10 Sep 2009

recuerdos de infancia: el colegio (1)

Escrito por: zar-linda el 10 Sep 2009 - URL Permanente

.


clicar para escuchar la música

.



.

Han pasado un montón de años…

Y sigo buscando aquella niña indómita

que se perdió un día de octubre…

.

Tenía nueve años…

Y decidieron que a aquel potrillo un poco salvaje,

que corría por los campos,

y se subía a los árboles como un gato montés,

había que amansarle un poco…

Y entre Dª Carmina la maestra y mi abuela,

con el beneplácito de mi madre,

lo prepararon todo para hacer de mí una señorita.

“La niña no es tonta, e igual conseguimos algo de ella”,

imagino que algo así, hablaron entre ellas.

Y lo prepararon todo… me buscaron un internado de monjas,

donde harían de mí una mujer de provecho… ¡ja ja! (con ironía)

.

Fuimos a conocerlo…

Una calleja estrecha, un edificio gris, ¡qué triste!

Al entrar, entre aquella penumbra,

y aquellos muebles tan viejos

ennegrecidos por el paso del tiempo,

me pareció un poco siniestro...

.

Otra cosa eran los patios…

Uno exterior, con una tapia muy alta

que nos ocultaba a la vista de la gente,

y un gran portón, por el que pasados unos años…

pasábamos nuestros primeros mensajes de amor.

Y una patio interior, el más usado,

el invierno era crudo y largo…

siete largos inviernos, ¡siete!

.

Los dormitorios, estancias grandes, con 10 ó 12 literas a cada lado…

Pasillos vacíos, las paredes desnudas, sin color,

no era acogedor, era frío e impersonal…

Pero yo siempre estaba dispuesta a vivir nuevas emociones,

y para mí el colegio era una nueva aventura,

así me lo tomé… ¡qué ingenua!

.

Y aquel día de octubre,

allí se perdió la niña indómita

de las largas trenzas…

Trenzas que había dejado en el suelo

de la peluquería días antes, con humedad en los ojos...

.

Los preparativos…el uniforme, sábanas, mantas,

colchón de lana, en aquellos tiempos,de lana auténtica…

lana de las ovejas de mi abuela,

al menos iba a tener algo del pueblo conmigo.

Todo marcado a punto de cruz, nº 114...

Ese número me acompañó los siete años que duró mi internamiento.

Entré con nueve, salí con dieciséis…

¡una larga condena!

.

La niña indómita se convirtió

en sumisa señorita… o eso parecía…

.

Se acercaba el día de la partida…

En aquel momento no era muy consciente de que no volvería al pueblo

mas que para las vacaciones…

Ese día mi abuela fue conmigo.

Los siguientes viajes ya me las tendría que apañar yo sola.

Era a primeros de octubre

y el vago recuerdo que me ha quedado en la memoria,

es que era de noche cuando llegamos,

que el día estaba muy nublado y ya hacía frío…

No lloré cuando mi abuela se fue,

lo viví en aquel momento como un episodio más en mi vida…

estaba acostumbrada a una vida un poco anárquica,

hoy aquí, mañana allá,

un poco al vaivén de los acontecimientos.

¡otra aventura más…!

.

Era casi la hora de cenar…

había niñas en el patio con sus padres.

Y yo estaba sola,

pero no recuerdo que eso, me afectara mucho en aquel momento.

No lo viví como algo traumático…

Como decía antes,

mi vida había sido un poco movida…

no la convencional de la mayoría de los niños.

Creo que dormí bien esa noche,

e incluso creo, que los primeros días me sentí bien…

Fue después, con el paso del tiempo…

cuando sentí que el potrillo que llevaba dentro

necesitaba espacio para correr…

¡ay… mis montañas!

.

Pero eso lo contaré en otro momento,

Si no os importa…

.

Aún hoy, sigo buscando dentro de mí

a aquella niña inquieta,

que se perdió un día de octubre

de hace un montón de años…

.


.

