03 Ago 2009

Trastornos mentales: La melancolía involutiva

Escrito por: Antonio Moreno, Divulgador científico el 03 Ago 2009 - URL Permanente

¿ Como es este trastorno ?

La melancolía involutiva es otro trastorno, que por sus características etimológicas comunes, se le puede considerar como una depresión mental y por otra parte como un estado de desanimo por la ausencia de no haber podido conseguir esos sueños de ambición y proyección personal dentro de la adaptación social.

Desde luego es un trastorno que a quienes lo padece sufre de una tristeza profunda y sentimiento de frustración. Desde el punto etimológico es una perturbación psíquica caracterizada por depresión mental. Por lo general la enfermedad se presenta en la madurez o edad avanzada ( lo que se conoce popularmente la crisis de los 40, 50 y 60 años ).

¿Por qué de este trastorno?

La sociedad que desde miles de años hemos ido construyendo y evolucionando, el éxito personal contribuye significativamente en la imagen que queremos mostrar a los demás. Es un error pensar que todos los seres humanos vamos a realizar nuestros sueños, para mí este trastorno, aún siendo una patología psíquica orgánica, es a consecuencia de un mal entendimiento, por parte nuestra, del éxito personal dentro de la estructura social. Debemos alejarnos de esos ideales impuestos, por la sociedad, para así poder tener equilibrio mental que tiene mucha más importancia, para nosotros como organismo vivo, y saber utilizar nuestro equilibrio mental para adaptarnos en la estructura social.


¿ Hay tratamiento para la melancolía involutiva ?

Si lo hay, sobre todo terapia individual y los expertos no aconsejan tratamiento farmacológico, salvo en los estados más graves. Lo que el médico concederá gran importancia a una dieta nutritiva, sueño adecuado, ejercicio adecuado, medio ambiente sano y ocupaciones absorbentes para que la parcela cerebral del paciente encargada de los recuerdos y pensamientos no este ocupada.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

2 comentarios Escribe tu comentario

Anónimo

Anónimo dijo

Hola

Te he leido de corrida, pero relaciono personas con lo que relatas y creo que el tratamiento es de lo más lógico.

Un saludo

Anónimo

Anónimo dijo

Platón le llamaba.Este “Sócrates delirante”.

Apodado “ El Perro”

Tambien “Cinico”

El principio de su filosofía consiste en denunciar por todas partes lo convencional y oponer a ello su naturaleza. El sabio debe tender a liberarse de sus deseos y reducir al máximo sus necesidades.

La costumbre, decía, era la falsa moneda de la moralidad.

Profesaba un gran desprecio por la humanidad

Diógenes iba apartando a los hombres que se cruzaban en su camino diciendo que “solo tropezaba con escombros”. Así es ese “ bípedo implune”

Diógenes vivió como un vagabundo en las calles de Atenas, convirtiendo la pobreza extrema en una virtud. Se dice que vivía en una tinaja, en lugar de una casa, y que de día caminaba por las calles diciendo que “buscaba hombres” (honestos). Sus únicas pertenencias eran: un manto, un zurrón, un báculo y un cuenco (hasta que un día vio que un niño bebía el agua que recogía con sus manos y se desprendió de él). Ocasionalmente estuvo en Corinto donde continúo con la idea cínica de autosuficiencia: una vida natural e independiente a los lujos de la sociedad. Según él, la virtud es el soberano bien. La ciencia, los honores y las riquezas son falsos bienes que hay que despreciar. El principio de su filosofía consiste en denunciar por todas partes lo convencional y oponer a ello su naturaleza. El sabio debe tender a liberarse de sus deseos y reducir al máximo sus necesidades.

Diógenes afrontó su mala suerte diciendo: “Si Manes puede vivir sin Diógenes, ¿por qué Diógenes no va a poder sin Manes?” Diógenes será coherente riéndose de la relación de extrema dependencia entre las personas.

Con esta actitud pretendía poner en evidencia lo que él percibía como locura, fingimiento, vanidad, ascenso social, autoengaño y artificiosidad de la conducta humana.

