descripción del avatar

Roberto Vals

Basilea, Suiza

Por suerte o por desgracia veo el mundo desde una atalaya algo particular, un manicomio. Que nadie troque en tragedia o queja estas notas escritas ... más

Amigos

Ídolos

Fans

Últimos posts

Roberto Vals La Biblioteca del Manicomio

Mi resolución de comienzo de año

No uso hacer resoluciones de año nuevo, pero si debiera comenzar ahora, mi primera resolución para este año sería leer todos los días una página de las “Meditaciones” de Marco Aurelio. Muchos estudiosos consideran que en su espíritu e ideas, las Meditaciones no son originales, pues derivan de la escuela filosófica denominada Estoicismo, sin embargo, son el testimonio lucido de las metas y resoluciones que un estadista, —nada menos que el Emperador de Roma—, un ciudadano y un hombre profundam...

Roberto Vals 29 comentarios

Roberto Vals La Biblioteca del Manicomio

Mi regalo de San Nicolás

Fue un día de San Nicolás lluvioso y frío. Varios pacientes recibieron consolas de vídeo juegos y sudokus electrónicos por parte de familiares y amigos, otros recibieron suntuosos paquetes de chocolates trufados. En general, había un ambiente festivo en el manicomio, y el Director Maynard permitió que se apagaran las luces una hora más tarde. Yo también recibí un regalo: me llegó por correo. Y aunque no me fue enviado por el anciano calvo de Patara, igualmente me ha dado mucho placer: se t...

Roberto Vals 22 comentarios

Roberto Vals La Biblioteca del Manicomio

Goethe o la oscuridad del dolor

Son apenas veinte segundos, y sin embargo la impresión en el oyente es de una duración casi insoportable. Es el sonido de un piano: afiebrado, obsesivo, casi infernal. Sin ser ruido, aún no es música —o, la es pero de una naturaleza primitiva—. Tocado en octava, otorga un ambiente ominoso al ataque de la composición: tresillos incesantes y urgentes que imitan un caballo lanzado al galope. La voz del tenor irrumpe como una liberación, aunque el motivo del caballo a rienda suelta acompañará...

Roberto Vals 22 comentarios

Roberto Vals La Biblioteca del Manicomio

El "meme" de los libros, su inventor y yo

Fue un personaje singular, comprometido con las causas justas pero que sabiamente eligió el exilio antes que entregarse a luchas facciosas tan comunes en la época en que le tocó vivir. Organizador de luchas de gladiadores, poeta, y —si debiéramos prestar oídos a los cotilleo de la época—, pederasta a sus horas. A contra corriente de los hábitos de la Roma Imperial, en que los ricos huían a sus lujosos cortijos en cuanto podían, era él un urbanitas irredento que jamás abandonó su casona sobre ...

Roberto Vals 26 comentarios

Roberto Vals La Biblioteca del Manicomio

El misterio de la pintura vacía

Abiertas, las puertas ofician de bisagra entre la doméstica intimidad que se ofrece al ojo del espectador del cuadro y la mirada del indiscreto visitante que se apresta a ingresar en una casa respetable del Siglo XVII. La inevitable sorpresa se la lleva el espectador, pues al asomarse a la realidad del cuadro, que por artificio trompe l’oil se revela tras la representación de la puerta, descubre un recinto familiar misterioso, signado por la ausencia de sus habitantes. Los cambiantes d...

Roberto Vals 17 comentarios

Roberto Vals La Biblioteca del Manicomio

Suicidios sin comentarios

En el barullo, los agentes de la policía y los enfermeros me hacen preguntas como si yo fuera parte del personal y no un paciente. Claudia, la médico portuguesa de la ambulancia, en un rapto de celo profesional, me reporta todo el tratamiento que le han aplicado a la paciente, sobre una de las mesas en las que normalmente se sientan doce pacientes y un enfermero-celador. Para controlar el cuadro de excitación psicomotriz se le indicó: flunitrazepam dos ampollas intramuscular, haloperidol una ...

Roberto Vals 18 comentarios

Roberto Vals La Biblioteca del Manicomio

Todo amor es atroz y todo recuerdo es amargo

Hace semanas que los tilos han cambiado de color y el resto de árboles parecen mostrar sus ramas desnudas con algo de vergüenza. La pequeña cascada está seca y descubro que no era natural, como lo creí cuando por primera vez me refugié en este rincón del manicomio. Es una tarde fría, y no sé qué demonios estoy haciendo acá: he seguido a Ralf, quien con gestos de conspirador me ha sacado de la biblioteca. Está lloviendo, el viento me azota la cara y siento que no puedo respirar. —¿Qué? Le preg...

Roberto Vals 16 comentarios

Roberto Vals La Biblioteca del Manicomio

El infierno del manicomio y mi tía Baltasara

Es un monstruo enorme de cedro u alguna otra madera preciosa y seguramente prohibida. Tiene puertas a modo de celosías y está recargado de volutas rococó y taraceas por doquier. Me hace recordar uno parejamente espantoso, propiedad de una tía solterona y que ella amorosamente llamaba “mi bargueño”. Los veíamos una vez al año —a la tía y al malhadado mueble—, fecha especial y lúgubre en que la tía Baltasara nos invitaba a una cena invariable a base de canapés de pollo correoso y cidra acida. S...

Roberto Vals 14 comentarios

Roberto Vals La Biblioteca del Manicomio

A mis insanos lectores de "La Comunidad": Gracias!!

En un rapto de frenesí y, con permiso del Dr. Bleuler, inscribí vuestra "Biblioteca del manicomio" a un concurso de Blogs en el que participan 4500 blogs y 3900 blogeros. Con mucho orgullo quiero contaros que hemos terminado de finalistas en la Categoría "Expatriados" con 17 votos. Este reconocimiento lo considero como uno a "La Comunidad", a la amistad y calor con el que me habéis arropado. Y quiero dedicároslo enteramente!! "Declarado Demente" Bibliotecario de "La biblioteca ...

Roberto Vals 23 comentarios

Roberto Vals La Biblioteca del Manicomio

El sueño de Ursula y mi recuerdo

El sosegado pero intenso resplandor de la luz indica al observador que los maitines han concluido y le recuerda la fragilidad de la heroína de la historia, quien aún duerme; rendida de fatiga, seguramente provocada por las largas horas de lectura. De hecho, la misma luz que ilumina el rostro de la durmiente, ilumina el libro de horas, que yace abierto sobre la mesilla de estudio. El aposento es amplio como no podría serlo el suyo, allá en la remota y austera Bretaña del año mil, donde ...

Roberto Vals 12 comentarios

La Comunidad

asociados otros medios

© Diario EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200

© Prisa Digital S.L. - Gran Vía 32 - 28013 Madrid [España] - Tel. 91 353 7900 | Una empresa de PRISA