PPPPPPP

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

62 comentarios · Escribe aquí tu comentario

zar-linda dijo

Mi casa también era una casa de mujeres, donde mi abuela era la matriarca... prácticamente era ella la que decidía todo, fue una gran mujer.

No es que piense demasiado en esa época, pero a veces te viene a la memoria, comparándolo con la actualidad y ¡qué distinto era todo entonces! me gusta recordarlo así, por escrito, sobre todo para los que ni siquiera se imaginan aquellos tiempos.

Ahora, como dices, empieza el curso de nuevo, pero imagino que ni los internados son lo que eran. Ya en los siete años que estuve yo cambió bastante, así que ahora... Recuerdo los primeros años, que no íbamos a casa mas que en vacaciones. Todo el trimestre sin salir del colegio. Luego ya se fue suavizando un poco la disciplina... y cuando éramos un poco más mayorcitas nos dejaban salir un rato por la tarde los sábados y domingos.

Carmen, gracias por pasarte por aquí, te he echado de menos.
Un fuerte abrazo.
Estrella

popochan dijo

Querida Estrella, he leído el comentario que le haces a Francisco Javier nova Correyero y me ha gustado mucho.
Especialmente me ha sorprendido que no pudieras estudiar Periodismo...
qué lástima, porque si hubieras sido periodista, estarías entre las firmas de El País, estoy seguro.
Pero quiero compartir contigo este lema: NUNCA ES TARDE.
El super exitazo de tu blog no es casual, te lo digo, el 95% de los blogs
acaban por extinguirse, porque muchos se creen que es tarea fácil.
No lo es, hace falta empeño, como tú le dices a Francisco,
e ilusión, y saber escribir,
porque cuando descubres un blog, empiezas a leer y no te enteras, ya no vuelves a abrirlo.
Nuestra tarea de periodistas no es remunerada, pero no importa,
después de todo, el corazón no se vende.
Confío en tí, como toda la Comunidad. Un beso de madrugada, Pop.

pipedi15 dijo

Hola Estrella! Qué recuerdos me trae esa enciclopedia...
Sin duda, un bonito relato de aquellos años que viviste en el internado... y que tuvieron que ser duros y difíciles... aunque estoy convencida hicieron parte de esa gran Estrella de hoy...
Digo exactamente lo que dice Pop... te veo todavía mucho de aquella niña (apesar de no tener trenzas)...

Buenas noches Estrella!
Un beso muy fuerte
Pilar

zar-linda dijo

El amor y otras circunstancias se cruzaron en mi camino, el año que iba a empezar los estudios de periodismo.
Tenía 17 años, me casé, pasé años en casa con la pata quebrada, como se decía entonces. Intenté retomar los estudios, cuando mis hijos no me necesitaban tanto, pero entre todos me pusieron tantas trabas, que desistí.
Ahora mato el gusanillo escribiendo aquí.
Pop, eres un adulador, menos mal que no te hago mucho caso, porque soy una persona muy normalita.
Y si mi blog os gusta a tí y unos cuantos amigos más, yo creo que es porque me muestro tal como soy, y eso no creo que tenga ningún mérito.
Un beso, Pop, gracias por pasarte por aquí y por tus palabras.
Estrella

zar-linda dijo

Pilar, los recuerdos que tengo del colegio son contradictorios a veces. Porque no cabe duda de que aquellos años fueron muy duros. El régimen del internado era muy estricto y estábamos meses sin ver a la familia.

Sin embargo, ahora parece como si aquellas cosas malas se hubieran evaporado en el tiempo y lo recuerdo como otra etapa más de mi vida, sin acritud, como diría Felipe González...

