16 Feb 2008

Evolución y revolución: orígenes y significado

Escrito por: pieter-pestman el 16 Feb 2008 - URL Permanente

En uno de los comentarios que recibí hasta la fecha se hizo referencia a la amplitud que tiene el concepto del cambio. Efectivamente, al utilizar la palabra “cambio”, puedo referirme a cualquier modificación que pueda estar afectando a una situación o condición. El término en sí es neutro: no tiene la conotación de una mejora o desmejora, aunque quien observa algún cambio, o es el afectado, obviamente puede darle al cambio el valor que desee.

Dos conceptos relacionados al cambio son los de la evolución y la revolución. Puesto que estaré utilizando estos términos frecuentemente, vale la pena definirlos para que esté claro cuál significando les estoy dando.

La evolución de “evolución”...

En el latín clásico, evolutio significaba ‘abrir, leer, o sea desenrollar un documento’ (los libros y documentos eran, en la época romana, rollos que había que desenrollar para poder leerlos). El verbo relacionado evolvere está compuesto de e(x)- ‘de(s)’ y volvere ‘girar, dar vueltas’. La palabra “evolución” pasó al lenguaje científico moderno en el siglo XIX para indicar los cambios experimentados por las formas de vida durante su desarrollo a lo largo de la historia de la tierra. De allí, el término empezó a ser utilizado en un sentido más amplio, tal como “la evolución del pensamiento del filósofo X”, o “la evolución de la sociedad moderna”.

En el mundo científico, la evolución se refiere a la transformación secuencial de las distintas formas de vida. Sin embargo, Charles Darwin, el fundador de la teoría de la evolución (acerca de la cual sin duda estaré escribiendo en el futuro), nunca utilizó esa palabra, “evolución”. Que yo sepa, la única vez que hizo referencia a ese término fue en la última frase de su más conocido libro, El origen de las especies[1]. Él tuvo varias razones por evitar el uso del mismo, una de las más importantes siendo que esta palabra tiene la conotación de progreso, de una dirección hacia mayor calidad o complejidad; mientras que en la biología, evolución no necesariamente implica progreso, y muy pocas veces tiene una dirección específica (volveré a tocar este tema en el futuro). Por lo tanto, Darwin prefirió utilizar la frase descent with modification (“descendencia con modificación”[2]).

En las humanidades, también se habla de evolución. En la antropología, por ejemplo, se puede hablar de la evolución de culturas humanas. Si se amplía la definición de evolución un poco, redefiniendo el término como “transformación secuencial en un sistema de entidades que se reproducen”, este también aplica a las culturas[3].

Por cierto, el origen de la palabra “evolución” indica que la evolución fue considerada inicialmente como el proceso de descubrir algo que ya existe, pero que estaba encubierto – no como la formación de algo nuevo. Y de hecho, en el siglo XVII se utilizó el término en el marco de la teoría de los gérmenes (que fue llevada a su máximo desarrollo por los filósofos y naturalistas franceses Charles Bonnet y Jean-Baptiste Robinet), que planteó que las semillas de una especie nueva ya están encapsuladas dentro de las semillas (o el semen) de las especies anteriores[4].

... y la revolución de “revolución”

El complemento de la evolución es, en por lo menos ciertos sentidos, la revolución. Conocemos todos la Revolución Francesa y otras revoluciones, tales como la de terciopelo o la bolivariana. Pero ¿de dónde viene esta palabra?, y ¿qué significado tiene?

La palabra “revolución” tiene su origen en el verbo latín revolvere, ‘volver a girar’, cuyo participio pasivo es revolutum, palabra de la cual se derivió, en el latín tardío (de entre 150 y 500 d.C.), el substantivo revolutio, cuyo genitivo revolutionis dio origen a la palabra francesa révolution, “revolución”. Esta palabra se conoció mucho antes de que la Revolución Francesa le diera una conotación social-política. En la astronomía medieval se utilizó el término “revoluciones” en el sentido de las vueltas que da un cuerpo celestial. Fue al inicio del siglo XVII que, al lado de este significado, surgiera un nuevo significado, de algún cambio transcendental en general, tal como una “revolución espiritual”, una “revolución de los gustos”, o una “revolución científica”. A mediados de ese siglo se empezó a utilizar la palabra para denotar cambios políticos, inicialmente sin tener la conotación de violencia.

Es de interés notar que el prefijo re- en “revolución” se refiere a un regreso a una situación anterior, no a una transición a una situación novedosa. Eso se debe al hecho de que, antes del siglo XIX, el pensamiento occidental era predominantemente tradicionalista y cíclico. Como consecuencia de esto, solamente se consideraban legítimas aquellas reformas y innovaciones que podían ser representadas como un regreso a lo viejo. Revoluciones, en este sentido original, eran de verdad re-voluciones, un paso hacia atrás en que volvía a aparecer lo viejo[5]. Sin embargo, desde la Revolución Francesa, esa madre de todas las revoluciones, ya nadie considera que el fin de una revolución es volver hacia atrás (aunque recuérdense qué les mencioné en mi primer posting acerca de los cambios gattopardianos, o sea aquellos cambios que solamente los aparentan ser).