Diógenes nació en la colonia griega de Sínope, situada en la costa sur del Mar Negro, en el 412 a. C. Nada se sabe acerca de su infancia excepto que era hijo de un banquero llamado Hicesias. Ambos fueron desterrados por haber fabricado moneda falsa. Diógenes se gloriaba de haber sido cómplice de su padre, y este suceso prefiguró, en cierto modo, su vida filosófica. Al parecer, estos hechos han sido corroborados por arqueólogos. Han sido descubiertas en Sínope un gran numero de monedas falsificadas (acuñadas con un gran formón) que se han datado en la mitad del siglo IV a. C. y otras monedas de la época que llevan el nombre de Hicesias como el oficial que las acuñó. No están claros los motivos por los que se falsificó la moneda, aunque Sínope estaba siendo disputada entre facciones pro-persas y pro-griegos en el siglo IV a. C., y quizá hubiera más intereses políticos que financieros.
Los griegos eran muy aficionados a las artes adivinatorias y solían acudir a los templos para consultar sobre su futuro. Pero la ambigüedad con que respondían los oráculos podía dar pie a todo tipo de interpretaciones. Según la leyenda, Diógenes fue a consultar el oráculo de Delfos y éste le dijo: «Vuelve a tu casa y da nuevas instituciones a tu tierra». Y Diógenes, de acuerdo con lo que el oráculo le dijo, pensó que no estaría mal empezar por cambiar, o mejor dicho: dar el cambiazo, de moneda.

Despreciaba también la mayoría de los placeres mundanos, afirmando que los hombres obedecen a sus deseos como los esclavos a sus amos; del amor sostenía que era "el negocio de los ociosos", y que los amantes se complacían en sus propios infortunios. Sin embargo, consideraba que el coito era una necesidad física; es conocida la anécdota de que, frente al escándalo que provocó al masturbarse públicamente en el ágora, comentó desdeñosamente que desearía poder saciar el hambre simplemente frotándose el vientre.

Sobre la muerte de Diógenes circularon muchas versiones. Según una de ellas, murió de un cólico provocado por la ingestión de un pulpo vivo; según otra, fue como consecuencia de una caída, tras haberle mordido un tendón uno de los perros entre lo que trataba de repartir un pulpo; y según otra más, murió por su propia voluntad, reteniendo la respiración, aunque esto sería algo metafórico, pues es imposible morir por dejar de respirar voluntariamente. También circula una leyenda según la cual sus últimas palabras fueron: “Cuando me muera echadme a los perros. Ya estoy acostumbrado.” Bastante tiempo después Epicteto le recordaba como modelo de sabiduría. Los corintios erigieron en su memoria una columna en mármol de Paros con la figura de un perro descansado.

“Cuidado” este loco de las letras con diferentes Blog en diferentes plataformas y diferentes nik. Cree estar sufriendo el Síndrome de Diógenes porque nos culpa a todos de las desgracias de su vida.
Colorín, colorado este cuento se ha acabado.

Punto y final.

Un saludo.

PD: Con todo mi respeto para este blog y su autor que podria escribir sobre esto o estos tipos de personajes que van engañandonos a todos.

Escribe tu comentario

Si prefieres firmar con tu avatar, haz login

Sobre este blog

Avatar de Antonio Moreno,  Divulgador científico

Cerebro y conducta ( divulgación científica )

En este blog publico parte de mi estudio al cerebro y mi animo de dar a conocer y entender el apasionado campo de la psicología y la psiquiatría. Para mí ha sido un reto. y sigue siendolo, personal grande porque no soy ni medico ni científico. Tan solo soy un entusiasta de estos campos y un idealísta empedernido por buscar otro lado al prísma del ser humano. Desde que empecé ha transcurrido ya seis años llenos de ardua labor de documentación, lectura, análisis, estúdio e investigación. En mí ha sido y sigue siendo muy apasionante seguir descubriendo e investigando en el "maravilloso bosque" que para mí es el cerebro humano. Mi intención es poder arrojar un poco de arena entre tanta cal desde un punto científico y observacional. No pretendo ser algo que no soy.
Mi nombre, Antonio Moreno tengo 37 años y vivo en Badajoz ciudad casado y padre de un hijo, me considero un investigador autodidacta y con una gran melancolía por no haber podido estudiar medicina por culpa de una severa discapacidad. Así soy yo, ni más ni menos. Espero que os guste mis artículos. También podeis visitar mi web. Por ultimo quiero adjuntar que he realizado los test oficiales de Paul Ekam, sobre reconocimiento de microexpresiones y lenguaje gestual y corporal. He obtenido un 93% de fiabilidad en reconocer las microexpresiones y por ende la mentira y el engaño. Este porcentaje de fiabilidad es obtenido sin entrenamiento previo y me capacita como "CATCHER".

También quiero agradecer todas las fuentes utilizadas para realizar no solo los artículos de este blog, sino también mi web.

ver perfil

Ídolos

  • admin-elpais

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):