06 Ago 2013

La Comisión Europea es un Órgano Colegiado

Escrito por: unadaga el 06 Ago 2013 - URL Permanente

Supongo que, por ser mi ciudad natal, la noticia de que Almunia es considerado persona non grata me ha llamado la atención especialmente. Lo cual, sin embargo, sólo puede significar que los políticos vigueses (ellos siempre tan hábiles...) querían hacer una denuncia vacía con respecto a la decisión sobre el sector naval que ha tomado la UE, y sin embargo no entienden el funcionamiento de la Comisión. Así que, para todos ellos que habitualmente leen este blog (osea, ninguno probablemente), voy a explicar qué significa que la Comisión sea un órgano colegiado, y que implicaciones tiene.

Pero, para entenderlo, debemos remontarnos a los tiempos de la fundación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero. Por entonces, Jean Monnet estaba pensando en cómo crear un órgano que dirigiese a la Comunidad, que velase por los intereses europeos en vez de los estatales, y que fuese capaz de resistir de modo eficaz a la presión de los partidos políticos de cada uno de los países. Así es como nació la Alta Autoridad, que con el tiempo se convertiría en la Comisión, y cuya piedra fundamental es el hecho de que es un órgano colegiado. Ahora me meteré con lo que esto significa, pero es importante entender que su función desde siempre ha sido crear políticos europeos, que velen por los intereses de las Comunidades (ahora de la Unión) y no de cada país por separado.

Ahora bien, en concreto, ¿qué significa que sea colegiado? Básicamente, es una forma de funcionamiento que tiene una institución, en este caso la Comisión. Se basa en el hecho de que las decisiones son tomadas en secreto entre los miembros de la Comisión, todos ellos con igual capacidad de voto y de palabra entre los suyos. El resultado de la decisión, sin embargo, se presenta al público como una decisión de la Comisión en su conjunto, sin indicar quienes votaron a favor o en contra, quienes querían un desarrollo u otro, o incluso si la votación ganó por un amplio o estrecho margen.

Así, una vez sentados en el seno de la Comisión, los países se supone que no tienen modo de presionar a los Comisarios, ya que es teóricamente imposible que sepan quienes deciden qué, y en qué sentido han ido. Con ello, los Comisarios realmente pueden velar por los intereses europeos, del conjunto, y no de los Estados a los que pertenecen.

El hecho de que cada Comisario posea su propio equipo y su propia "cartera ministerial" (a falta de un nombre mejor) es importante, sin embargo. Se supone que cada uno de ellos se especializa en un tema en concreto, lo analiza en profundidad, y ve pros y contras y demás. Con esta información y estos análisis es cuando se va al resto del colegio y se solicita el debate y votación, con cada uno de ellos habiendo hecho el trabajo en sus áreas. Esto es así porque nadie puede saberlo todo de todas las cosas a la vez, y es mejor que haya especialistas en cada campo que puedan traer una gran profundidad en el mismo de cara a que las decisiones que tome el conjunto estén informadas lo mejor posible.

Otra consecuencia importante del hecho de que sea un órgano colegiado y democrático (en su funcionamiento interno, ya que todos sabemos que los Comisarios son elegidos por sus países, no votados) es que todos los Comisarios tienen el mismo peso: 1 voto. Así, allá donde el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo ven sus votaciones y su número de representantes sesgado en base a la población del Estado al que representan, en la Comisión todos son iguales. Esto hace que la Comisión sea el órgano favorito de los países pequeños, ya que es en ella donde mejor pueden valer su poder (no en vano fue necesario garantizarle un Comisario siempre a Irlanda, aunque no sea eficiente, para que aprobasen el Tratado de Lisboa), a diferencia de las otras instituciones donde pesan más los países más grandes.

Sin embargo, no nos vamos a equivocar, su diseño a nivel teórico es perfecto, pero en la práctica ha demostrado ser insuficiente. Los lobbies presionan continuamente a los miembros de la Comisión y a sus equipos; el hecho de que los Comisarios se especialicen también hace que cada uno tenga más peso en un tipo concreto de decisiones, de modo que hay carteras más jugosas que otras; el número de Comisarios es excesivo para el buen funcionamiento de la Institución, pero ningún país quiere perder el suyo (pese a que, en teoría, una vez allí ellos dejan de representar a su país).

Pero, sobretodo, la principal debilidad es que los Comisarios pueden hablar. Nada impide que Almunia, o cualquier otro, vaya a su Gobierno y le cuente quien votó a favor o en contra, o que defienda los intereses de España por encima de todos. Al ser elegidos por sus Gobiernos en vez de por el pueblo directamente, su independencia es más una ficción que una realidad, y eso se ha traducido cada vez más en una creciente debilidad de la Comisión frente al Consejo Europeo. El que sea un órgano colegiado sólo funciona si la Comisión es realmente independiente, y para eso la Comisión debe ser elegida de modo diferente: bien con elecciones directas o, como a menudo se postula en la vía federalista, que sea elegida por los miembros del Parlamento Europeo igual que la mayor parte de los Gobiernos europeos son elegidos por sus Parlamentos respectivos.

