la autoridad son delitos. La imposición de la fuerza es el recurso de la incapacidad política, de la ineptitud gubernamental para decidir a favor de las mayorías. La alicaída realidad española supera a lo descrito por Saramago sobre un país -hoy no tan imaginario- que se atreve a votar en blanco.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

miguelherher dijo

Me parece amigo mio, asqueroso, el tratar sibilinamente de culpar a este gobierno de la crisis tan horrorosa que le endoso el gobierno Zapatero, si aquel que negaba todo y que se apedillaba no manos tijeras, manos rotas y por el cual estamos donde estamos, la puta verdad es que nos merecemos la crisis y todo lo que tenemos, por eso los alemanes no nos quieren ayudar, porque lo que nosotros o mejor dicho Rajoy està haciendo ahora, ellos lo hicieron bastantes años atras , para reunificarse y sin la ayuda de nadie, y piensan si verdaderamente somos merecedores de esa ayudas, cuando leen a personas que no estan dispuestas a ningun sacrificio ni esfuerzo, para levantar el pais, sino poner cuantos mas palos puedan a las ruedas del avance, como està haciendo la izquierda de este pais en connivencia con los frikis sindicatos.
El hombre de la calle.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono