15 Jun 2010

El pescador de sueños

Escrito por: Angel Pasos el 15 Jun 2010 - URL Permanente

Esta mañana he salido temprano a navegar. Aún no había amanecido y la costa se desplegaba limpia bajo la aurora. La eternidad callaba en ese instante; el sol, la luna, el viento… Todo me recordaba a ti.

Tú estabas en tu mundo, durmiendo tu esplendor sobre la cama. Yo recordé tu cuerpo, ese desfiladero último donde van a parar todas las cosas: desembocaduras de ríos, selvas amarillas, peluches silenciosos, gatos sin nombre, besos…

El aire olía a mar. Las gaviotas jugaban con el barco. Sus voces te llamaban. Un fragmento de ti flotaba aún sobre el malva del cielo.

Las redes de mis sueños se hundían en el agua. He sentido una sensación inexplicable. Solo, desnudo en mi interior, perdido en medio de este mar inacabable, he visto regresar la eternidad. La muerte, el nacimiento, cada resurrección... Las olas de la vida, el firmamento.

Sólo un día sin ti y ya me muero.

El aire huele a sal, voy rumbo al mar del Norte. La vida sin tu amor no es más que una extensión de mar helada. La tinta de las horas se pierde entre sus aguas. La luna se ha marchado y sin embargo, cada noche oigo latir tu corazón sobre mi almohada.

Palabras que se pierden entre la soledad del brezo. La tierra queda atrás, cada vez más lejana. En la espuma se esconden, silenciosos, el monstruo de las nectarinas, la araña, la ortiga y el ciempiés. Las redes de mis sueños se hunden en el agua. Un agua tan profunda, tan fría, tan extraña… Tengo miedo por ti, mi amor, no salgas de la cama.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

vegalonso dijo

Una vez más, unas bellas palabras que en este caso describen un amor precioso y que son adecuada continuación de los relatos que han precedido a este.
Un afectuoso saludo Angel.
Modesto

Angel Pasos dijo

Hola vegalonso: muchas gracias. Un saludo.

slow

slow dijo

Tras el paso por el desierto en el que la vida no existía encontró a lo lejos, fruto de la casualidad, aquella lámina de agua salada…

Se fue acercando a ella intentando saber, intentando abarcar, intentando comprender

Pero no pudo…

Ya más cerca dio por imposible el conocer sus límites... pero, Que importa se preguntó dandose la callada por respuesta…

Tal vez, una nueva oportunidad en su vida se asomaba a su futuro

O eso comprendió cuando al colocar la palma de su mano sobre el liquido elemento, veía como el agua plana como la mesa sobre la que soñaba, parecía quererse elevar con tal de no separase ni un solo instante de ese contacto efímero

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Angel Pasos

POLVO SUDOR Y CARDOS

© 2.008 – textos – Ángel Pasos
© Los textos de este blog están protegidos bajo derechos de autor © Ángel Pasos Galiano.
Se permite el uso personal de los textos, datos e informaciones contenidos en estas páginas. Se exige, sin embargo, permiso del autor para publicarlas en cualquier soporte o para utilizarlas, distribuirlas o incluirlas en otros contextos accesibles a terceras personas.

ver perfil »

Últimos Comentarios

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):