Sea como sea, hoy por hoy, el hecho de que la Comisión sea colegiada no es suficiente para garantizar la independencia de sus miembros. Y, sin embargo, eso no quita que cualquier decisión tomada por la Comisión la tomó el conjunto de sus Comisarios, no sólo el que tiene la cartera correspondiente. Almunia, por seguir con el ejemplo inicial, bien podría haber votado en contra de esta decisión, aún cuando luego la tuviera que defender en público por haber sido una decisión del conjunto de la Comisión.

Costán Sequeiros Bruna

PD: he de darle las gracias a Sergio Rojo, que fue el que hizo que me enterase de la noticia acerca de la votación que ha dado lugar a este post.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 Nov 2012

¿Cómo Funciona el Sistema Electoral Americano en las Presidenciales?

Escrito por: unadaga el 07 Nov 2012 - URL Permanente

Teniendo en cuenta que, mientras escribo esto, las elecciones americanas aún no han terminado y no se sabe quien es el vencedor, creo que puede ser interesante ver cómo funciona su sistema, y así poder comparar con el funcionamiento del nuestro o, simplemente, entender mejor lo que ocurre en estos momentos del otro lado del charco.

Lo primero que debemos entender es que el sistema americano, a diferencia del nuestro, no es proporcional sino mayoritario. Aqui se intenta que todos los votos queden reflejados en la composición del Parlamento o cualquier otra autoridad (aunque su proporcionalidad no sea, precisamente, muy buena). Por el contrario, el sistema americano se basa en lo que ellos llaman "el ganador se lo lleva todo": da igual que sea por un 30 % que por un 1 %, el ganador se lleva todo lo que está en juego.

Esto se aplica a nivel de cada uno de los Estados, que actúan como las circunscripciones. En cada Estado se vota independiente de los demás, y a cada uno de ellos les corresponden una serie de "votos electorales" al final. Así, el que tenga más porcentaje de votos en cada Estado se lleva todos los "votos electorales" en juego. Y el que tenga más "votos electorales" al final, es el ganador de las elecciones.

En este mecanismo sencillo hay un par de elementos clave a tener en cuenta. El primero de todo es que no todos los Estados tienen el mismo número de "votos electorales", sino que estos dependen de factores como la población. Así, California es el Estado que más votos tiene, mientras que los Estados de las llanuras del oeste son los que menos tienen (el mínimo de 3). Esto hace que luchar por unos Estados u otros sea mucho más importante, ya que pesan mucho más.

Junto a esto, debemos tener en cuenta la gran variedad de la población de un Estado a otro. Si ya en España un gallego, un andaluz y un catalán pueden tener enormes diferencias entre si, ¡cuanto más en un país tan enorme y con tanta población dispersa como Estados Unidos, fruto además de muchas migraciones de poblaciones distintas! Por ello, en cada Estado hay diversos temas que importan, y donde en unos pueden preocupar temas como la financiación de Obama de la empresa automovilística (por ejemplo, Michigan), en otros puede pesar mucho más el control de armas (Texas) o la libertad religiosa, o la de expresión, o Medicare... por eso, en cada Estado los candidatos cambian por completo sus discursos, para tratar de aproximarse a la población de ese Estado lo máximo posible a la hora de atraer su voto.

Y es que es muy importante tener en cuenta que, por el enorme tamaño de Estados Unidos y su forma de ser descentralizada, hay pocos servicios nacionales. Por ejemplo, no hay periódicos de tirada por todo el Estado (como los hay en España), sino que la mayor parte son de un ámbito mucho más concreto. La radio igual, y gran parte de la televisión. Eso obliga y permite crear mensajes mucho más concretos y especializados para cada población, pero al mismo tiempo también incrementa enormemente el coste de las campañas políticas.

Debido a todo esto, ocurre que en realidad la campaña no se suele luchar en todos los Estados. Es demasiado caro, y hay Estados donde las condiciones (especialmente cuestiones como las minorías, el voto femenino, y la mentalidad de la población) hacen que siempre acaban votando Demócrata o Republicano. Así, mientras Nueva York o California tienden a ser Demócratas, Texas y el medio oeste suelen ser Republicanas. Así que, a la hora de la verdad, las campañas suelen centrarse en unos cuantos Estados concretos, donde las posiciones no están claras y se puede atraer e inclinar la balanza hacia un lado u otro según sea la campaña. Es lo que vimos con Ohio en los últimos días previos a las elecciones, por ejemplo.

Además, hay cuestiones importantes a la hora de votar, como el hecho de que el censo ha sido manipulado muchas veces para controlar qué poblaciones pueden votar (un caso habitual, por ejemplo, es poner menos cabinas de voto en los "barrios pobres", tradicionalmente negros y votantes demócratas), o poner trabas a la hora de inscribirse en el censo, etc. Trampas a las que ninguno de los dos partidos son ajenos.

Y creo que, todo eso, más o menos sirve para ilustrar rápidamente el funcionamiento de las elecciones presidenciales del país más importante de la tierra en la actualidad, y de la democracia más antigua en funcionamiento.

Costán Sequeiros Bruna

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10 Oct 2012

El Conflicto entre la Economía, el Estado, y la Democracia

Escrito por: unadaga el 10 Oct 2012 - URL Permanente

Los economistas Mundell y Fleming propusieron un modelo hace tiempo que establecía la relación entre tres elementos básicos de la economía. Según ellos, hay un triángulo formado por tres elementos: la política monetaria independiente, la movilidad de capital, y la tasa de cambio fijo. En este triángulo, ningún Estado puede tener los tres elementos a la vez, siempre tiene que escoger entre dos y dejar el tercero fuera.

Posteriormente, el economista Daniel Rodrick cogió la idea base de ese modelo y construyó otro, en el cual se tomaba la misma mecánica básica pero se aplicaba a una economía globalizada y macro. En este modelo, los tres elementos que lo conforman son: la integración internacional de economías, la continuidad del Estado-nación como lo conocemos, y el sistema político democrático controlado por el pueblo. Según su modelo, e igual que en el caso anterior, hay que elegir dos de ellos y dejar el otro de lado. El tiempo, y la crisis actual, parece estar dando la razón al modelo de Rodrick. Si observamos con calma, lo que vemos es que se ha tomado la decisión.

Por un lado, tenemos una integración internacional de economías dentro de la zona Euro, consolidándose lentamente en torno a una moneda única, un banco central, y distintos aparatos para que funcione mejor y que están en diseño. El avance del Euro, aunque lento, parece definitivo, y lentamente vamos avanzando hacia una economía cada vez más unificada dentro de la zona Euro, y con más mecanismos de control comunes.

Por el otro lado, lo que tenemos son unos Estados-nación que se han ido atrincherando y fortaleciendo. Las instituciones europeas cada vez tienen menos poder y capacidad de acción frente al Consejo (formado por los Presidentes de los países) y, sobretodo, el directorio Alemania-Francia. Con ello, la soberanía estatal sigue siendo la que está al timón.

Así que, si el teorema es correcto, lo que está quedando fuera es la democracia. Y, en efecto, eso es lo que vemos en nuestro país: la sociedad civil en las calles transmitiendo legítimamente sus demandas al sistema político, y este hace oídos sordos amparado en su mayoría absoluta. Reformas constitucionales que no son refrendadas por la población sino tramitadas a toda velocidad mediante un pacto entre partidos por presión europea. Un rescate que ni siquiera se debate en el Parlamento. Y la lista continúa.

Parece que el gobierno ha tomado su elección en el triángulo, y está tratando de que los demás no podamos forzarle a cambiarla. Pero, ¿es la correcta? En mi opinión, desde luego que no. Vivimos en un mundo globalizado, pero la democracia sigue siendo el mejor modelo de gobierno que se ha diseñado. No es perfecto, desde luego, y se puede mejorar mucho (y abogo profundamente por ello), pero es mejor que las alternativas. Por tanto, esa cara del triángulo debería ser inamovible.

Lo cual nos dejaría escoger entre una ecomoía integrada y global, o un Estado-nación. Vivimos en un mundo globalizado, y si queremos funcionar adecuadamente en él, debemos estar globalizados a nuestra vez. Lo cual implica que escoger un Estado-nación clásico no es una opción, cerrarnos al exterior y volver al modelo político anterior no funciona si queremos que nuestro país funcione adecuadamente en un mundo global. En mi opinión, la elección debe ser combinar ecomoía global con democracia igualmente globalizada. Osea, toda la Unión al menos.

Esa, por supuesto, es mi elección como confeso europeísta que soy. La otra opción es igualmente válida para aquellos que prefieran aferrarse a lo local, aunque no tengo muy claro que sea posible dar marcha atrás a la economía globalizada y al Euro a estas alturas. Lo que nunca debería ser abandonado es, justamente, aquello que se está perdiendo por el camino: la democracia.

Costán Sequeiros Bruna

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16 May 2012

Y Regresamos con las Citas Para Pensar (13)

Escrito por: unadaga el 16 May 2012 - URL Permanente

Abramos boca con una densa pero muy interesante cita de Pierre Bourdieu en su libro El Sentido Práctico: “Es en el grado de objetivación del capital donde reside el fundamento de todas las diferencias pertinentes entre los modos de dominación: los universos sociales en los que las relaciones de dominación se hacen, se deshacen y se rehacen en y por la interacción entre las personas se oponen a las formaciones sociales en las que, mediatizadas por mecanismos objetivos e institucionalizados como el "mercado autorregulado" (self-regulating market) en el sentido de Karl Polanyi, el sistema de enseñanza o el aparato jurídico, esas relaciones de dominación tienen la capacidad y la permanencia de las cosas y escapan a las tomas de conciencia y a las adquisiciones individuales de poder.”

