descripción del avatar

firefly

Luciérnagas: A las cinco de la tarde Cuando el resplandor se queda sin brillo Y el jardín se sumerge en el último hervor dorado del día Oigo el gr... más

Amigos

Ídolos

Fans

Últimos posts

firefly La Luciérnaga

Toco tu boca

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí, para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender, coincide exactamente con tu boca que sonríe por...

firefly 14 comentarios

firefly La Luciérnaga

Premios VALE LA PENA

Desde el blog http://lacomunidad.elpais.com/usuarios/sarkan he sido elegido para el premio VALE LA PENA… Reglas que debéis seguir con este premio, por favor:Tendréis que colocar este mismo sello agradeciendo al escritor que os lo otorgó mencionando su blog, de tal manera que si clikan en el sello reconduzca a dicho blog. Después tienen que pensar en diez blogueros para hacer una cadena con las mismas reglas, explicando lo mismo. Una vez lo hayan pensado, pongan los enlaces de dic...

firefly 10 comentarios

Habla de:

firefly La Luciérnaga

Treinta pétalos vacíos para tapar el olvido.

Treinta pétalos vacíos para tapar el olvido. Nos depara tosca nube el insomnio, solitario infierno que anticipa la memoria. Habito en el suburbio amargo de la nada, en la intimidad del desamparo, en el cristal de los signos sin infancia. Es el sonido que alumbra la incesante tiniebla, la agonía del agua, el hábito inasible del miedo. En las grietas del verbo se repite la desidia de la espada. Con prisa inútil se desangra en música el intolerable infinito. De "La vigilia del t...

firefly 9 comentarios

firefly La Luciérnaga

mujer en el espejo

Cogí el vestido que tanto le gusta a mi amigo cogí el vestido y volaron mariposas y lo enredé en mi pecho con tres deseos de hiedra. (A las velas del barco blanco que no me olviden, al pájaro que no me cante en la rama de la flor del dolor y al agua que mi amigo me llame cuando lo lave.)

firefly 10 comentarios

firefly La Luciérnaga

La mitad de mi reino al que me cure.

El zar y la camisa Un Zar, hallándose enfermo, dijo: -¡Daré la mitad de mi reino a quien me cure! Entonces, todos los sabios se reunieron y celebraron una junta para curar al Zar, mas no encontraron medio alguno. Uno de ellos, sin embargo, declaró que era posible curar al Zar. -Si sobre la tierra se encuentra un hombre feliz -dijo- quítesele la camisa y que se la ponga el Zar, con lo que éste será curado. El Zar hizo buscar en su reino a un h...

firefly 12 comentarios

Habla de: , , ,

firefly La Luciérnaga

Te reto

Y si acuciase... Te reto a que me enseñes a ganarte. No es fácil desprenderse de tal trono -recuerda qué apetito le entró a Crono, aunque ni yo soy hija ni tú Marte, ni yo Afrodita loca por follarte... Pero a veces confundo y me acojono por si te acucia el hambre o a mí el mono y acabo digerida en cualquier parte. Apuesto a que no sabes no saber; pero no apuesto nada -la maestra, desde su condición como mujer, cuando se contradice lo demuestra. Te reto a que me aprend...

firefly 11 comentarios

firefly La Luciérnaga

Las Lágrimas del Sombrerón (final alternativo)

Yacía Celina mustia y con su frente de glacial, su piel de armiño tersa iluminada por la hermosura de su inocencia, sumida como en un sueño apacible sobre un lecho de flores amarillas… La noche llego mansa con un luto reverencial y cubrió al pueblo con un manto espeso, una noche sin estrellas y sin luna, densa la oscuridad hechicera con su blonda cabellera azabache… y de repente por extraño sortilegio el pueblo cayo presa de un letargo que los elevó a las lindes de Morfeo. Unas ...

firefly 7 comentarios

firefly La Luciérnaga

Las lágrimas del sombrerón (parte III)

Una noche, a escondidas de su mamá, Celina salió a espiar en la oscuridad por que quería conocer al dueño de la voz. Por poco se muere del susto. ¡Era el Sombrerón! un hombrecito con un sombrero gigantesco, zapaticos de charol y espuelas de plata. Mientras bailaba y cantaba tocando su guitarrita de nácar, enamoraba a la niña: Los luceros en el cielo Caminan de dos en dos Así caminan mis ojos Cuando voy detrás de vos… ¡Celina no pudo dormir...

firefly 12 comentarios

firefly La Luciérnaga

Las Lágrimas del Sombrerón (Parte II)

Esa noche Celina estaba muy cansada después de haber trabajado todo el día. El sueño comenzaba a dominarla, cuando oyó una música muy linda: era la voz de alguien que cantaba acompañado con una guitarra. -Mamá, ¡oiga esa música! -¿Qué música? lo que pasa es que te está venciendo el sueño niña. -¡No, mamá, oiga qué belleza! Pero la Doña no oía ninguna música. -Lo mejor es que te duermas, mi mulatica. Celina no podía dormir oyendo aquella música encantadora...

firefly 9 comentarios

firefly La Luciérnaga

Y Dios me hizo mujer

Y Dios me hizo mujer, de pelo largo, ojos, nariz y boca de mujer. Con curvas y pliegues y suaves hondonadas y me cavó por dentro, me hizo un taller de seres humanos. Tejió delicadamente mis nervios y balanceó con cuidado el número de mis hormonas. Compuso mi sangre y me inyectó con ella para que irrigara todo mi cuerpo; nacieron así las ideas, los sueños, el instinto. Todo lo creó suavemente a martillazos de soplidos y taladrazos de amor, las mil y una cosas que me hac...

firefly 17 comentarios

La Comunidad

asociados otros medios

© Diario EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200

© Prisa Digital S.L. - Gran Vía 32 - 28013 Madrid [España] - Tel. 91 353 7900 | Una empresa de PRISA