18 Abr 2008

OCUPACION HAITIANA

Escrito por: UBALDO SOLIS el 18 Abr 2008 - URL Permanente

OCUPACION HAITIANA

Revolución Haitiana.

El 16 de agosto de 1791, se produce una sublevación de esclavos en la colonia francesa que se extendió rápidamentey que ocasionó la muerte primero de blancos y después de esclavos. En ese momento, surge un lider defensor de esclavos, Toussaint Louverture, quien llegó a ser Gobernador General de la Colonia después haber firmado el tratado de Basilea en donde España cede el territorio Este de la isla a Francia. En esta etapa, en Saint Domingue se respira paz. En 1801 Toussaint penetró a la parte Este de la isla y llegó a la capital acompañado por un numeroso ejército. Tomó posesión de la capital y liberó a los esclavos. En 1802, Napoleón envió a Leclerc para que sustituyera a Toussaint el cual se rinde después de varios enfrentamientos; éste es apresado y enviado a Francia donde muere luego en una cárcel.

El apresamiento de Toussaint radicaliza a algunos, quienes llegan a proclamar la independencia de Haití el primero de enero de 1804. Juan Jacques Dessalines, un esclavo analfabeto nacido en una plantación del Norte, quedó como jefe del recién creado Estado Haitiano. Su régimen fue autoritario y murió asesinado en 1806.

Los sucesores de Dessalines fueron Henri Christophe (1807 - 1820), Petión (1807 - 1818), Boyer (1818 - 1820).

Fue Boyer quien decidió unificar el país ya que Christophe se mantuvo en el Norte con un Estado paralelo. Este período se caracterizó por enfrentamientos, luchas por el poder y muerte. La formación de la colonia francesa de Saint Domingue y luego la República de Haití en el Oeste de la isla es una historia paralela y a la vez unida con la formación de la colonia española en el Este que legalmente se convirtió en francesa a partir del tratado de Basilea.

Ocupación Haitiana.

1804. Mientras Dessalines proclama la independencia de Haití, en Santo Domingo se inicia la Era de Francia siendo Ferrand el que se convierte en el organizador de la colonia.

1805. Christophe y Dessalines toman la ciudad de Santiago y después se dirigen a Santo Domingo con un numeroso ejército, pero ante la resistencia de Ferrand se ven obligados a retirarse.

1806 - 1809. Tras la muerte de Dessalines y subir al poder Christopher y Petión, la República de Haití queda dividida en dos repúblicas independientes. En ese período Ferrand administra la colonia francesa del Este.

Fue en 1808 que Napoleón invade a España y a partir del decreto promulgado por Ferrand, en donde prohibe el comercio de ganado con la parte occidental de la isla, es que el sector hatero organizado por Juan Sánchez Ramírez inicia la resistencia apoyados por los ingleses. Esta etapa se llamó Guerra de Reconquista la cual tuvo momento culminante el 7 de noviembre de 1808 en Palo Hincado.

El 11 de julio de 1809, los franceses aceptaron capitular y reconocer la derrota. Las tropas inglesas ocupan Santo Domingo hasta agosto en que abandonan y la parte Este vuelve a ser colonia de España. Así se inicia el período de la España Boba que duró hasta 1821. En 1818, Boyer unifica la República de Haití y comienza una campaña de unificación de la isla bajo el Estado Haitiano.

Inspirado por las ideas liberales Núnez de Cáceres conspira contra España en el Este y el primero de diciembre de 1821 proclama la independencia de la parte Este de la isla creando así el Estado Independiente del Haití Español. Esto se recoge en la historia como Independencia Efímera. Boyer al final decide ocupar la parte Este de la isla en febrero de 1822, tan sólo tres meses después de la proclamación de independencia por Núñez de Cáceres.

Con la llegada de Boyer a la parte de la isla se abolió la esclavitud y se planteó una profunda reforma agraria. Con esto se da inicio a la Dominación haitiana, el 9 de febrero de 1822. En la parte Oeste de la isla se inician conspiraciones contra Boyer a partir de 1827, los que obligan a que salga al exilio en enero de 1843.


Ocupación Haitiana e Independencia Dominicana

Tomado de Biblioteca Virtual


Los movimientos surgidos antes y después de la proclamación de independencia de Nuñez de Cáceres en el Cibao y la zona suroccidental tuvieron por propósito principal pedir la incorporación del país a la República de Haití.

En esto se basó el presidente Jean Pierre Boyer para proceder a la ocupación y a la incorporación de la parte española a la unificada República Haitiana. El mismo Nuñez de Cáceres proclamó la República de Haiti en la ciudad de Santo Domingo, desmantelando por sí mismo al llamado Estado Independiente del Haití Español, con apenas unas cinco semanas de existencia.

En Santo Domingo, no se le hizo resistencia a los haitianos en 1822, tal como sucediera en 1801 y 1805, por varias razones. Sin duda alguna, la más importante es que apoyando la incorporación a Haití los sectores más importantes de la población e incluso de las clases dominantes de las regiones Norte y Suroccidental, se encontró aislado en la ciudad de Santo Domingo.

Esta decadencia provocó una agudización de la lucha de clases, lo que preparó la pérdida del control político de la aristocracia colonial y el auge de la lucha de los grupos explotados que orientaron sus perspectivas sociales en ese momento hacia la unión con Haití.

De manera que este movimiento tuvo un carácter precipitado, a pesar de haber sido concebido con mucha anterioridad. La otra parte tiene que ver con los ideales expansionistas de Haití, que al resolver sus problemas internos, se encontró con un poderío económico y militar excepcional.

Las promesas de Boyer en cuanto a otorgarles tierras a la población contribuyó a que su propuesta ganara respaldo en el Haití Español, como también lo hizo con los esclavos negros de liberarlos y entregarles tierras.

La unificación política de la isla se llevó a cabo con la aprobación de la mayoría de los dominicanos, ya que éstos, a juzgar por las correspondencias con Boyer, creían que la unión les daría libertad, seguridad y bienestar económico.

Boyer, por su parte, alegó siempre que fue llamado por los dominicanos y que la unificación entre la parte Este y Oeste fue para impedir que una nación esclavista se apoderara de la segunda parte y pusiera en peligro la primera.

Sistema de Ocupación Haitiana

Las aspiraciones expansionistas de la naciente clase dominante haitiana y de sus jefes políticos, sin duda, fueron el factor más importante en la nueva situación creada, pero no menos cierto es que sin el apoyo durante un largo periodo de gran parte, sino de la mayoría de la población dominicana, la ocupación haitiana no hubiese tenido las características históricas que asumió por múltiples razones.

Durante la ocupación haitiana los dominicanos no formaban un Estado independiente, pero eran una nación dominada dentro de un Estado independiente y contrariamente a como afirma la historiografía tradicional, no es cierto que los haitianos se hicieron de grandes propiedades, esto solo sucedió con los oficiales y funcionarios destacados de la parte Este.

Medidas Económicas, Sociales y Políticas implementadas por Boyer

Boyer al tomar posesión de la parte Este de la Isla dispuso una serie de medidas tendentes a cambiar la situación imperante, como fue la abolición de la esclavitud, lo que benefició a unos nueve mil esclavos, pero al mismo tiempo, los obligó a permanecer en las parcelas, para que trabajaran la tierra de los esclavistas, tratando así de conciliar intereses.

Otra medida lo fue la internacionalización de los mecanismos jurídicos y políticos que regirían la vida del país, notablemente su división en diversas unidades, la representatividad de las poblaciones por electores en diversos niveles y la puesta en vigencia del Código Civil francés.

A partir de Boyer, la tierra dejó de ser un monopolio de la clase dominante, para aprovechar el plusproducto generado por los productores directos, fueran libres o esclavos. Boyer creó las bases del sistema agrario que todavía en nuestros días mantiene gran importancia.

Boyer desplegó una ofensiva bastante consistente contra el predominio económico de los hateros y contra el sistema de la ganadería extensiva, sentando las bases de un desarrollo agrícola muy superior al que hasta entonces existía.

De ahí que el período haitiano en su primera parte fuera además un período de cambios sociales e institucionales, un período de notable crecimiento económico. Durante la ocupación haitiana, consolidaron las nuevas relaciones de producción que se venían gestando desde el siglo XVIII.

Se pueden designar las nuevas relaciones como de pequeña propiedad mercantil precapitalista, y fueron dominantes en general durante el transcurso del siglo XIX.

Fue con la ocupación haitiana que el nuevo modo de producción se hace plenamente dominante, al liquidarse la esclavitud, repartirse tierras a quienes no la tuviesen, liquidarse lo fundamental de las rentas feudales, limitarse sensiblemente al poder social y político de los hateros y fomentarse el desarrollo de la agricultura.

La crisis crónica del modelo se basaba en el hecho de que los pequeños campesinos no tenían ni medios ni interés en desarrollar renglones mercantiles regulares, ya que no tenían recursos de mano de obra, técnicos, financieros, etc.

Se veían explotados por los comerciantes, razón por la cual producían para el mercado lo imprescindible para procurarse algunos artículos manufacturados provenientes del exterior.

La ausencia de una clase dominante agraria moderna y la fragmentación de la propiedad junto a la rusticidad tecnológica, causaron la inexistencia del mercado interno y una pobreza crónica generalizada.

Código Agrario

El Código Agrario de Boyer, que fue copiado del código napoleónico, fue puesto en vigencia en Haiti en 1821 y tuvo como propósito asegurar la mano de obra a los grandes y medianos propietarios, ya que impedía a los campesinos abandonar los predios donde laboraban, lo que fue rechazado tanto por los trabajadores haitianos, como por los dominicanos.

Los primeros, alegaron que no lucharon tanto para nuevamente ser esclavos, mientras que los segundos argumentaron que siempre habían vividos sin tener que estar atados a la tierra, por lo que no veían la necesidad de estarlos bajo la nueva situación creada.

El Código Agrario tuvo como propósito principal en la parte Este, la distribución de tierras y la eliminación del sistema de los terrenos comuneros, como lo demuestra la ley del 8 de julio de 1824, que afectó considerablemente a los grandes propietarios, incluyendo a la Iglesia que tuvo que observar como partes de sus tierras eran repartidas entre los campesinos.

Boyer, que practicó una política de alianza con los hateros confrontó serios problemas en la aplicación del Código Rural, ya que éstos respondieron organizando una conspiración en Santo Domingo, que fue denominada la conspiración de los Alcarrizos en 1824.

Su propósito no era sólo erradicar el gobierno haitiano, sino retornar al país a España, lo que evidentemente constituía un retroceso, por lo que no contó con el respaldo de las masas populares y fue derrotado.

Los hateros, no obstante, continuaron presionando y lograron que Boyer descontinuara las distribuciones de tierras y concertara con ellos una alianza. Estos también se opusieron firmemente a las pretensiones de Boyer den 1826 para que contribuyeran con el pago de impuestos.

La intención era sufragar parte de una deuda que contrajo con Francia, tras haber aceptado en 1825, una ordenanza del Rey francés Carlos X que reconoció la independencia de Haiti a cambio del pago de 150 millones de francos en cinco años.

La oposición entonces no fue solo de los hateros, sino también de la clase media urbana y rural, que hasta ese momento le había apoyado, pero que no estaba dispuesta a cargar con los problemas del mandatario haitiano.

El Código fue un rotundo fracaso ya que después de tantos años de práctica de la pequeña propiedad y de la libertad del campesino resultaba muy difícil volver al régimen de la plantación y a la servidumbre.

Temiendo que la imposición de nuevas cargas tributarias y la puesta en ejecución en el Este del Código Rural de nuevo levantaran la reacción de los hateros y esta vez con apoyo popular considerable, Boyer planteó a este sector social un entendido en el sentido de renunciar no solamente a la aplicación del Código Rural en la parte antiguamente Española.

También la aplicación de disposiciones de partición de terrenos comuneros y de confiscación de numerosas propiedades de ausentes. En este entendido, sin embargo, Boyer, les dio garantía a los hateros de no proseguir el programa de reparticiones de tierras puesto en práctica desde el inicio de su administración en el país.

Esto también fue un rotundo fracaso ya que, si bien los hateros siguieron existiendo y siguieron explotando una población trabajadora bastante importante con el beneplácito de Boyer, no obstante mantuvieron sus hábitos de vida y trabajo arcaicos en sus haciendas.

Esta política de Boyer de alianza con los hateros provocó que la economía no siguiera desarrollándose al mismo ritmo y que incluso, con el tiempo, la parte dominicana fuese afectada por la crisis estructural creciente de la economía haitiana en su conjunto y se crearan de más en más condiciones para la independencia dominicana.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

1 comentario Escribe tu comentario

titive

titive dijo

Está muy interesante. Sería bueno si lo arreglaras porque está entrecortado y no se puede leer bien.

Saludos
Titive

Escribe tu comentario

Ídolos

  • Dolors de Gual
  • rusbel
  • -J.U
  • corsgentil
  • domingo-puerta
  • marioneta37
  • blog-ayuda
  • Juancarlos Gómez-Montejano

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):