Y seguimos hablando de poder, en este caso de economía, con Emilio Lamo de Espinosa en su libro Europa Después de Europa: “Y se exagera mucho el peso y poder de las grandes multinacionales; basta pensar que la mayor empresa del mundo tendría un presupuesto correspondiente al PIB de un país más bien mediano, y la reciente crisis económica ha vuelto a poner de manifiesto la importancia de los Estados frente a las corporaciones, empresas, bancos u otros actores y, en definitiva, el mayor peso del poder político sobre el económico.”

Y girando en torno a esto, política, crisis y economía, B. Dassudrie Duchêne dijo en un artículo del 5 de Febrero de 1966 en Le Monde: “La causa principal del desconcierto y de la no diferenciación del socialismo es que los socialistas, en el sentido más amplio de la palabra, han aceptado, sin excepción, ya sea oficialmente ya sea en su corazón, el mismo evangelio que los no socialistas: el crecimiento económico y la elevación de los niveles de vida como objetivos principales de la sociedad moderna… De donde resulta que el socialismo, prisionero de la común ideología, no puede intentar modificar ni el sistema ni las estructuras y debe contentarse con aportar diferencias de matiz y de intención.” Son palabras que bien podríamos decir hoy en día, aunque haya pasado casi medio siglo.

Tomemos ahora las palabras de Daniel Bell en El Advenimiento de la Sociedad Postindustrial: “Ningún organismo biológico ni ninguna institución humana que emprenda un cambio de tamaño y un cambio consecuente de escala lo realiza sin cambiar de forma o aspecto”. Aunque él está hablando del peso de los números en los cambios en la sociedad (cambios en el número de habitantes, velocidad de cambio tecnológico, etc.) bien podría referirse a los cambios debidos a la presión de suficiente número de habitantes.

Y toca cerrar con F. Furet, con unas de sus palabras en La Democracia en Europa: “Lo que sorprende de la sociedad burguesa es su capacidad de autodenuncia. Ninguna otra sociedad del mundo ha generado tantos enemigos de si misma.”

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

24 Nov 2011

¿Cómo son la Teoría Realista y la Constructivista?

Escrito por: unadaga el 24 Nov 2011 - URL Permanente

Estas dos son las principales teorías actualmente de explicación de las relaciones internacionales, y aunque raramente sean mencionadas como tales, están permanentemente en las noticias de un modo u otro. Así que vale la pena echarles un buen ojo.

Empecemos por el realismo, que es la más antigua de las dos y, de hecho, podríamos rastrearlo hasta Maquiavelo y su Príncipe, por ejemplo. Esta teoría parte del supuesto de que el mundo internacional es anárquico, porque no existe ningun sistema de autoridad central que pueda obligar a los Estados a obedecer y cumplir leyes, y por tanto los únicos actores que importan son los Estados. Al ser anárquico, impera el más fuerte, llevando a una visión donde destaca el papel de las potencias. Por supuesto, los demás países no suelen estar de acuerdo con la preponderancia de otro, de modo que compiten y luchan entre sí para incrementar su poder. Al querer todos ocupar los lugares hegemónicos, lo que surge es un conflicto permanente donde el engaño y la competencia (o, al menos, la sospecha de la misma) hacen imposibles las colaboraciones a largo plazo, debido a que es un juego de suma cero (osea, cuando uno gana es porque otro pierde). En este juego, el principal poder que importa es el duro: cañones, barcos, regimientos de infantería, divisiones aéreas... eso es lo que determina la capacidad de defenderse y agredir a otros y, con ello, la capacidad de controlar la política mundial. Política que debe buscar garantizar el control de los puntos estratégicos y el acceso a los recursos primordiales, dando una enorme importancia a la geoestrategia.

Los discursos de Bush y su gobierno son habitualmente claros ejemplos de una visión realista de las relaciones internacionales.

La otra cara de la moneda, la constructivista, lo que destaca es que la sociedad internacional es como cualquier sociedad: un producto de las interacciones de sus miembros. Como tales, la competición es una parte importante, pero también es posible la cooperación, la indiferencia, o cualquier otra posibilidad. De estas interacciones pueden surgir normas que constriñan y regulen las mismas, que pueden ir desde "acuerdos de caballeros", normas de etiqueta en las relaciones internacionales, o incluso conjuntos de derecho internacional. El juego en la construcción de estas normas es tanto de competición (buscar las normas más favorables a uno mismo) como de colaboración (porque deben ser aceptables para todos). Por ello, aunque el poder duro es necesario e importante, también lo es el poder blando, mucho más capacitado para generar consensos y equilibrios. Además, junto a los Estados, el constructivismo contempla la importancia de las instituciones internacionales que se van creando (ONU, FMI, etc.) porque ellas son las garantes y defensoras de las normas internacionales, así como el lugar donde se suele negociar su creación. La política internacional, por tanto, no debe buscar la confrontación innecesaria (a veces es inevitable, eso si), sino la construcción de posturas en común, acuerdos aceptables para la mayor parte, y la negociación. Por ello, la legitimidad de las acciones internacionales se vuelve un elemento central y de enorme importancia antes de cualquier intervención, así como todo un corolario de acciones previas como consultas entre pares, etc.