El uso de (r)evolución

Yo estaré utilizando la palabra “evolución” en su sentido más amplio (a no ser que esté tratando explícitamente la evolución biológica), o sea dándole el significado de una concatenación de cambios, sin implicar una dirección o una mejora. Como palabra alternativa, utilizaré “desarrollo”, que por cierto está muy cerca al significado original de la palabra evolutio: el acto de desenrollar.

Asimismo, estaré empleando la palabra “revolución” en un sentido más amplio que el meramente socio-político (aunque me gustaría hablarles de ese tipo de revoluciones también, en alguna oportunidad), refiriéndome en general a cambios transcendentales, catastróficos, fundamentales: verdaderas rupturas con el pasado.




[1] Darwin, Ch., 1859/1968. The origin of species by means of natural selection. Penguin Books, Londres. El final de la famosa última frase del libro reza así: “(...) from so simple a beginning endless forms most beautiful and most wonderful have been, and are being, evolved” (“de un inicio tan sencillo han estado, y aun están, evolviendo infinitas formas de las más hermosas y maravillosas”).

[2] Darwin expone el concepto de descendencia con modificación en el capítulo XIII de su Origin of species.

[3] Durham, W.H., 1991. Coevolution. Genes, culture and human diversity. Stanford University Press, Stanford, 629 pp.

[4] Bowler, P.J., 1983. Evolution. The history of an idea. University of California Press, Berkeley and Los Angeles, 432 pp.

[5] Von der Dunk, H.W., 1985. Inleiding. En: De paradoxen van de vernieuwing: Het nieuwe als macht, mythe en cliché; pág. 9-27. Markant, Nijmegen, Países Bajos; 103 pág.


Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 comentarios · Escribe aquí tu comentario

elefanteblancoster dijo

Una buena exposición comienza por acotar los términos que se van a manejar, y tú lo has hecho excepcionalmente bien, así que quedo a la espera de lo que vendrá a partir de ahora y sobre estas bases.

Un abrazo.

G dijo

Didáctica aclaración de conceptos. Estaré encantada de seguirte
Saludos. Una amiga.

miancadel

miancadel dijo

Excelente entrada. seria conveniente desglosar la palabra en las partes que la componen.

Anónimo

Anónimo dijo

YOMAIRA

YOMAIRA dijo

COMO SERRIAN LOS PRIMEROS POBLADORES

julio

julio dijo

muy buena la pagina la voy a comentar me sirvio para el colegio

andrea

andrea dijo

buen esta bien espesificada las repuestas bien clras pero es muy sintetico qisiera leer mas sobre est tema. es bastant interesante.

Raúl Rojas García

Raúl Rojas García dijo

Hola
Me parece extraordinario donde comentas que evolución o cambio no implica mejora ni perfeccionamiento. Es así como deberíamos tomar el asunto de la evolución de la especies. Me refuerza la idea de que el cambio en la composición biológica o el cambio en las unidades taxonómicas naturalmente se ajusta o no con el tiempo. Es claro entonces que la complejidad es un efecto de la evolución y que el proceso que lleva a tal complejidad no es el fin.

Por otra parte (y con toda la vergüenza) pregunto. Si Charles Darwin no utilizó explícitamente la palabra, entonces ¿en que momento se empezó a utilizarla?

Saludos de un biólogo incomprendido

pieter-pestman dijo

Hola Raúl,
Que yo sepa fue el filósofo inglés Herbert Spencer (1820-1903) quien popularizó el término "evolución" (ver mi blog del 30/3/2008). Anteriormente, este término ya existía, pero no en un contexto biológico (ver mi blog del 16/2/2008).

Nieves

Nieves dijo

Me gusto el modo y fue de gran utilidad. Gracias!
Nieves

Eleazar

Eleazar dijo

Galilea igual significa revolución.

Olaf Blanch

Olaf Blanch dijo

La palabra revolución tal y como la conocemos hoy en día tuvo origen en Cataluña.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de pieter-pestman

Tiempos de cambio

Este blog está dedicado a la exploración del fenómeno del cambio. Los artículos aquí presentados tienen todos que ver con el cambio, o la evolución, en distintos ámbitos: de las ciencias y la filosofía, de la historia del género humano, de nuestra sociedad, del individuo... Quien les está escribiendo estos artículos, Pieter Pestman, es un geólogo holandés, cuyas actividades profesionales se enmarcan dentro de la historia de la tierra, con los cambios que subió y sigue subiendo, y la evolución de los seres vivientes en la misma.

ver perfil »

Amigos

  • elefanteblancoster
  • G
  • sarkan

Fans

  • Angel Manuel Guirao Castroverde
  • JRC.
  • olicarfer45
  • raravis
  • am-soriano1
  • Ricardo Gonzalez

Ídolos

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):