Tu blog de Toros - Rosa Jiménez Cano

13 Abr 2010

Escrito por rosajc

13 Abr 2010 - Enlace

Caló el pitón. Caló en la afición

Se puede ir a tirar las tres cartas. Se puede jugar la baza de la aventura española.
También se puede echar una moneda al aire y decidir que salga lo que salga, las zapatillas se atornillan al piso.

Arturo Macías aceptó, a pesar de ser figura en México, lo que los diestros punteros de aquí rechazan: los toros de Palha.

No llevó el triunfo, pero sí los titulares y un buen 'tabaco'.

Arturo Macías cumple su palabra. ¿Cumplirán los empresarios con él?

El parte del Dr Vila deja clara la gravedad del percance: "Herida por asta de toro en cara interna, tercio medio del muslo derecho que atraviesa el sartorio y vasto interno, llegando hasta la parte posterior del fémur en una extensión de 20 centímetros. Otra herida con trayectoria hacia arriba y hacia fuera de diez centímetros de extensión, sin lesionar paquete vascular. Pronóstico Grave".

Pd.: Por fin alguien trae aire nuevo al escalafón. Y no, no tiene que ver con las cornadas en Valencia y Sevilla, sino que tiene que ver con la ambición desmedida que demuestra el torero mexicano.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01 Nov 2009

Escrito por rosajc

01 Nov 2009 - Enlace

Morante se libera, ¿volverá Morante?

A veces tengo la sensación de que nunca más veremos al Morante que queremos.
La falta de regularidad es parte de su encanto. Cada vez que quiere ser regular termina tirando las tres cartas, rodeado de una vulgaridad que no le pertenece a un torero de excepción como es Morante de la Puebla.

Esta temporada ha sido así, desde el capote de Madrid, poco más, altos y bajos. Arriba y al hoyo, cogidas, vueltas y un final de temporada enfundando siempre el mismo vestido porque no entraba en otro, con la sombra de la depre.

Morante me ilusiona, me gusta su personalidad.
¿Qué le ha llevado a romper con Sánchez Benito ? Supongo que, a pesar de la amistad y confianza que tiene en el ganadero afincado en Salamanca, la necesidad de torear más que otros años, con más responsabilidad y que le quede lo mismo en la cuenta corriente. ¿De qué sirve el esfuerzo?

Los empresarios no perdonan. La temporada anterior Morante apretó las tuercas con el dinero, las ideas y venidas, dejando carteles por cerrar, pasan factura. No en la taquilla, pero sí en la escasa sensibilidad de un sistema montado para beneficio de unos pocos, casualmente con los mismos apellidos, con ganaderías y varias plazas para gestionar.

No hay sitio para los héroes en este sistema.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Mar 2009

Escrito por rosajc

20 Mar 2009 - Enlace

Manda el cabo

El lunes comí con Chiqui y Ramón Lobo , dos amigos y compañeros de trabajo a los que además admiro.
En el café se unió Carlos Boyero , todo un personaje.

El domingo iré al festival del Padre Arrupe. Les conté que lo organizaba Espartaco. Me preguntaron que qué tal era como torero. Les expliqué que en general se le tiene por buena persona, que fue un esforzado profesional, pero con una técnica -según los taurinos- que tenía bastante "trampa", según los aficionados.

Se dio un montón de vueltas a España, con su padre y el maletín del serrucho de sitio en sitio. No se tiene noticia de escándalos con compañeros, vetos o problemas personales con nadie.

Les hablé de una crónica que explica muy bien el momento que marcó. (La primera vez que la leí fue gracias a Alfonso Navalón).

En 1989 Joaquín Vidal calcó lo que sucedía con "Manda el cabo" :

Cuando en un ejército no hay oficiales, ni suboficiales, o paran todos en la cantina, manda el cabo, si hay cabo que quiera mandar. Así ocurre en la torería, donde cada vez abundan más los militares sin graduación. La culpa no es del cabo, naturalmente, sino de la oficialidad, acomodaticia con lo que hay. A fin de cuentas el cabo hace lo que puede, y si a fuerza de tesón y pelea alcanza el generalato, ese es su mérito.