En general, la historia del desarrollo de cualquier institución internacional (desde la ONU a la UE) es buen ejemplo del constructivismo.

Obviamente, he tenido que resumir mucho ambas posturas para hacer una idea general, y he tenido que dejar fuera al liberal-institucionalismo (muy parecido al constructivismo, y a menudo considerado su precursor). Si me preguntáis cual de las dos posturas me parece que define mejor la sociedad internacional actual, os diré que indudablemente el constructivismo encaja mejor.

El paradigma realista fue llevado adelante sin dudar por Bush en la invasión de Irak, donde desdeñó por completo la importancia de la legitimación de la intervención por parte de la ONU, crear grandes consensos internacionales, etc. Y, con ello, pese a que la intervención militar fue un éxito, el manejo posterior ha sido un fracaso. Otro ejemplo del éxito de la perspectiva constructivista es el hecho de que han sido instituciones internacionales (UE y FMI en especial) las artífices de la caída del Gobierno Griego e Italiano, algo completamente inexplicable desde una perspectiva realista donde sólo importa la acción de los Estados.

Costán Sequeiros Bruna

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Sep 2011

¿Qué es el Movimiento Antiglobalización?

Escrito por: unadaga el 14 Sep 2011 - URL Permanente

Mal llamado así por los medios de comunicación, el movimiento es una plataforma que busca un cambio en el mundo. Así, no se oponen realmente a la globalización, sino a la globalización que está habiendo en el mundo en la actualidad, normalmente vinculada con el neoliberalismo que impera en economía. Así, se niegan a aceptar el creciente poder de las empresas, el debilitamiento de los sistemas de protección social, y sobretodo la deslegitimación política que sufren la mayor parte de las instituciones de gobernanza mundial debido a que no se vota a los representantes que van a las mismas (desde la ONU, al FMI, el Banco Mundial, etc.).

Sin embargo, el movimiento antiglobalización es un movimiento diferente al resto. Esto se debe a que no es un todo homogéneo con una misma ideología y valores, sino que está compuesto por multitud de movimientos que interactúan en su interior. Desde los movimientos de independencia indígena (los zapatistas, por ejemplo, son claves), a los anarquistas o comunistas, los sindicatos, movimientos de defensa de los derechos humanos, ONGs, movimientos feministas, ecologistas, etc. Todos ellos forman parte del movimiento antiglobalización, que se convierte así en un movimiento de movimientos.

¿Cómo es esto posible? Porque, de la mano de las nuevas tecnologías de la comunicación (en especial Internet, pero no únicamente), el movimiento se constituye como una red, donde distintos agentes y organizaciones actúan como nodos de la misma. Se unen, comparten información, debaten, se apoyan, se oponen, se marchan, evolucionan, cambian... toda la enorme variedad de las posibles relaciones entre organizaciones y movimientos se da en su interior, cuya geometría se vuelve variable. ¿Por qué es esto así? Sencillamente porque la globalización a la que se oponen es, igualmente, una red de instituciones y poderes, y es necesario combatirla con armas adecuadas para su escala. Como dice la máxima de Foucault, transcripción de la física, "todo poder genera un poder opuesto de la misma intensidad".

Sin embargo, el movimiento antiglobalización no es únicamente un movimiento de protesta y reactivo, sino que por el contrario es proactivo. Emiten propuestas, hacen planes, describen modelos alternativos, experimentan con otras formas de organizar la sociedad... El último modelo de la hacienda pública, el modelo basado en presupuestos participativos, fue desarrollado en Porto Alegre, precisamente en el lugar donde todos los años se reúne el Foro Social Mundial, auténtico portavoz y asamblea del movimiento antiglobalización.

El objetivo que une a todas estas piezas es, precisamente, definir y construir una globalización más humana y que responda a los ciudadanos, sus deseos e intereses. Si a lo largo de la historia se ha conseguido eso con el sistema político, derrocando a los poderosos y distantes reyes y sustituyéndolos por democracias, ahora se busca hacer lo mismo con un sistema económico cada vez más distante, poderoso y que no responde ante nadie. Los "mercados" deben ser puestos bajo control de los ciudadanos, creando modelos sociales sostenibles, mejores con el medioambiente, y que defiendan a los habitantes.