¡Cómo han cambiado los tiempos! parece increíble...
Un beso.
Estrella

francesclopez dijo

Estrella, yo creo que esa niña intrépida ahora ya es una avasalladora mujer que se lanza en busca del tiempo perdido y de la felicidad en sus montañas y sus prados. La monjas "Rotenmeller" y las cancelas amorosas cómplices son la cara y la cruz de esa infancia que tantos pasastéis en los internados y que ya quedó atrás. Los árboles siguen en el pueblo para poder trepar y desde sus fuertes ramas poder divisar el paisaje.
Tú lo decías muy bien: os mandaban para "hacerse señorita" o "todo un hombre"... ¡Anda que no explotaron la frase ante padres cándidos que querían la mejor educación para sus hijos! Por suerte la mente era libre y tenía en qué pensar y como evadirse de tantas paredes altas que no dejaban ver la calle.
Sigue liberandote de ese internado para que la niña cumpla sus mejores sueños.

zar-linda dijo

Años me ha costado convertirme en lo que ahora soy y estoy bastante contenta conmigo misma.

De aquellos años, he guardado lo bueno, lo malo es algo que ya no me afecta como antaño. Y hoy lo recuerdo como episodios de mi vida, que ya quedaron atrás, pero que me forjaron como persona, e hicieron de mí lo que soy, buena o mala, no soy la más indicada para juzgarme.

En cierto modo, ahora vuelvo a ser libre como la niña de las trenzas que corría por los campos como una pequeña salvaje. Hasta ahora, creo que nunca o en escasísimas ocasiones me he mostrado tal como soy. Siempre he hecho lo que los demás esperaban de mí, llegó el momento de hacer alguna vez lo que siento.

Un abrazo, Francesc.
Estrella

francesclopez dijo

Estrella, últimamente no se me publican algunos comentarios. ¡Para uno que no me salió tan negativo ayer (tenía el día tonto)! Te hablaba de las monjas "Rotenmeyer" frente a las cancelas enamoradas y celosas de las letras que circulaban a través de su rendija. Hoy se ha hecho un poco tarde pero mañana hago memoria y te lo repito.

zar-linda dijo

Francesc, andabas un poco despistadillo a esas horas de la noche. Leí ya tu lindo comentario.
Pero aprovecho este de ahora, para desearte bon día y que tengas una feliz semana.
Besos.
Estrella

Rosi

Rosi dijo

Me ha sorprendido este blog. Muy cuidado, bien concebido y realizado. Trataré de ir leyendo un post por día. Gracias por buscar el poema de Pedroni.
Yo no viví lo de ustedes. Fue niñez y adolescencia plácidas, sin internados, en escuelas laicas.
El espíritu de vosotros ha sido cruelmente marcado por la detestable guerra, cosa que aquí no tuvimos. Pero siempre estuvimos viviendo en un mundo no desarrollado como desearíamos, unos mejores que otros.
Afortunadamente, de mi vida no tengo o no guardo recuerdos ingratos. Es decir, no siento rencor. Tal vez he logrado conservar la inocencia.
Perdóname por entrar a destiempo. Saludos de Rosi.-

zar-linda dijo

Hola Rosi, yo tamboco guardo ningún rencor. Los tiempos eran aún difíciles, aunque no tanto como los de nuestros padres. Y ahora, de nuevo vemos como retrocedemos en el tiempo a una velocidad de vértigo, amparados los poderes públicos en la tan cacareada crisis.

Gracias por visitar mi blog, si persistes en hacerlo, verás que hay cosas muy diferentes, siempre con el nexo de unión de los sentimientos y el toque autobiográfico. Espero que te etretenga. Y aquí nunca se entra a destiempo, los posts siguen ahí para quien quiera leerlos.
Un beso.
Estrella

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de zar-linda

volviendo la vista atrás

ver perfil »

Soñar es vivir dos veces...

Soñadora, alegre... me aletargo con los días de lluvia, y resucito con la luz del sol y el brillante azul del cielo castellano, pero siempre, siempre, estoy tejiendo sueños.
Voy desgranando en palabras, recuerdos, sensaciones, emociones... con la idea de haceros sentir, soñar, llorar, reír... pero siempre vivir y disfrutar de las bellas cosas que nos da la vida.
Si a veces lo consigo, será una felicidad compartida.

Tags

Ídolos

  • justindbf
  • lola75
  • miabuelapepa
  • psiquiatradefamilia
  • mari
  • hypnotictango
  • gillhooley
  • josefina
  • lacolombine14
  • thorbcnval

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):