El cabo que manda hoy en la fiesta de los toros es Espartaco. Sale Espartaco a la arena y con su férrea voluntad de agradar, sólo con eso, se hace el amo. Pobre fiesta, sin generales ni capitanes, sin sargentos siquiera. Una fiesta que tuvo de todo, hasta papas; un Papa Negro y un Faraón también, en el colmo del lujo; había allí de todo, para dar y tomar: reyes, príncipes, dictadores, mariscales con mando en plaza, y a uno que destacaba por lo recio, le designaron soldado romano. Cada cual imponía su ley, que podía ser el valor, la técnica, el dominio, el arte o la genialidad. Cada cual según su ley, siempre sobre el fundamento de las tauromaquias clásicas, interpretándolas según capacidades y gustos, y con toros.

Ahora a la pobre fiesta ni siquiera le hacen falta toros. Unos por chicos, otros por inválidos, las corridas pueden celebrarse sin toros, ayer por ejemplo. Tampoco le hacen falta tauromaquias clásicas. Espartaco, mandón de la torería actual ayer de nuevo, tiró de un quinto toro aplomadísimo, le corrió la mano al boyante segundo, pegó muchos pases, y sin embargo las esencias de la tauromaquia se le quedaron olvidadas bajo el petate.

Espartaco no se cruzaba nunca con el toro, y aún fuera de cacho hacía la tijera de las piernas al revés, muy atrás y muy escondida la que debía estar delante; no presentaba la muleta plana sino oblicua; venía el pase, lo daba largo, y al remate no había surgido ni el más remoto destello de arte. Tampoco es que lo intentara. Espartaco, cabo de la torería, va a lo suyo, que es resolver por la vía expeditiva el compromiso, realizar la faena en producción seriada, comunicar con el público, contagiarle su entusiasmo. Si con estas virtudes resulta el mandón absoluto del toreo, la culpa es del propio toreo, que está así de mediocre y vacío.

Al puesto del cabo Espartaco aspira Litri (cabo segundo), que seguramente se cree con mejor derecho. Naturalmente tiene que demostrarlo. Lo intentó ayer, gran oportunidad en campo de justas tan singular como es la Maestranza en plena feria de Sevilla, aportando la mejor voluntad y el máximo valor que atesora. Realmente, poco más aportó., Pegaba codillero las veránicas -o las trapaceaba, como en el sexto-, citaba de costadillo, los pitones del toro le sacudían la muleta, reducía a la mitad o menos los tiempos de la suerte, y si había que rectificar la embestida ceñida, pues rectificaba también. Y no pasó nada. Puesto que si el toreo es ahora mediocre y vacío, la sola voluntad de destacar basta, y le aplaudieron mucho por ello.

Entre los cabos había un faraón, y se notó en que les miraba por encima del hombro a través de las lentillas. El faraón pisó solemne el albero, correteó delante de un primer toro que le quería embestir, abombó el pecho y adelantó la muleta delante de otro que no le quería embestir en absoluto. De ninguna manera le quería embestir ese toro, jamás entró en el universo de sus intenciones bovinas. Ahora bien, advirtiendo que el faraón insistía en sus propósitos toricidas, le dio la pataleta y se tiró de rodillas a sus faraónicos pies.

Desde la altura del tendido, a pesar de los prismáticos, era imposible saber qué pensaban el cabo primero y el cabo segundo, pero fue bueno comprobar que no les desmoralizó semejante ejemplo, sobre todo al cabo primero, que tomó el mando y se ganó las aclamaciones del pueblo. El faraón, en cambio, hubo de retirarse entre gritos a sus cuarteles de invierno, donde podrá distraer las largas horas que emplee en el merecido descanso por el esfuerzo realizado, contando batallitas.

Desde entonces, no ha cambiado demasiado el panorama.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de rosajc

El mundo de la tauromaquia visto por la blogger Rosa Jiménez Cano, periodista, entusiasta de los toros y la blogosfera.

Ver perfil

Buscar

Mis tags

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):