Para ello, en el movimiento hay básicamente dos corrientes: los reformistas, y los reiniciadores. Los primeros creen que es necesario cambiar el funcionamiento del sistema como está, mientras que los segundos creen que es necesario idear sistemas completamente nuevos o revitalizar los antiguos (comunismo y anarquismo, sobretodo). En la dialéctica entre todos los grupos de las distintas corrientes se avanzan con nuevos modelos, ideologías y formas de actuar, pero sobretodo se avanza con propuestas que son defendidas por unos u otros (por ejemplo, la defensa a ultranza de la Tasa Tobin por parte de ATTAC). Así, las distintas organizaciones y movimientos avanzan agendas diferentes (a menudo incluso contradictorias) dentro del marco mayor de lo que es construir una globalización (económica) más adecuada y justa.

Seguro que a más de uno y de dos de los miembros del 15-M les sonará todo esto, porque realmente, sean conscientes o no de ello, el movimiento español bien podría formar parte del movimiento antiglobalización. Y, probablemente por ello, ha resonado con tanta fuerza por todo el mundo, porque habla de problemas, debilidades e injusticias que son sentidas con fuerza de un modo global. Y es que, por mucho que el nombre del movimiento general sea el de antiglobalización, la verdad es que probablemente se trate del movimiento social más globalizado de todos, habiendo atraído gente de todo el mundo para sus contra-cumbres en lugares como Seattle, Nueva York, Barcelona o Bruselas, y con sus propiso Foros en ciudades como Quito o Porto Alegre.

Por tanto, es probable que el futuro de un modo u otro pase por asimilar las lecciones que este movimiento está aportando al mundo. Sólo así, probablemente, podamos devolver un poco de humanidad a una globalización económica y neoliberal que se nos ha ido de las manos.

Costán Sequeiros Bruna

PD: parte de las ideas aquí expuestas han sido extraidas del genial "La Era de la Información Volumen 2: El Poder de la Identidad" de Manuel Castells, donde se le dedica mucho espacio al análisis de la red y del propio movimiento antiglobalización.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10 Jun 2011

¿Qué es el Poder? ¿Dónde se Encuentra?

Escrito por: unadaga el 10 Jun 2011 - URL Permanente

La visión tradicional dice que el poder es aquel recurso que poseen algunos individuos para conseguir que otros actúen según su voluntad, lo deseen o no. En este contexto, se considera como centros de poder al Estado, las instituciones, las grandes empresas, y a los individuos que lideran todas instancias, desde Presidentes, a jefes de corporaciones, o banqueros. Sin embargo, este poder corecitivo no es el único existente, como expliqué en este post.

Así que cojamos una visión menos habitual y mucho más incisiva de lo que es el poder. Vamos a ver qué opina Michel Foucault al respecto. El francés nos muestra a lo largo de su obra cómo el poder no sólo posee esa dimensión coercitiva y negativa, sino que mucho más importante, tiene una dimensión positiva que funciona de un modo mucho más efectivo e invisible. Así, el poder sirve para construir nuestros deseos e identidades, diciéndonos qué es lo que queremos ser, qué hay que hacer para lograrlo, y cómo hemos de actuar. Al aceptar esta identidad construida desde el exterior, estamos siendo fabricados por el poder que estructura la sociedad. Se constituye así como un biopoder, ya que permea y controla todos los elementos de nuestras vidas. Pero, si nadie construye las identidades específicamente, ¿quien es ese poder?

En la visión foucaultiana, el poder no lo tiene nadie en concreto, no se puede poseer. Por el contrario, es resultado de la suma de juegos e interacciones de todos los individuos de una sociedad, en la que unos y otros tienen distintas capacidades de acción y, en base a ello, juegan sus cartas lo mejor que pueden. Así, el poder fluye por todas las personas en diferentes grados, y para según qué situaciones unos u otros pueden tener distintas cantidades de poder que cambiarían para otras ocasiones. Así, el poder no se posee, se maneja, y la clave para ser considerado "poderoso" es manejar bien el que pasa por tus manos.

El resultado de todo este trasiego de poder de un lado a otro, de agentes, individuos e instituciones es la estructura de la sociedad misma donde vivimos. Permanece invisible, enterrada debajo de millones de formas diferentes (horarios de trabajo, estructuras económicas, la forma de usarse el idioma, las tradiciones, leyes...) y todas ellas construyen y sustentan el poder del sistema. Por tanto, cambiar el poder del mundo no es cuestión de eliminar a quienes los detentan, o sus centros de decisión, sino que hay que ir mucho más allá.

En cierta medida, la razón en esto la mostraron los anarquistas: para desafiar al poder hay que destruir todas sus estructuras, todos sus puntos, todos sus elementos. Desde los cotidianos, como los rituales, a los más obvios como los ejércitos. Sólo así se puede eliminar al sistema.

Lo que el anarquismo no ve es que, una vez derribado, un nuevo sistema se levantaría de las cenizas de modo automático, porque todos nosotros somos poder. Así, el poder mismo no puede ser eliminado, porque emana de las personas y sus dispares capacidades. Por tanto, al no encontrarse en ningún sitio ni poder eliminarse, lo que debemos hacer es construir un mundo donde el poder se reparta y maneje de modo lo más igualitario posible. Con sistemas que eviten que unos se impongan sobre los demás en el máximo número posible de ocasiones, y que permita que el máximo número de ciudadanos puedan defender sus opiniones, tengan una vida digna, y se comporten con justicia.

Obviamente, esto es algo utópico, pero las utopías existen para marcarnos el objetivo, el camino, el destino que debemos tratar con nuestras fuerzas de alcanzar.

Costán Sequeiros Bruna

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 Feb 2011

Citas de Jean Monnet

Escrito por: unadaga el 26 Feb 2011 - URL Permanente

En la última sesión del seminario sobre la Unión Europea al que asisto, el profesor Santiago Petschen nos escogió unas cuantas citas de Jean Monnet (el padre fundador de la UE) sobre diferentes temas que ilustran su personalidad. Y creo que, como inadecuado desconocido que es para muchos, vale la pena compartirlas porque muchas valen su peso en oro. Ahora que a vueltas estamos con la UE para un lado y otro, estos extractos de las Memorias de la cabeza que lo construyó quizás puedan darnos algo de luz sobre la guía que originalmente se planeaba para la institución, y su situación actual.

Sobre el poder:
"Ofrecer a Roosevelt ideas para sus discursos, redactar borradores, no me parecía incongruente ni vano cualquiera que fuera la suerte de mis esfuerzos. Todos sabían que no buscaba nada para mi, que no ambicionaba ningún puesto, lo que me permitía insistir y exigir. Mis esfuerzos no siempre se veían coronados por el éxito. Pero me bastaba que el éxito fuera posible." (capítulo 7)

Sobre la forma de construir la UE:
"Nuestro enfoque era muy diferente: partía de creaciones limitadas que instituyeran solidaridades de hecho cuyo desarrollo progresivo llevaría más adelante a la federación". (cap. 14)

Sobre la diplomacia:
"No hay nada tan eficaz como la persuasión: martilleo constante de ideas simples, poco numerosas y ampliamente difundidas." (cap. 10).

Sobre el aprendizaje:
"A los diechiocho años, cuando partí para mi primer largo viaje (Canadá), mi padre me dijo:
-No lleves libros. Nadie reflexionará por ti. Mira por la ventana. Habla con la gente, presta atención al que tienes a tu lado.-"
(cap. 2)

Sobre el conocimiento e instituciones:
"Hace mucho tiempo, quedé impresionado por una reflexión del filósofo suizo Amiel, que decía:
-La experiencia de cada hombre está siempre empezando. Sólo las instituciones se hacen siempre más sabias: las instituciones acumulan la experiencia colectiva, y con esta experiencia y esta sabiduría, los hombres sometidos a las mismas reglas verán, no cómo su naturaleza cambia pero sí cómo su comportamiento se transforma gradualmente.-
Si hiciera falta alguna justificación para nuestras instituciones comunes, estaría ahí."
(cap. 15)

Sobre el cambio:
"Antes de producirse en las mentes se había producido ya en las cosas." (cap. 14)
"La resistencia de los hombres y de las cosas es proporcional a la amplitud del cambio que se debe realizar." (cap. 3)

Sobre el nacionalismo:
"El marco nacional nos atrapa en una situación en la que cada cual pretende mantener los privilegios adquiridos." (cap. 20)

Sobre la soberanía estatal:
"Es imposible resolver los problemas europeos entre Estados que conserven su plena soberanía." (cap. 17)

Sobre la cooperación:
"Había chocado demasiadas veces con los límites de la cooperación, método que propicia la discusión pero que no desemboca en la decisión. No permite transformar las relaciones entre los hombres y los países en circunstancias en que la acción es necesaria. Es la expresión del poder nacional tal cual es. No creará jamás la unidad." (cap. 1)

Sobre los políticos:
"No he conocido a ningún buen político que no fuera tremendamente egocéntrico, y con razón: de lo contrario no habría impuesto su imagen y su persona". (cap. 9)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

31 Oct 2010

La Cosmocracia

Escrito por: unadaga el 31 Oct 2010 - URL Permanente

El modelo, propuesto por John Keane en su libro "La Sociedad Civil Global y el Gobierno del Mundo" es, probablemente, una de las visiones más sólidas y coherentes acerca del funcionamiento del sistema político mundial actualmente. Así que creo que puede ser interesante resumirlo aquí, para aquellos que tengan interés en estas cuestiones.

Los nuevos actores macro dentro del orden mundial se incorporan a la red de actores en existencia previa y añaden otro nivel de complejidad al tejido del mismo. Se construye así un modelo que consiste en una vasta red de organizaciones estatales y no estatles en interrelación constante y no jerárquica entre sí, formando un modelo en red. "Es un conglomerado de instituciones subestatales, estatales y supraestatales entrelazadas y solapadas y de procesos multidimensionales que interactúan, con efectos políticos y sociales, en la escala global”, en palabras del propio Keane.

Esta red estaría más desarrollada y solidificada, sería más poderosa y amplia, en los países más globalizados que en aquellos más autoritarios, o incluso aquellos tenuemente relacionados con la globalización, pero no estaría ausente por completo de casi ninguno (la zona externa a la cosmocracia, los países que abiertamente la rechazan como Corea del Norte, es más bien pequeña, e incluso esos países a menudo tienen importantes relaciones con otros de su entorno con lo cual siguen indirectamente vinculados con la cosmocracia). Esta red se articula en tres niveles, siendo el menor el local, luego el nivel de las organizaciones estatales que agrupan varios estados (como las uniones regionales) y finalmente por el nivel de las organizaciones supraestratales; todos esos niveles están interrelacionados a través de sus interacciones institucionales, creando una red de movimiento de información y poder a lo largo de los tres niveles completamente descentralizada (hasta el punto de que esa infracentralización del poder puede suponer un serio problema).

Pero este orden político que se establece no es fijo, sino que cambia continuamente en el tiempo con la evolución de sus diferentes elementos cada uno en una dirección propia, haciendo que se recombine de nuevas y originales maneras continuamente. Finalmente, este modelo posee un carácter claramente duradero, más allá de las contingencias del presente en que se está gestando, aún cuando posea debilidades como su propia entropía por falta de poder centralizado, el papel clave de los Estados Unidos por encima del resto de países y la falta de democracia y la opacidad de un sistema complejo, difícil de entender, y que raramente muestra como funciona abiertamente.

Costán Sequeiros Bruna

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 Sep 2010

Y Continuando Con las Citas Para Pensar (12)

Escrito por: unadaga el 15 Sep 2010 - URL Permanente

El idioma de un pueblo nos da su vocabulario, y su vocabulario es una biblia bastante fiel de todos los conocimientos de ese pueblo” Diderot, citado por Foucault en <Las Palabras y las Cosas>. Y esta frase antigua no deja de ser cierto hoy en día. El tipo de idioma que cada cultura crea es reflejo de lo que esa sociedad necesita y piensa (de ahí, por ejemplo, la gran cantidad de palabras para blanco que tienen los esquimales). Así, el idioma es como un fósil de su cultura, una muestra física de su forma de ser, sobre la cual se puede intentar reconstruir el resto.

Una de las razones por las que la ciencia normal parece avanzar tan rápido es que quienes la practican se concentran en problemas que sólo su propia falta de ingenio podría impedirles resolver.” Thomas S. Kuhn, en <La Estructura de las Revoluciones Científicas>. Pese al sarcasmo, esta es una gran verdad. Por eso la ciencia parece seguir modas en que todo el mundo está de acuerdo en el mismo paradigma y, al estarlo, lo desarrollan hasta que eventualmente le aparecen los problemas.

“Ser libre significa poder elegir. Y elegir es, inevitablemente, limitarse y reducir, por tanto, su espacio de libertad.” Raymond Riffle, da en el clavo con la ironía de la libertad. Nos dicen que la libertad es el objetivo máximo al que debemos aspirar, pero lo cierto es que alcanzarla requiere a la vez renunciar a ella. Siempre, en términos puros, estará un paso más allá de nuestro alcance. Sólo sería posible en un mundo donde no hubiese consecuencias.

Costán Sequeiros Bruna

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de unadaga

Tribulaciones de la Clase Ociosa

Tras cinco años de andadura del blog, de nuevo va siendo hora de actualizar la descripción. ¿Qué es este lugar?

Pues, básicamente, mi santuario personal para meditar acerca del mundo que nos rodea. No se trata de filosofía, sino de intentar aplicar la visión sociológica y politológica para explicar el mundo que me/nos rodea. Así que en este lugar cabe un poco de todo, desde críticas de libros, pensamientos que haya tenido, resumenes de teorías que encuentro interesantes, comentarios de noticias... Con ello espero poner en orden mi mente y clarificar mis propias ideas, y con suerte recibir las vuestras y aprender.

Y es que, como segunda parte, también busca ser un poco un lugar de divulgación de algo de sociología para todo el mundo. Acercar una serie de conceptos, ideas y explicaciones a aquellos que no han tenido tiempo, ganas u ocasión de aprenderlos. Conceptos que tienen mucho que ver con nuestro mundo, y que explican todo lo que tiene lugar a nuestro alrededor.

Asi que, más o menos, eso son estas Tribulaciones de la Clase Ociosa. Que haya tenido éxito o no en ello os tocará juzgarlo a vosotros.

Costán Sequeiros Bruna

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Tags